Deportes, Fútbol

Palo y a la bolsa

Diego Martínez define por arriba de Carranza. Sería el preámbulo del segundo gol de Aldosivi. (Foto: Marcadeportiva).

Triunfo emotivo e importante el de Aldosivi frente a Instituto. Porque enfrente estaba el líder de la B Nacional, un equipo con buenas individualidades, con fundamentos colectivos, que llegó a Mar del Plata con la firme convicción de llevarse para Córdoba los tres puntos. Pero no contaba con la astucia del Tiburón. Pese a que le costó instalarse en el partido, tomar confianza con la redonda, con el correr de los minutos fue adquiriendo protagonismo y llegó al gol, como bien sabe aprovechar, en una jugada detenida gracias al olfato goleador de Darío Cajaravilla. Y para redondear una interesante actuación del conjunto del Puerto, el gol de Diego Martínez cristalizó la entrega del equipo cuando no dio por perdida una pelota que entre el palo y Furios ayudaron para el segundo triunfo consecutivo en el José María Minella. 2 a 0: Palo y a la bolsa.

Los primeros momentos del encuentro fueron a puro vértigo, con jugadas de gol muy claras. A los 4 minutos, Paolo Frangipane metió un pase exquisito entre líneas que Martínez apenas peinó y Arostegui, solo contra el arquero, se apuró, y cacheteándola con el pie derecho la tiró por encima del arco de Carranza. Primera situación riesgosa para el Tiburón. Inmediatamente el puntero reaccionó con un fuerte remate de Romero que se estrelló en el palo derecho de Campodónico y que terminó afuera de la cancha.Pasaron diez minutos, donde se empezaron a prestar la pelota y el juego se hizo intermitente, para que vuelva el riesgo a uno de los arcos, esta vez en el de la visita, y que trajo polémica. El Negro dejó a un rival en el camino, desbordó por la izquierda y después de algunos rebotes apareció Velázquez con un potente disparo que dio en la mano de un defensor cordobés. Casual o con intención, el árbitro se encontraba muy cerca del eje en cuestión, por eso habría que darle la derecha, igualmente, dudosa.

La mitad del primer tiempo siguió con el mismo esquema táctico. Aldosivi siempre apuntando al juego creativo de Frangipane, las corajeadas de sus dos delanteros y los volantes por afuera (Presentado por derecha y Jorge por izquierda). Por el visitante, entre Zapata, Lázaro y Romero se repartieron el protagonismo y fueron las principales cartas de La Gloria.

Y a quince minutos del entretiempo llegó el gol tan deseado por el conjunto de Salvador Daniele. Como es costumbre, las pelotas paradas son propiedad de la exquisita pegada de Frangipane que, esta vez, en un tiro libre desde el sector izquierdo y casi el semicírculo del área, acarició la pelota hacia el arco donde Carranza dio rebote y Cajaravilla aprovechó el infortunio y mandó la pelota a la red para el delirio de los casi 4000 personas presentes en el Mundialista.

De ahí en más, Aldosivi se adueñó de la pelota, incluso con algunas equivocaciones en el traslado del balón. Pero, antes de irse al descanso, el local sufrió de lo lindo. Primero, con un doble cabezazo en el área (Furios y Romero) que Campodónico le ahogó el grito al delantero con una estupenda atajada abajo al palo derecho y, segundo, con otro cabezazo, esta vez de Erpen, que se estrelló en el travesaño. Los primeros 45 minutos podrían haber terminado en empate sino fuera por la suerte, que en esta oportunidad jugó para el lado del equipo marplatense.

El inicio del complemento comenzó como el partido, vertiginoso, pero con pocas situaciones para cada lado. La Gloria insinuó en un corner desde la derecha que Zárate ganó arriba pero su frentazo se fue desviado. A las 14´, Paolo ejecutó un tiro libre que terminó apenas por encima del arco de Carranza. En este contexto, los cambios en Instituto (Godoy por Rosales y Díaz por Gagliardi) le dieron más movilidad en la mitad de la cancha no así preocupaciones en el arco de Pablo.

Los cordobeses buscaron el empate, sin muchas ideas, con más ímpetu que juego. Zapata comenzó a estar más movedizo, buscando ser el enlace entre los volantes y los delanteros. Zárate, situado entre los centrales del local, no fue de temer pero si de desconfiar por su buen porte físico. Y Romero siguió siendo el jugador más desequilibrante para los de Benetto aunque con poca compañía.

Pero, cuando Instituto había empezado a poner contra las cuerdas al Verde, a los 39´ Diego Martínez peleó una pelota área con Furios, que cabeceó corto hacia atrás, y donde el Negro la tiró por arriba de Carranza e increíblemente pegó en el palo. Pero no terminó acá. Ambos jugadores fueron a disputar la redonda tirándose al piso, y entre el poste y el defensor permitieron que el 9 enviara el balón a la red y se llenara la boca con un grito eufórico.

Así, con el marcador 2 a 0 favorable para los dueños de casa, se terminó la historia. Algunos avances más por parte del visitante en busca del descuento terminarían de redondear un gran triunfo de Aldosivi, tan festejado como necesitado. Con sacrificio y sobretodo por aprovechar las oportunidades que tuvo, el Tiburón sumó su segunda victoria consecutiva como local.

Síntesis:

Aldosivi_2

Pablo Campodónico; David NAgustínJuan Briones y Jorge Velásquez; Paolo Frangipane; Diego Martínez y Juan Arostegui.

No ingresaron: Adrián Arias, Juan Ignacio Briones, Alejandro Aguirre y Leandro D`Amico.

DT: Salvador Daniele.

Instituto de Córdoba_0

Jorge Carranza; Augusto Mainguyague, Iván Furios, Facundo Erpen y Lucas Rosales; Alejandro Gagliardi, Facundo Agustinoy, Martín Zapata y Ezequiel Lázaro; Silvio Romero y Leandro Zárate.

DT: Marcelo Bonetto.

No ingresaron: Chorim, Gallardo, Sanabria y García.

DT: Marcelo Benetto.

Goles: 31′ PT Dario Cajaravilla (Aldosivi) y 33′ ST Diego Martínez (Aldosivi).

Cambios: 6′ ST Lucas Godoy por Lucas Rosales, 20′ ST Gonzalo Díaz por Alejandro Gagliardi, 29′ ST Eial Strahman por Leandro Zárate, 35′ ST Ramiro Rodríguez Rendón por Jorge Velázquez, 39′ ST Carlos A. Marinelli por Diego Martínez y 47’ST Roque Vargas por Juan P. Presentado.

Amonestados: 27′ ST Agustín Briones (Aldosivi).

Arbitro: Alejandro Castro.

Estadio: Mundialista Mar del Plata.

Por Maxi Ibáñez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*