Ciudad

Para Perelló la justicia atormenta a Belmonte

10157253_669586336441781_8235888705574350058_n

La situación del único detenido por la causa de las licencias truchas, Juan Carlos Belmonte, se complica cada vez más. Mientras que sigue alojado en la Unidad 44 de Batán su abogada defensora intenta por todos los medios legales, que le otorguen la excarcelación para que pueda volver a su casa y de esta manera gozar del arresto domiciliario.

Después del cúmulo de pruebas que lo comprometen con liderar una asociación ilícita, en sin dudas uno de los casos de corrupción más importantes en la historia de nuestra ciudad. Luego de las escuchas que se dieron a conocer dejando en evidencia la falta de control a la hora de otorgar licencias apócrifas y a quienes eran destinadas. Sin obviar el negocio multimillonario en el cual también están implicados casi una veintena de empleados municipales.

La abogada Patricia Perelló insiste en la excarcelación de su cliente debido, entre otras cuestiones, a una enfermedad que lo aqueja desde hace tiempo.

“Mi cliente se encuentra muy mal, mal de salud, angustiado, es una medida agraviosa que en este caso no se justifica en lo más mínimo salvo en el atormentar a una persona que verdaderamente no corresponde”, manifestó la letrada Patricia Perelló

Con respecto a la Prisión Preventiva dictada por el Juez la abogada declaró: “la prisión preventiva es normal que sea pedida, a nosotros no nos sorprende en lo más mínimo”. Y agregó: “el fiscal le solicitó al Juez de Garantías el dictado de prisión preventiva y este lo dictó. Por su parte nosotros lo vamos a recurrir junto con la Doctora Noelia Agüero que es la codefensora que trabaja conmigo en el caso”.

Asimismo la letrada también se refirió al tema de las escuchas telefónicas que llegaron no solo a los medios locales sino nacionales “que la Justicia de Garantías haya prohibido que se hicieran públicas las escuchas es algo que pidió porque los imputados tienen sus derechos, y en algunos temas no ha tenido acceso ni la defensa”, expresó.

En comunicación con Brisas la abogada de Belmonte hizo hincapié en que “no debe influenciar en los jueces el clamor popular, la firma del Belmonte era una de las que había en algunas licencias, pero el hecho de ser jefe de área no significa que fuera el jefe, ya que tenía personal jerárquico superior. Por otro lado hay que demostrar que exista la causa de las licencias truchas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*