Arte y Cultura, Música

Otro cruce de talento

El regreso. Volvieron para el Bicentenario, y esta noche repiten la experiencia.

Tras su regreso hace poco más de un mes, en víspera de los festejos por el Bicentenario, el grupo vocal Bocacalle tiene la intención de encontrarle el ritmo a los escenarios, luego de 11 años de distanciamiento. Julián David, Horacio Hernández, Marcelo Sanjurjo y Edgardo Santillán se presentarán hoy en el Teatro Colón (Yrigoyen 1665) desde las 22.

La vuelta fue exitosa: buena concurrencia y mucha expectativa por parte del público para con una de las expresiones más virtuosas que ha dado la ciudad desde lo musical. La concepción no es ningún secreto: cuatro tipos con mucho talento que se juntan a hacer lo que más saben y lo que mejor les sale. Hay, sí, aplicación al trabajo. Y esa es la otra enseñanza: sin profesionalismo no hay buenos resultados.

En esta nueva etapa, Bocacalle ha desarrollado un espectáculo que incluye temas tradicionales en su repertorio, como así también nuevas canciones propias y de autores del cancionero americano. No faltan, obviamente, versiones de Rubias de New York o El gatito de Tchaikovsky o Mandarinas o José Antonio.

El cancionero que recorre el cuarteto incluye nombres como los de Alfredo Zitarrosa, Chabuca Granda, Silvio Rodríguez, Víctor Heredia. En esa selección sobresale, además, otra referencia indeludible: la puesta en escena de un discurso político que se ofrece como honesto y sin dobleces. En la música elegida aparecen nombres que han luchado por sus ideales y que se han mantenido firmes en su camino artístico.

Un poco lo que ha pasado con Bocacalle, que formado a mediados de la década del 80 decidieron separarse a fines de los 90. Pero con total sinceridad, retomaron el camino porque reconocieron que ahora tienen cosas nuevas para contar y, además, ganas de hacerlo. Sin ganas, es muy difícil concretar algo. Y en la química que se observa sobre el escenario se termina de redondear una expresión artística de primer nivel.

Los comentarios están cerrados.