Ciudad, Policiales

Ocupas: vivían en condiciones deplorables

Luego de recibir varias denuncias de vecinos, personal de diversas dependencias de la Municipalidad realizaron un operativo en una vivienda ocupada en la esquina de 11 de Septiembre y España.

Allí se detectó la presencia de una familia de once integrantes (matrimonio, abuelos y siete chicos) y se comprobó que el estado estructural del inmueble no tenía las condiciones mínimas de seguridad e higiene. Luego de contactar al dueño de la propiedad, se convino en otorgar un plazo de 30 días hasta reubicarlos, a la vez que se decidió no separar a los chicos de sus padres.

Al respecto, la Subsecretaria de Políticas Institucionales para la Integración, Alejandra Urdampilleta, señaló: “Hasta ahora, el trabajo que se ha venido haciendo es contener a la familia. Se han pasado momentos de mucho nerviosismo. Desde Desarrollo Social lo que estamos haciendo es asistir a un proceso de ayuda a esta familia que no quiere separarse”, aclaró.

La funcionaria adelantó que “lo que se va a hacer es un proceso de asistencia a la familia y a los chicos, fundamentalmente en las cuestiones de seguridad con otras áreas de la comuna. Se van a mejorar aspectos edilicios de la vivienda, para que nadie corra riesgos. Paralelamente, el Municipio está gestionando un lugar de alojamiento para el grupo familiar”, informó.

En ese sentido, Urdampilleta describió el procedimiento que la comuna decidió emplear  en este caso particular, teniendo en cuenta la situación de la familia, dada la cantidad de hijos. “Cabe aclarar que nosotros estamos preparados para resolver de manera inmediata una emergencia habitacional de la madre y los chicos, pero ante la situación que se provoca al intentar separar al grupo familiar, en realidad estamos privilegiando lo afectivo y sosteniendo el proceso desde otro lado”, aseguró.

Según la titular de la Subsecretaría de Políticas Institucionales para la Integración, el operativo municipal obedeció a la denuncia de los vecinos. “La casa está tomada. Es un hecho que estamos frente a una ocupación ilegal.  Se ha tomado contacto con el propietario de la vivienda y el señor ha accedido –en un acuerdo con la Municipalidad y con el Patronato de Liberados- a darnos un tiempo para poder llevar adelante el proceso de reinserción de la familia y búsqueda de una solución definitiva”, agregó.

“Ahora van a intervenir otras áreas y posibilitar la provisión de agua corriente, se está tramitando el medidor social de luz para que las cuestiones básicas puedan estar resueltas, así como también todo lo relacionado con la limpieza. Se van a retirar los residuos y se desratizará la vivienda.”

Finalmente, Urdampilleta manifestó: “Los chicos van a la escuela y están bien atendidos y contenidos. Nosotros no vimos abandono. No vemos que sea necesario separarlos, porque hay una contención muy fuerte desde lo afectivo. Son muy buenos alumnos y nuestra decisión es ayudar a este proceso. Separar a los chicos de su madre sería complicar las cosas”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*