Información General, Política

No se pueden armar quirófanos populares

El texto completo dice lo siguiente:

 “Es de lamentar que existiendo mecanismos institucionales cuyo tránsito jamás ha evitado este Fiscal General, una vez más me vea obligado a responder cuestiones que llevan confusión y desprestigio a las instituciones provinciales, en un contexto de reclamo generalizado de la denominada opinión pública que  exige dar pronta respuesta a problemas que exceden la mera confrontación dialéctica, en este caso, entre el Dr. Fernando González y quien suscribe:

 En ocasión de celebrarse el día del abogado el Sr. Presidente del colegio una vez más cargó con una crítica generalizada contra las reformas penales. En fecha posterior pretendió dar cátedra sobre la necesidad de descentralizar Fiscalías hacia los barrios.

1) A nadie se le ocurriría que para evitar demoras en los traslados al hospital, los médicos cirujanos se instalen en las plazas de los barrios marplatenses y armen quirófanos populares.

 La labor central de un fiscal tiene dos aspectos: dirigir la instrucción y hacer juicios ante los jueces.

 Si alguien cree que sentando un Fiscal en cada barrio de Mar del Plata, subiéndolo a un patrullero o asignándolo a una comisaría (como escuchamos los marplatenses por boca de un  candidato  a intendente hace 4 años atrás –no fue el Cdor. Gustavo Pulti), confunde la tarea de prevención de seguridad con la de dirigir judicialmente la investigación penal.

 El Fiscal está para ejercer la acción penal y no es su dueño, tal como pontifica el abogado González, pues se encuentra permanentemente monitoreado por los jueces que controlan el proceso y tendrá que entender que no es lo mismo construir políticas de comunicación entre los vecinos y el Ministerio Público Fiscal que instalar un Fiscal en cada tranquera, tal como quien suscribe la presente le mencionara amablemente en una reunión al ex gobernador  Felipe Solá, frente a los esfuerzos que se realizaban por mejorar el servicio policial. Jamás aquel funcionario me pidió una sanción porque entendía la necesidad de que todos nos expresemos.

2) Con relación al comunicado del Colegio de Abogados de la Provincia mediante el cual se solicitaría una sanción para este Fiscal General (La Capital, 11-09-11 y El Atlántico 12-09-11) en primer lugar me permito citar que se habría reclamado en el mismo una ” censura con la mayor energía posible”. Hay expresiones que todavía cuestan erradicarse del inconsciente colectivo pues comprendo que se estaría solicitando una mordaza, en lugar de establecer una discrepancia, lamentar mis expresiones, rechazarlas o aun repudiarlas con el  mayor énfasis.

 3) Hace unos años este Fiscal General disolvió la Fiscalía de Juicio del departamento judicial de Mar del Plata con la debida anuencia de quien por entonces era Procurador de nuestra Corte; esta decisión interna del Ministerio Público Fiscal departamental también generó una ácida crítica de quien entonces era el Presidente de turno  del colegio de abogados local. En lugar de “censurarlo” opté por invitarlo a un debate público para intercambiar opiniones, cuestión que rehusó indicando que no estaba para debatir sino para controlar por imperio de la ley 5177. Se contestó  en aquella ocasión con el  mismo argumento o falacia de autoridad que en ésta  e idéntico desconocimiento de las cuestiones del fuero (junio 2003).

 Años después de aquella decisión de este Fiscal General, el actual gobierno provincial sancionó la ley número 13.943/09 derogando el artículo 50 de la ley 12061 –Orgánica del MPF- adoptando el mismo sistema que se había adoptado en Mar del Plata, con lo cual un acto político de la legislatura concedía razón a quien suscribe.

4) En mi respuesta al Dr. González no he cometido  exceso alguno, por el contrario quizás me haya extralimitado en prudencia, toda vez que no he querido publicar completas las listas de los abogados condenados en los medios de prensa, por entender que ésta es una decisión que debe quedar librada a la evaluación del Colegio de Abogados departamental.

 Más aun teniendo en cuenta que en los meses de marzo (fiscalía 10) y abril del corriente año (fiscalía 9) a solicitud del Dr. González, se remitieran las listas completas de abogados investigados y condenados (muchos de ellos en procedimientos orales y públicos)  frente a lo cual la única respuesta ha sido una crítica infundada hacia las Fiscalías que intervinieran en aquellas causas. En una reunión realizada en mi despacho con el Dr Gonzalez el 22-06-11 se había acordado una política de estudio para avanzar en la problemática, con lo cual mayor sorpresa causaron sus declaraciones del 29 de agosto del corriente.

