Ciudad, Información General

Monseñor Marino visitó a los internos de Batán

“Que puedan mirar hacia adelante, con esperanza, con ojos constructivos y no se dejen estar”

 En días pasados, el Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino visitó la Alcadía de Batán con motivo de la llegada de la Pascua. Allí pudo ingresar a ocho pabellones y compartió con los internos, les brindó unas palabras, los bendijo y ellos pudieron expresarle su afecto y palabras de agradecimiento, incluso entregarles algunos presentes elaborados por ellos mismos.

 “Quiero que sepan que el Obispo también piensa en ustedes, y viene a bendecirlos y a darles una voz de aliento. Para que puedan mirar hacia adelante, con esperanza, con ojos constructivos y no se dejen estar. A decirles también que Dios es un padre lleno de bondad, nos ama a todos, los ama a ustedes personalmente, a cada uno con su nombre, tiene tiempo para cada de ustedes, de nosotros” les manifestó Monseñor Antonio Marino a los internos.

 Luego, el Obispo resaltó, “que puedan sentir la paz del Señor. La Iglesia piensa en ustedes, hay un equipo de pastoral penitenciaria a través del cual ponemos un signo aquí, que es como decir, son importantes para nosotros, son hermanos nuestros, y queremos arrimar un mensaje de fe, de esperanza, que ayude a encontrar en Dios, en Jesucristo, el sentido profundo de esta vida. El Señor dice si ponen mi palabra en práctica, conocerán la Verdad, y la Verdad los hará libres. Les deseo que Jesús sea siempre el Maestro de ustedes, que los haga interiormente libres”.

 Durante dos horas, el Obispo pudo visitar cada pabellón, y conocer las actividades que realizan en el lugar. En uno de ellos, el de los internos que juegan al rugby, le pidieron al prelado los bendijera para el partido que jugarían en esos días. En otro, pudieron visitar la quinta que tienen y cuidan los internos, también le informaron al Obispo que con los frutos que de allí obtienen colaboran con la Noche de la Caridad y el Hogar Nazaret. Muchos internos se acercaron al Obispo y le pidieron bendiciones para algunos objetos religiosos y también oraciones por sus familias.

Gracias a la Pastoral Penitenciaria y al capellán, Presbítero Daniel Climente; los internos de la alcaldía pudieron vivir todas las celebraciones de la Semana Santa. El sacerdote, les lavó los pies a doce de ellos, hicieron un Vía Crucis con una estación y recorrido por los pabellones y también hubo una misa con motivo de la Pascua de Resurrección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*