Ciudad

Obreros de Arhehpez reclaman por respuestas

3821_2c

Trabajadores se manifestaron frente a la administración de la empresa de capitales chinos en Mar del Plata. Hace tres semanas que está tomada. Deudas con clientes y proveedores. Panorama incierto.

Parte del plantel de 118 trabajadores ligados bajo relación de dependencia a la empresa Arhehpez protestó ayer por la mañana frente a las oficinas administrativas de la empresa de capitales chinos, en Juan B. Justo al 50.

“Chino aparecé” escrito en letras negras sobre cartulinas blancas asomaban como el tibio reclamo para que Ho, el empresario chino, nacionalizado argentino, regrese de China para hacerse cargo de los trabajadores.

“Hace más de un año que venimos cobrando apenas el garantizado porque la empresa no nos convoca casi a trabajar. No paga los aumentos salariales ni la ayuda escolar”, informaba Juan Carlos Narváez, uno de los delegados de la PYME.

Mientras el delegado exponía la situación, un grupo de compañeros cortaba la calle, desplegaba una bandera sobre un auto que cruzaba Juan B. Justo interrumpiendo el tránsito y las gomas encendidas desprendían una columna de humo tan negro como espeso.

El resto se mantiene en guardia en el comedor del frigorífico, en Champagnat y Rivadavia, donde hace tres semanas decidieron tomar la empresa e impedir que ingrese y sobre todo, egrese mercadería, básicamente, corvina entera, para el mercado externo.

Ho está fuera del país y nadie sabe cuándo regresará para retomar el mando e intentar encauzar la situación. La crisis en Arhehpez formó parte de la agenda durante la reunión que Cristina Ledesma, la secretaria General del SOIP, mantuvo con el Director de Buró de Pesca chino.

Los funcionarios chinos se comprometieron a intentar encontrar una hendija desde donde poder colaborar. El hecho de que Ho sea ciudadano argentino dificulta la intervención. El empresario afronta un problema de salud y los obreros también dijeron que su padre está enfermo en China.

Quien oficia de representante del empresario es Carolina Davos. Al menos así se presenta a negociar con clientes y proveedores. La relación no sería la ideal puesto que uno de los vendedores de corvina desde la Bahía de Samborombón, reclama el pago de una deuda para seguir aportando materia prima.

Desde la otra punta de la cadena, los clientes principales de Arhehpez habrían anticipado más de un millón de dólares a la empresa para que afronte las principales deudas, aunque la situación no se modificó.

Los obreros se mantienen firmes en no dejar cargar camiones con lo que queda en las cámaras frigoríficas si no les dan la respuesta que solicitan: aumentar el trabajo para dejar de percibir el garantizado.

Sin información cierta sobre las intenciones de Ho, con deudas con el proveedor de corvina, con pocas chances de recibir nuevos adelantos por parte de su principal cliente, el futuro en Arhehpez de las 118 fuentes de trabajo, se llena de incertidumbre.

Roberto Garrone

Revista Puerto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*