Opinión

No las dejó en la puerta

Editorialistas nacionales y locales escapan para adelante, es evidente que sienten  incómodos por la demostración popular hacia la figura del ex presidente. Les interésa más hablar de lo difícil que es el panorama, del armado de poder que deberá rediscutirse con Moyano y Cia., que la economía se cae (lo viene diciendo desde hace 7 años).

Es de un infantilismo enorme no reconocer a la figura, más allá de sus errores. Es viento de cola, que los militares ahora no existen, que es el morbo de la muerte y por eso van, que las mil escuelas las quiero ver, que vamos a importar carne y leche de Uruguay, que el pueblo los quiere matar. Nada vale, todo es ficticio, son los choripanes…. Es como a los hinchas de River que no les gusta Riquelme, que es lento, que es un pecho frio, que es una mala persona.

Recuerdo que a un año de haber asumido Néstor, pregunte qué onda con este tipo  y me contestaron: Es un pel… está haciendo política cuando no es momento, hay que gobernar. Ok dije. Y si, tenían razón estaba haciendo política, hubo que desempolvarla después que de 10 años  se hiciera política desde la revista Gente o almorzando con Mirta Legrand.

Les duele, porque se les escapo a todos, nadie ponía una ficha, un tapado. No lo conocíamos. Recuerdo escuchar sus discursos de campaña para 2003, sonaban bien, te daba esperanzas, pero al segundo pensaba: pará! ¿Qué estás haciendo? Es peronista, Ah sí, perdón, me vuelvo a la góndola republicana, democrática, de los que siempre cumplen sus promesas pre electorales (Cuac).

También dicen, que “utiliza” los Derechos Humanos, que en este momento es más fácil por los militares son una sombra de lo que eran. Que cuando Alfonsín eran unos leones y cuando después unos gatitos. Pero lo que no dicen que luego del 83 el nivel popularidad de los milicos estaba por el piso (ah y hacer campaña con eso no es utilizar los DDHH) y que luego, tipo 2003 lo antipopular era “revolver el pasado”. ¿Para qué entonces? Pero claro, el tipo estaba nuevamente haciendo política.

También es verso el crecimiento de la economía, que le están “dando a la maquinita”, que esta película ya la vieron. ¿Qué película viste?  Por ahí viste una donde el presidente se bajaba los pantalones ante los que te prestan si aceptas sus programas económicos. Porque la peli donde se le paga al FMI y no se pide más plata yo no la había visto. Pero debe ser un verso también eso ¿Como uno le cierra las puertas al FMI y se aísla del mundo? Imposible. Eso sí, cayeron las exportaciones: las de científicos.

Pero lo que más le duele, es que Néstor Kirchner no dejo sus convicciones en la puerta de la Casa Rosada, esas convicciones que cada media hora tienen que andar buscándolas para ver donde las dejaron. Que este pingüino venga a  hacer mucho de lo que, los republicanos, democráticos, dialoguistas, políticos de estirpe, no pudieron. Se dejaron zamarrear por todos los interés poderosos o se entregaron directamente. Eran re dialoguistas, negociadores, buscaban consenso.

Mientras más defendemos nuestro prejuicio, más neciamente lo hacemos. Y más cuesta reconocer que podíamos estar equivocados. Y todo se vuelve una lucha para no perder y lejos quedan los análisis verdaderos.

Pero bueno, como el forro de Riquelme, Néstor fue un distinto, siempre se lo corrió de atrás, si bien es cierto que no tuvo rivales a la altura. Fue lo más parecido a Alfonsín o mejor dicho peleó contra los mismos enemigos. Con armas diferentes y con diferentes resultados.

Y  tan adelantado creo que estaba, que se adelanto a su muerte. Porque dejó  una presidenta fuerte e inteligente. Y más aún, dejo un legado, fabricó millones de guantes para que millones de jóvenes y no tan jóvenes los recogieran,  encendió la mecha larga de la pasión por la política,  refundó una vieja sociedad de fomento con vecinos latinoamericanos.

Y dejó a los opinólogos arando en el barro, hablando de formas, de populismo de siglo XXI, de construcciones democráticas, de cómo 678 va a estar en un canal público. Que cuando se quieren acordar son barridos por tsunami de jóvenes movilizados, que están a tope de de fe y esperanza de crear una Argentina por argentinos. Fe y esperanza que a los más viejos se les diluyó. Haceté cargo. No me saques la mía. Es mía y la voy a gastar yo.

Néstor Kirchner prendió la luz de ese viejo gimnasio que hacía mucho que no se usaba, generó las condiciones que hoy hacen que uno, como tantos otros, estén involucrados con la política, aún cuando uno mismo comenzó criticándolo. Contradictorio y paradojal. Tanto como que mi primera marcha o movilización política fue para despedirlo a él.

Sebastían Elías Gómez
Hincha de River



3 Comentarios

  1. Lo de hincha de River va por tu cuenta, pero sería más interesante saber tu edad…

  2. El autor de la nota tiene 29 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*