Destacado, Información General, Política

Paro en el Astillero Mar del Plata

El reclamo fue impulsado por la Delegación local  del Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON) e incluyó la parálisis total de actividades dentro de las gradas del astillero, ubicado frente a la Prefectura Naval Argentina, dentro del espejo interior del puerto.

“Estamos de paro porque Barillari no le paga a los compañeros y el viernes les quiso dar una miseria para saldar parte de la deuda”, graficó Walter Castro, secretario Gremial del sindicato.

El Astillero Mar del Plata pertenece a Franco Barillari y si bien no forma parte de la empresa que está concursada, afronta serias dificultades económicas. Los trabajadores explicaron que es tradición ya en la empresa cobrar el salario en cuatro cuotas semanales.

“Ahora hay un atraso importante porque los vales son cada vez por menos dinero. Tampoco está al día con la obra social ni abona el seguro de la ART. No podemos seguir de esta manera”, agregó el dirigente, quien mantendría reuniones ayer miércoles para intentar encontrar una salida al conflicto.

El SAON acudió al Ministerio de Trabajo para denunciar la situación y solicitó una audiencia con los responsables de la firma. “Barillari no figura en los papeles del astillero pero todos sabemos que es el dueño. No da la cara y tampoco resuelve la demanda genuina de los compañeros”, lamentó Castro.

Los trabajadores se manifestaron de manera ruidosa frente a las puertas del astillero y entre medio del humo por la quema de cubiertas y por señales náuticas de color naranja, exhibieron un cartel que era por demás gráfico: “Barillari, basta de verso y pagá”.

Al cierre de esta edición no estaba claro si el conflicto podría extenderse. Si bien la medida de fuerza era por 24 horas, se desarrollaba una asamblea para definir los pasos a seguir. “La gente está muy cansada de vivir siempre esta historia, de depender de los humores de este señor (por Barillari). Quizás extendamos la medida y tomemos el Astillero”, anticipó el Secretario Gremial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*