Ciudad, Información General

Niño obstruido en yacuzzi del Hotel Provincial, derivó en tremenda colisión

Un niño de 4 años de edad, alojado como pasajero junto a su familia, obstruyó con una de sus manos, una de las bocas del yacuzzi de una de la habitación que ocupaba en el NH Hotel Provincial. Pese a los esfuerzos del personal del hotel y hasta de médicos que lo atendieron en esa difícil situación, los mismos resultaron insuficientes para liberar al pequeño que comenzó a descompensarse temiéndose por su vida, siendo entonces requerida la presencia de una dotación de bomberos del Cuartel Central.

Esa operación iba camino a ser cumplida con la autobomba que se desplazaba por la Avenida Colón hacia la calle Lamadrid. Al llegar al cruce con Santiago del Estero se produjo la colisión con el interno 48 de la línea 571. El violento impacto dio lugar a que ambos pesados rodados, provocaran daños materiales  de consideración, lesiones y heridas a una decena de personas, las cuales se recuperan favorablemente. Afortunadamente sólo esas fueron las consecuencias, aunque el hecho estuvo al borde de la tragedia. Finalmente el servicio fue cumplido por personal del Cuartel Monolito.

Pero una vez más se hizo presente la deserción municipal de servicios públicos básicos, en el mantenimiento de una red básica de emergencias, como ya ocurriera con el derrumbe del balcón en Bolívar y Jujuy.

La falta de implementación en las señales luminosas (semáforos) de titilantes simultáneos de sus luces rojas/amarillas por la vía uno (por donde circula la autobomba, en este caso Colón) y verdes/amarillas por la vía dos (en este caso por transversal Santiago del Estero), es el sistema de prevención para estos casos de fuerza mayor, para lo cual está equipada la malla interconectada de semáforos, pero no implementada desde la Secretaría de Gobierno y desde el ENOSUR.

Pero además la municipalidad no ha dado curso a la instalación de un semáforo de coyuntura en la esquina de Salta y Falucho (esquina del Cuartel Central de Bomberos), donde está prevista la operación de un semáforo, que detiene el tránsito en todos los sentidos, permitiendo que la autobomba ahorre preciosos minutos, cuando debe dirigirse hacia el Norte de la ciudad, a partir de Falucho. Sólo los segundos que se ganan, permitirían salvar un edificio, vidas humanas, minimizar gastos materiales y siniestros de mayor envergadura. Es importante tener en cuenta cómo aumenta en grados la intensidad de la temperatura, cuando entran en combustión ciertas sustancias y elementos.

La falta de implementación (que está incorporada al programa y paga) hubiera evitado esa lamentable colisión, o bien atenuado sus consecuencias. Sería de importancia que el fiscal (o tal vez Fernández Garello)  que intervienen en la causa penal, tomarán cuenta debidamente de esta negligencia municipal, o que tal vez a algún concejal investigue y se preocupe por el tema.

Nota relacionada:

Al borde de una tragedia el por mal funcionamiento de un semáforo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*