Arte y Cultura, Cine

Muertos de risa comienza junio con una de fantasmas

Continúa en junio la propuesta del sitio www.fancinema.com.ar Muertos de risa, un ciclo que pone el ojo en dos géneros cinematográficos habitualmente no citados por los académicos, ni incluidos en las listas canónicas: la comedia y el terror. A partir de junio esta propuesta va desde las 18:30 y este miércoles comenzará con la proyección del film de fantasmas Los inocentes.

Dirigida por Jack Clayton, con Deborah Kerr, Peter Wyngarde y Megs Jenkins. En el film de 1961, una puritana institutriz es contratada para hacerse cargo de la educación de dos niños huérfanos que viven en una apartada mansión rural. Pero pronto empieza a sospechar que los antiguos criados, muertos hace tiempo, ejercen todavía una perniciosa influencia en la vida de los niños.

No la primera, ni tampoco la única adaptación del clásico Otra vuelta de tuerca de Henry James, esta película, una obra maestra que sin embargo se ve poco en TV, tuvo con el tiempo la revaloración que merecía. Como dato anecdótico, contar Truman Capote participó en el guión.

En la continuidad de Muertos de risa, el miércoles 8 se verá El patán (1979), dirigida por Carl Reiner y con Steve Martin, Bernadette Peters y Catlin Adams en los protagónicos. Navin Johnson, un joven humilde y de familia de bajos recursos, cumple 18 años y decide echarse a vivir el mundo, para conocer nuevos desafíos. Un particular invento lo convierte en millonario y su vida cambiará para siempre.

El primer protagónico de Steve Martin en la pantalla grande es una delirante road movie que se mofa por ejemplo de 2001: odisea del espacio y hasta se anima a reescribir El ciudadano. Pura irreverencia, la aparición de autos sin llantas, asesinos a sueldo, trompetas, extraños anteojos, amazonas circenses y demás disparates, sin un sentido narrativo y sólo por el más puro juego de la comedia, la convierten en una de las mejores comedias norteamericanas de todos los tiempos. Además, Martin y el director Carl Reiner formarían una dupla muy interesante.

Pasando al miércoles 15 será proyectada Cálmate dulce Carlota (1964), de Robert Aldrich y con un elencazo: Bette Davis, Olivia de Havilland y Joseph Cotten. Cuando el Estado intenta expropiar su plantación para construir una autopista, Charlotte Hollis (Davis), una solterona acaudalada del Sur que lleva treinta años recluida llorando la muerte del hombre que amó, pide ayuda a su prima Miriam (De Havilland) y a un viejo amigo, Drew (Cotten).

Segunda incursión de Robert Aldrich en estas películas de terror/suspenso con actores maduros (la mayoría no estaban en su apogeo) que tanto éxito le dieron: la primera había sido What ever happened to baby jane? (1962) y aquí vuelve a contar con Bette Davis, a la que se agregan Olivia de Havilland y Joseph Cotten quienes habían marcado historia en el cine a finales de los 30 y comienzo de los 40. Otro de los factores fundamentales para este tipo de films fue la colaboración del escritor Henry Farrell, quien fue guionista de las dos películas de Aldrich y a principios de los 70 volvería con un título siguiendo esta línea: What´s the matter whit Helen? (1971) de Curtis Harrigton.

Por su parte el miércoles 22 se verá Visioneers (2008), dirigida por Jared Drake, y con Zach Galifianakis, Judy Greer y Mía Maestro. George (Galifianakis) trabaja en una gris y rutinaria oficina dentro de la compañía Jeffers, la corporación más grande en la historia de la humanidad. George vive una vida sumamente tranquila con su esposa e hijo, pero poco a poco se ve amenazado por las constantes explosiones que sufre la gente a causa del estrés o la depresión.

Las masas son controladas para evitar dichas explosiones, pero pese a las advertencias las víctimas van en aumento, lo que va impacientando aún más a George, quien debe replantearse la vida que tuvo. Este film independiente sirve también para conocer más del talento de Galifianakis, un notable comediante norteamericano que -para seguir en tema- estalló en ¿Qué pasó ayer? y que se ha consagrado como un tipo imprevisible, dueño de un humor extraño, entre aniñado y lascivo. Visioneers lo encuentra en un rol menos histriónico y más mordaz.

Finalizando la programación de junio, el miércoles 29 se verá Hasta el viento tiene miedo (1967), dirigida por Carlos Enrique Taboada, con Marga López, Maricruz Olivier, Alicia Bonet y Norma Lazareno. En este film mexicano, la tranquilidad de un internado para señoritas se ve interrumpida por la aparición del fantasma de Andrea, una alumna que se suicidó cinco años atrás.

Obra fundamental en la historia del cine mexicano que marcó un punto de partida para que se tomara un poco en serio al género en el país de los grandes melodramas. Carlos Enrique Taboada, el director, no sólo haría esta maravilla sino que pasaría a la historia grande del cine de terror por varios títulos más: El libro de piedra, Vagabundo en la lluvia, Más negro que la noche o Veneno para las hadas por nombrar algunos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*