Básquet, Deportes

Peñarol buscará ganar para quedar a un paso del tricampeonato

Peñarol, el bicampeón en ejercicio, intentará quedar a un paso de la gloria del tricampeonato cuando enfrente esta noche a Obras Sanitarias, de local, en el cuarto juego de la serie final (al mejor de siete) de la 28va. edición de la Liga Nacional de Básquetbol (LNB).
El partido se jugará en el Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata, desde las 22, será arbitrado por Pablo Estévez, Diego Rougier y Fabricio Vito y televisado por el canal de cable TyC Sports.
El quinteto `milrayita´ sacó ventaja en Buenos Aires, con sendos triunfos por 80-78 y 89-76, respectivamente. Sin embargo, el conjunto `tachero´ descontó el pasado lunes con un agónico y valioso triunfo por 103-102, luego de dos tiempos suplementarios.
El tercer partido se decidió en un cierre para el infarto. Lo tenía Peñarol, cuando Facundo Campazzo (33 puntos) encestó una bandeja, tras un robo, y faltaban solamente 7 segundos.
Pero el base uruguayo Martín Osimani (26) tomó una decisión valiente y tiró al aro casi sobre la chicharra misma para entregarle una victoria impensada a los dirigidos por Julio Lamas.
Se trató de un partido con alto voltaje emotivo, con dos equipos que jugaron el mejor básquetbol de la serie. Y pudo ser para cualquiera de los dos.
Osimani, así como fue héroe, también pudo haber sido villano porque perdió esa pelota que robó Campazzo y que le permitió a Peñarol ponerse 102-101, en un partido que asomaba sentenciado.
Para Peñarol, la derrota fue un golpe duro, más allá de que todavía está arriba en la serie. Es que tenía prácticamente todo resuelto, allá por el cuarto parcial, cuando llevaba una ventaja de 14 tantos (71-57), a los 2 minutos del segmento decisivo.
Sin embargo, cuando era necesario jugar con la cabeza, seleccionar bien los tiros y rubricar el buen trabajo que había desplegado en los 30 minutos anteriores, al `milrayita´ se le nubló la vista: hubo excesos de individualismo, poco juego colectivo y desapareció la eficacia.
Entonces, Obras remontó esa desventaja, se puso al frente (72-71) y llevó el encuentro a un reñido final, con el empate en 79 como corolario para esos 40 minutos regulares.
Es cierto que la entidad marplatense instituyó una nueva marca en triples encestados en finales (18), pero también lo es que su eficacia decreció con respecto a otros cotejos (40 por ciento).

(Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*