Política

Palacios brindó cuando murió Kirchner, según la Agrupación Fuegos de Oktubre

El cruce entre las versiones K marplatense, sube el voltaje hora tras hora. La foto de la tregua entre una parte de sus referentes entre ellos el intendente Gustavo Pulti ya no tiene vigencia. Es evidente que tanto el intendente y sus necesidades, junto a Adela Segarra y Daniel Rodríguez, no logran contener a los cuadros más combativos del Movimiento Nacional y Popular.

En un comunicado referido a los últimos choques de una interna que se recalienta cada vez más, señalan que Ricardo Palacios brindó cuando murió el ex presidente Kirchner. El doctor Palacios es socio fundador de Acción Marplatense, hoy aliado estratégico y político del Frente Para la Victoria, que no está en el poder pero si en el gobierno municipal.

 

El doctor Ricardo Palacios ha tomado distancia en relación a algunas decisiones de su bloque que no acompañó con sus voto. Se manifestó a favor del funcionamiento de la Mesa Permanente contra la Inseguridad y en rechazó el circo de la recepción a la Fragata Libertad.

El comunicado fue un disparador de la artillería verbal desatada tras la Operación Telefónica que dejó al desnudo una convivencia impiadosa entre las partes que no dejan de pasarse facturas, al mejor estilo de los escraches y repudios que han sufrido Boudou por un lado y Xicilioff, por el otro.

 

Bajo el titulo Mar del Plata tiene su nuevo Lanata, la Agrupación Fuegos de Oktubre manifestó rechazo y preocupación por el virulento ataque que el Intendente Municipal, por intermedio de uno de sus empleados, está llevando adelante contra el representante de nuestro país en la hermana República de Venezuela, compañero Carlos Cheppi.

La similitud y el tenor de los agravios contra el Embajador argentino nos hacen recordar a la embestida que Jorge Lanata hiciera contra dicho funcionario nacional. En realidad, creemos que no es un ataque contra Carlos Cheppi, sino contra nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su política de integración latinoamericana.

Los partidos vecinales, por su propia concepción liberal y su acotada visión, rechazan los procesos políticos que busquen aportar a la construcción colectiva, y por tanto, a la construcción de la Patria Grande de América Latina.

Los vecinalismos construyen con las corporaciones, no con la política y por ello se sienten infinitamente más cómodos firmando convenios con la empresa Telefónica o subordinándose a los intereses del Multimedio La Capital, que aportando a un Proyecto Nacional.

El ataque y los agravios no son contra Cheppi, sino contra la política que representa y conduce nuestra Presidenta.

Un día es el empleado Alveolite el que ordena detener a militantes políticos. Otro día es el empleado Artime el que embiste contra el Proyecto Nacional. Otro día es el empleado Aiello el que convoca un paro contra el Gobierno Nacional. Otro día es el empleado Palacios el que brinda por la muerte de Néstor Kirchner. Y así todos los días.
Los grandes problemas de la ciudad no se resuelven trasladando la Municipalidad (gastando más de cincuenta millones de pesos), haciendo un negocio con la empresa Telefónica. Los problemas de la ciudad se resuelven con política, gestión, diálogo y un claro sentido de las prioridades.

Cuanta cobardía política encierra la actitud del Intendente. ¿Por qué, si el funcionario nacional que cuestiono el oscuro convenio con la empresa Telefónica fue el Ministro Julio De Vido, el Intendente manda a embestir contra el Embajador Argentino en Venezuela?

La cuestión es clara. La realidad colocó a Gustavo Pulti en una encrucijada: defender un acuerdo con una corporación económica o defender al Proyecto Nacional. El Intendente eligió como Jefe de un Partido Vecinal, por las Corporaciones. Nosotros por el Proyecto Nacional.

El ataque del «nuevo Lanata» no es contra Carlos Cheppi, es contra la política del Gobierno Nacional.

Agrupación Fuegos de Oktubre – Mar del Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*