Portada

Paro del SAON en reclamo por la muerte de un sereno

La medida de fuerza que afectó a la industria naval tanto como a la flota pesquera,  incluyó una manifestación desde las 8 por el principal acceso a la estación marítima local. La medida fue definida en una asamblea general que se realizó en la tarde del martes, en la sede gremial.

El SAON cuenta con 900 afiliados en Mar del Plata, en su mayoría obreros navales que se emplean en astilleros y talleres del puerto, pero también prácticos de muelle que trabajan en los distintos buques que conforman la flota pesquera local.

De La Hoz era un práctico de muelle (sereno) del buque pesquero “Don Luciano”, de la empresa Taturiello, que murió ahogado en la madrugada del martes pasado cuando cayó de un tablón de madera colocado en el muelle del Astillero Mar del Plata y que se utilizaba para subir al barco.

“Si hubiesen existido las más mínimas condiciones de seguridad, no tendríamos que haber lamentado este hecho en que perdió la vida un compañero de 40 años, casado y con dos hijos chicos”, subrayó Walter Castro, secretario Gremial del SAON a nivel nacional y a cargo de la Delegación Mar del Plata.

“No permitiremos que exista una sola muerte gratis más en este puerto”, afirmó el dirigente sindical, quien se quejó por las precarias condiciones de seguridad con que operan algunas empresas del sector.

 

“Se amarran buques fuera de muelle porque no hay espacio, pero se colocan tablones de madera en lugar de una planchada, con barrales y una red de seguridad abajo para prevenir justamente una caída. Acá no hubo nada de eso”, lamentó Castro.

De la Hoz fue visto con vida por última vez con vida a las 2 de la mañana de aquel martes, cuando ingresó al Astillero Mar del Plata. Nadie fue testigo del accidente. Su cuerpo apareció flotando después del mediodía, en un sector próximo a la Escollera Sur.

La precariedad laboral llega al punto que Astillero Mar del Plata, del Grupo Barillari, no cuenta con la cobertura de una aseguradora en riesgos de trabajo (ART) con lo cual el panorama es de mucha incertidumbre. “Colocar una planchada para acceder al barco es responsabilidad del astillero y tendrán que hacerse cargo de la responsabilidad que les corresponde”, aseguró Castro.

Los comentarios están cerrados.