Música

Murió Izurieta: Vasco tanguero y peronista

Vasco   Oscar Izurieta Pacheco tenía 92 años. Estaba enfermo.Cuando cumplió 80, el Concejo Deliberante de General Pueyrredón tributó un merecido homenaje en sesión inolvidable. Tipo grandote, de fuerte carácter y firmes convicciones. En los´40, cerca del nacionalismo <criollo< se hizo peronista.

   A los 25 años estaba en Radio Belgrano con su voz gruesa, hablar pausado, un porteñismo lo llevaría para siempre al tango, además del pensamiento idológico. En el apogeo del <patriarca<, Jaime Yankelevich, el “Vasco” joven conoció a una muchacha.

Linda actriz, radioteatro, delgadita, bajo perfil, haciendo ciclo “Grandes mujeres de la Patria”. Izurieta se hizo amigo de Eva Duarte, Radio Belgrano, 1947. Una época de oro para el “Vasco” y buena parte del pueblo argentino.

El creador de “Los fundamentales del tango” siempre decía: “La vida me premió pibe. ¿ Cuántos hubieran querido conocer al General Perón y la querida Evita; vivir el apogeo de “Pichuco” (Aníbal Troilo) y el <Maestro< (Astor) Piazzolla ?”, indagaba.

En los´60 no la pasaba bien. Cerca de la Resistencia Peronista, Izurieta estuvo “borrado”(prohibido por la Revolución Libertadora, Decreto 4161, marzo del{56) de los Medios y del tango. Aunque iba al “Bar Azul” barrio de Flores, refugio de grandes orquestas.

En los´70 con el regreso del creador del Justicialismo a la Argentina, tras el exilio de 18 años, la vida política ofreció otras aristas:  vuelta del peronismo -Juan Perón regresó el 17 de noviembre del´73- y hasta un cargo en la Secretaría de Prensa y Difusión en 1974.

Mar del Plata ya lo tenía como residente cuando ocurrió algo que “pintó” el alma peronista y del tanguero. El Sindicato de Prensa local tenía a Amílcar González como secretario general e Izurieta -orígenes casi opuestos en el peronismo “combativo” del´73- lo frecuentó.

Izurieta y González se hicieron amigos. Ortodoxo uno y “revolucionario” el otro.  El golpe militar del 24 de marzo produjo uno de los primeros secuestros al universo sindical en Mar del Plata:

   El25/03/76 una “patota” del GADA 601 se llevó esposado a González y luego salvajamente torturado por distintos grupos fascistas que operaban en las sombras en
un Mar del Plata que, como el país, era una ciudad “ocupada”.

En medio de la desazón y temor que se vivía, Izurieta todos los días en su Peugeot 404 iba a ver a los compañeros de Amílcar para conocer novedades de la víctima de la represión en virtual comienzo del terrorismo de Estado.

Hace doce años Izurieta, en su emocionada disertación en el concejo deliberante local,comentó: “No creo que sea todo lo que dicen ustedes, si el recuerdo me lleva a Oscar Del Priore y a la querida Nélida Rucheto, verdaderos cultores del tango y sus autores e intérpretes”, dijo.

El autor de éstas líneas recordó el homenaje tributado a Frank Sinatra poco antes de su deceso: “Ustedes dicen que soy La Voz del siglo XX y yo creo que es Tony Bennett al que no veo aquí en la fiesta”, abundó.

   Izurieta no era dueño de hipódromos, casinos y hoteles en sociedades con hombres
de una reputación no demasiada distinguida, como Frankie -cantante que enamoró a tres generaciones- pero su brillo en “La Feliz” era parecido.
Por: José Luis Ponsico
Columnista de la agencia Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*