El Sr. Presidente del Colegio de Abogados local podría hacer un generoso aporte a la transparencia del control del ejercicio de la matrícula, si publicara en los medios gráficos de la ciudad la nómina completa de quienes, en muchos casos, han sido condenados y sus sentencias han quedado firmes; ello así en caso de no existir impedimento legal.

Por otro lado la ciudadanía podría guardar un listado que le permita evaluar con mayor análisis crítico al momento  de elegir un colega a quien confiar  sus intereses. El pueblo, a quien tanto se cita y tanto se ignora, se beneficiaría.

 Es al Dr. González y a la comisión directiva del colegio de abogados a quienes le corresponde aclarar a la población quiénes son estos profesionales condenados y con ello dejar a salvo el prestigio profesional de tantos abogados que cumplen acabadamente con las normas deontológicas del ejercicio profesional.

5) Me causa una verdadera conmoción moral y republicana que en el comunicado en conteste del colegio de abogados de la Provincia se exprese textualmente “las manifestaciones, además, en tanto vierten imputaciones inespecíficas para todos los abogados, generalizando acusaciones tan infundadas cuan desatinadas, resultan agraviantes para toda la colegiación, toda vez que importan desmerecer la augusta función de los letrados cuyo compromiso con la justicia resulta paradigmático precisamente en la ciudad de Mar del Plata, en la que han llegado a pagar con la vida su vocación de servicio”.

Las situaciones que he mencionado no son acusaciones sino sentencias, y no guardan correlación alguna con personas, tiempo ni situaciones de dolorosa memoria para todos los argentinos, motivo por el cual deberá ser el Colegio de Abogados de nuestra provincia el que se hago cargo de explicar a sus pares y a la comunidad toda los motivos por los cuales se mezclan cuestiones que no deben confundirse.

Nada tiene que ver la dolorosa ofrenda de la vida de los abogados que fueron víctimas de la represión de Estado con aquellos abogados que defraudan a sus clientes en el ejercicio de la profesión; una confusión conceptual de tal porte no me pertenece y en modo alguno me parece que sea el mejor camino para intentar una defensa corporativa del abogado González.

No puede cubrirse con la sangre de las víctimas de una etapa durísima de nuestro pasado reciente las suciedades cotidianas de quienes no están a la altura del ejercicio deontológico de una profesión a la que también pertenezco.

Expreso formalmente mi solidaridad con los familiares de aquéllos a quienes se los ha colocado en la incomprensible comparación, pues ya arrastran demasiado dolor en sus memorias, como para verse involucrados en esta situación.

6)Si no se tratara de una efectiva presión corporativa debo admitir que el Colegio de Abogados de la provincia no ha hecho un esfuerzo demasiado esmerado por disimularlo, no sólo por la expresa solicitud de censura sino también por el pedido de sanción que lo único que en definitiva importa es una ansiada y ansiosa gestión de amordazamiento.

 Deben conocer los directivos de la colegiación que los Fiscales también poseemos libertad de expresión, más aun cuando la misma se inscribe dentro de una respuesta a las inapropiadas declaraciones del Presidente del Colegio de Abogados local.

En síntesis, y en homenaje a los abogados que han dado su vida por una República, en modo alguno voy a negociar la comodidad de mi silencio.

Por último quisiera dirigirme al pueblo lector, a esta altura, seguramente harto  de este tipo de cruces verbales que en nada  mejoran su calidad de vida.

En el fuero penal, la provincia de Buenos Aires inició un proceso de actualización de estructuras y mejoramiento cualitativo de sus procedimientos, tiempos y garantías.

Ya en los primeros tiempos de la reforma había advertido el Dr. Eduardo Matías de la Cruz: “muchos de los ataques que recibe la reforma provienen de gente que estaba acostumbrada al proceso escrito y por el hecho de que también se reformó el sistema de las excarcelaciones: ahora el sacapresos se ha quedado sin trabajo” (Diario El Día, La Plata, 28-09-00.)

Los colegas de la dirección de la colegiación (que no es lo mismo que los colegas colegiados) debieran  animarse a completar el desafío.

Por si acaso les recuerdo a los mismos colegas de la dirección de la colegiación que el Dr. De la Cruz falleció en Mayo de 2004; meses después fue declarado ciudadano ilustre de la ciudad de La Plata, por razones de decoro y de imposibilidad legal no sería conveniente solicitarle sanciones administrativas al extinto Procurador.

En lo que a mí respecta he tenido problemas de fines más altruistas y de más complejas dimensiones que tener que andar dando respuestas a quienes piden censura y amordazamiento”.

Un comentario

  1. son dos idiotas, no representan el foro de abogados local, uno puesto a dedo y otro a pie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*