Policiales

“Me dijo con mucha prepotencia, golpeándose el pecho, que él era el culpable”

Aturdido-Lalo-Ramos-accidente-GASTIARENA_CLAIMA20140401_0025_14

Pasaron 18 días del accidente protagonizado en la Ruta 226 kilómetro 20, por el ex piloto de Turismo Carretera Eduardo “Lalo” Ramos. Aquel sábado 29 de marzo no será uno más en la vida de Enzo Franco y Rocío Dusek, padres de Thiago Joel, el niño de cuatro años que evoluciona favorablemente en el Hospital Materno Infantil luego de las serias lesiones recibidas a causa del tremendo impacto recibido del Mercedes Benz gris por parte del oriundo de Mechongué.

Los días se hacen interminables pero la vida continúa y hoy más que nunca cerca de Thiago Joel el nene que le ganó a la muerte gracias a la rápida intervención de uno de los vecinos de la zona una vez consumado el accidente.

“Agradezco a todos los que nos apoyaron y nos dieron una mano. También a los doctores que nos atendieron y al tapicero balcarceño que le salvó la vida a mi hijo”, señaló Rocío madre del niño internado.

Con la libertad de Ramos luego de que el control de alcohol en sangre le diera positivo con 1.54, cuando el permitido es de 0.50. Con el dolor a cuestas de una familia que vive pendiente de su hijo, que según los doctores podría quedar con secuelas, y también de su hija Oriana, que intenta como puede rehacer su vida ante lo complejo de la situación. “Nuestra hija no esta bien. A veces no duerme por todo lo que pasó, esta bastante mal y hace preguntas todo el tiempo”, expresó Enzo.

Con respecto a Thiago los facultativos afirman que existe una evolución permanente. “Una vez que salga del nosocomio tiene que hacer rehabilitación en el INAREPS y los doctores dicen que le pueden quedar secuelas. Pero nosotros estamos convencidos que Dios lo va a cuidar y eso no va a pasar”, afirmó su mamá.

Mucho se habló de la liberación de Ramos una vez que le otorgaron la excarcelación, luego que se confirmara que condujo ebrio esa tarde de sábado, donde impactó de manera violenta por detrás al Chevrolet Corsa color verde. Una vez lograda su libertad declaró a un medio local “lo único que importa en este momento es Thiago. Voy a ir a visitarlo a la clínica”.

Rocio Dusek se encargó de echar por tierra esta declaración del oriundo de Mechongué “esta persona nunca apareció por el hospital. Luego del accidente me dijo con mucha prepotencia, golpeándose el pecho, que él era el culpable y que tenía para decirle al respecto”, afirmó la madre a Canal 10 de Mar del Plata.

Dusek con el dolor a cuestas por la internación de su hijo de cuatro años concluyó: “con las reacciones que tuvo este señor en ese momento se veía que estaba bajo efectos del alcohol”. 

Los comentarios están cerrados.