Política

“No confiamos como funcionario de un empresario que debe controlar negocios de los cuales participa”

La interna entre el gobierno y Moyano generó un movimiento inesperado en la estructura que debe controlar los puertos y la navegación en nuestro país. Ricardo Lujan, hombre del moyanismo fue desplazado a pedido del mismo Secretario de Transporte Alejandro Ramos. En su reemplazo y por decreto decreto 954 del Ministerio de Interior y Transporte quedará en el puesto el Ingeniero Naval y empresario armador y reparardor de barcos, Horacio Tettamanti.

En tiempos donde el debate central del puerto marplatense se vincula a la falta de dragado y la imposibilidad de ingreso de buques, la designación de un nuevo subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación merece una especial observación.

 

Recordemos también que hace solo 3 días la empresa naviera Maersk anunció que no volverá a entrar en puerto marplatense justamente por dos incidentes sufridos por la falta de dragado en el canal auxiliar, lo que significa un fuerte embate a los estibadores y reparadores, embate que se suma a los tres meses de conflicto gremial de los marineros.

El panorama no es bueno al saber que hoy la draga 259C Mendoza no ha resuelto el problema de las garantías de seguridad para el ingreso de buques, teniendo en cuenta que esta inversión -totalmente estatal- fue de 40 millones de pesos.

Menos aún cuando el gobierno provincial, fruto de la crisis presupuestaria, ya adelantó que no acompañará, con los 80 millones acordados, las obras que debían realizar con la Nación para el dragado y refulado del puerto de Mar del Plata, poniendo también esta situación bajo la órbita de la interna del justicialismo que estalló entre la Presidenta y el gobernador de Buenos Aires.

 

Por eso es de especial interés conocer en profundidad a quien tendrá que lidiar con uno de los problemas más graves de una actividad económica que representa 1000 millones de dólares anuales en la balanza comercial.

Tettamanti, quien fuera precandidato a Intendente de Mar del Plata por el Frente para la Victoria en 2007, apadrinado por el entonces y actual diputado Carlos Kunkel integró anteriormente el Ejecutivo del intendente Pulti, como secretario de Producción. Tuvo su punto más controversial con las declaraciones respecto al aumento del desempleo en el último trimestre de 2009, cuando echó la culpa del 14% récord en desocupación a los migrantes que llegaban a la ciudad desde el interior y desde países limítrofes.

Previo a su designación como funcionario municipal Tettamanti estuvo envuelto en un caso de incumplimiento por parte de su empresa respecto a un  contrato con el Estado nacional. Tettamanti usaría gratuitamente y por 10 años los 2634 metros cuadrados del Espigón 7 para reparaciones, mantenimiento y alistamiento de buques y, como contraprestación, debía realizar una inversión de 1.750.000 pesos que incluía “proceder al desguace y disposición final de los buques Latar II y Kronomether. La inversión nunca fue realizada, pero Tettamanti igualmente nunca pagó el canon durante 10 años y se adueñó de la totalidad del espigón 7, con su astillero SPI.

Como premio a ese incumplimiento, el Ministerio de Planificación, a través de la Secretaría que ahora ocupará Tettamanti, llamó a licitación de la obra que la empresa de Tettamanti no realizó, con un costo de 10.821.105 pesos.

También el dueño del Astillero “SPI” y presidente de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN), viajó a Rusia en diciembre del 2008 con la comitiva del gobierno nacional  encabezada por la propia Presidenta de la Nación. Tettamanti, en representación de su empresa, firmó acuerdos de negocios con la empresa rusa “Monolit” para crear una empresa mixta  y así ampliar sus negocios en Europa y América Latina.

No obstante aprovechar su privilegiado doble rol de empresario y funcionario público para incrementar sus fuentes de negocios, en mayo de 2010 su empresa anunció que se unificaría con el “Astillero Río Santiago”, perteneciente al gobierno de la provincia de Buenos Aires para construir barcazas y remolcadores. Además también en 2010, usando el traje de funcionario público municipal, y como presidente de ABIN, pidió al Ejecutivo municipal la utilización de las inmediaciones del Hotel Provincial para un encuentro empresarial. El intendente accedió con celeridad al pedido y le agregó el no cobro de las tasas correspondientes a su uso.

 

Así las cosas, Horacio Tettamanti hoy posee fuertes inversiones en Caleta Paula, provincia de Santa Cruz; en Campana, donde hizo pie en un punto estratégico de la Hidrovía, y en Mar del Plata, donde presta servicios de reparación y construcción con SPI Astilleros, su empresa insignia, la del espigón 7.

Ante todo esto es que opinamos que no confiamos en la objetividad como funcionario de un empresario que debe controlar negocios de los cuales participa, que además confrontará en la interna del justicialismo haciendo depender de esa interna el futuro de gran parte de la economía de Mar del Plata.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*