Arte y Cultura, Música

Noche de rock instrumental y mucha potencia

111209luzparis
Conejos. Luzparís será una de las bandas que animará la noche instrumental en El motor.

Son dos bandas en movimiento, en un movimiento constante: movimiento del sonido, que rota y es usado como un juguete, y movimiento del cuerpo, que expresa la energía de ese sonido. Tantra y Luzparís son dos de las realidades más notorias de la escena del rock marplatense. Realidades porque no sólo tocan y son tangibles ahí arriba del escenario, sino porque han logrado construir una obra y tener una identidad. Eso se expresa en Tierra de conejos el reciente disco de Luzparís y en cada presentación en vivo de Tantra, que el año que viene se convertirá en disco de estudio, el primero.

Y a la pasión por el movimiento, por no estancarse, se sumará otro ejemplo más de dinámica musical: Kimosabi. Banda porteña de características similares a los locales, que viene a presentar su primer disco y que estará completando un trío tremendo para la noche del viernes, desde las 21 en El motor (Constitución 4399). El orden ya fue delineado: abrirá Kimosabi, seguirá Luzparís y cerrará Tantra. Diego Montoya de Luzparís asegura que habrá que ir listos para “mantener la peluca en la cabeza”.

Montoya y Jupi, de Tantra, preparan lo que será el show de esta noche en diálogo con mdphoy.com. Hablan muy bien de Kimosabi, una banda instrumental encuadrada en lo que actualmente se considera como post-rock, y hacen bromas sobre el armado del espectáculo: “nos dejaron cerrar porque nuestra batera es zurda y eso implica demoras en el armado de la batería, y porque le lloré a dieguito para poder cerrar alguna fecha este año”, dice Jupi.

-De cara al show de esta noche ¿cómo conviven tres bandas sobre el escenario?
Diego Montoya: creo que tres bandas es un poco más complicado que dos, pero se puede, está bueno saber que hacés una prueba de sonido con muchos músicos alrededor, primero porque están para hacerte ver algún inconveniente y segundo porque es como tocar para unos nerds de la música.

Jupi: las bandas, en el caso de no haber patologías psicológicas de por medio, pactan un “back line” (equipos que cada banda debe aportar al show) teniendo en cuenta tres factores: la calidad de los equipos, que cada banda aporte más o menos lo mismo y el nivel de desquicio con el que cada uno toca. El número tres es un número sagrado en las fechas under teniendo en cuenta todo lo anterior y el poder de concentración del público.

-¿Para qué debería estar preparado el público que vaya hoy?
D.M.: para mantener la peluca en la cabeza. No sé, creo que como toda despedida de año debe ser una fiesta, esta no va a ser la excepción, incluso después de tocar vamos a estar pasando música. Nos quedamos en plan de celebración. Nosotros vamos a tocar nuevamente con Charly Cecchi en bajo, ya que Hernán Rehbein no está tocando más con nosotros. Charly nos hace el aguante hasta que definamos el nuevo miembro.

J: para mucho rock, a pesar de todo lo “raro” o lo “freak” somos bandas que ensayan duro y suenan fuerte. El público tiene que ir preparado para dejarse llevar por nuestras propuestas sin mediatizar tanto con la razón la información que les entre por los oídos. Ojalá pase que la gente nos dé una sorpresa y mueva un poco el cuerpo. También se deben preparar con 15 pesos para comprar el increíble disco de Luzparís.

Obviamente ese es el chiche nuevo: Tierra de conejos, el disco de Luzparís al cual muchos consideran como uno de los mejores discos del año. “Nosotros le teníamos y tenemos mucha fe -cuenta Montoya-, trabajamos realmente mucho e hicimos las cosas de un modo serio”. Entre esta seriedad, estuvo la decisión de contar con Canu Valenzuela en la producción y el trabajo de masterizado, a cargo de Eduardo Bergallo.

“Por ahora hemos tenidos buena respuesta, tanto de las canciones y el sonido como del diseño y el arte”, agrega Montoya, quien se muestra contento por el hecho de que el cd se esté vendiendo “bien”. Para los seguidores de la banda, esta será la primera vez que se toquen los temas en vivo desde que salió a la venta y la idea para 2010 es “no parar de tocarlo por todos lados”.

Más o menos en el mismo camino se encuentra Jupi, quien junto al resto de Tantra y Hernán Legora (guitarrista de Luzparís y Diasol) está trabajando en la grabación del primer disco de estudio. Faltan terminar unas “cositas” de las guitarras y los teclados, y esperan por las noches del verano para editar y trabajar en la producción sonora. “Tenemos la expectativa de que en marzo o abril podamos estar presentándolo acá y también en Buenos Aires. Va a sonar muy diferente a lo que son nuestras presentaciones en vivo, ojalá que lindo”.

-¿Cuál es el punto de contacto que encuentran entre Luzparís y Tantra?
D.M.: creo que varios, en este momento las dos bandas estamos haciendo música instrumental, si bien Tantra siempre fue así, nosotros con Tierra de conejos estamos focalizando esa faceta nuestra. Pero además de eso creo que ambas bandas buscamos algo, en nuestra música veo un punto de conexión muy simple. Nosotros intentamos transmitir algún tipo de sentimiento, creo que Tantra también va por el mismo objetivo.

J.: soy un fiel seguidor de Luzparís, desde sus primerísimas fechas. Tantra aún no existía y yo iba siempre a Vinoteca a verlos. Antes hacían algo mucho más pop noventoso, yo me identificaba mucho con el clima melancólico marplatense que proponían y con una chica que me gustaba, que iba a verlos y que obviamente nunca me dio bola. Ella no fue más pero yo seguí yendo. Hoy creo que por caminos diferentes hemos llegado a una propuesta similar que es intentar generar emociones bastantes complejas y la eterna búsqueda de un sonido propio a la cual, lamentablemente, muchas bandas de Mar del Plata no aspiran. Esto último creo que es lo que hace que la gente valore nuestro esfuerzo y nos perdone algún que otro desliz.

2 Comentarios

  1. hola que tal!!1 el guitarrista de luzparis que esta grabando a tantra y toca en diasol soy yo hernan legora, no rebehin,el ya no forma parte de luzparis, jaja, un abrazo!!!

  2. Ahí lo arreglamos Hernán. Un saludo y gracias por señalarnos el error. Son estas cosas, que se llaman equivocaciones… Saludos.