Política

Más creíble que El EMTUR y Crotto: 30 % menos de turistas

Aunque estaba pronosticado, el temporal que azotó Mar del Plata durante el fin de semana fue más virulento de lo que se esperaba, provocó caída de árboles y cortes de luz en barrios periféricos y regaló la postal de un mar embravecido como pocas veces puede verse.

Esto hizo que cayeran los números del fin de semana turístico: los operadores estiman que llegó a la ciudad un 30% menos de público. Pero a pesar de la baja, aseguran que hubo un buen nivel de consumo y que se mantuvo en relación al año pasado la cantidad de consultas y operaciones concretadas en las inmobiliarias que trabajan con alquileres de verano.
El promedio de ocupación fue del 70%. El porcentaje de reservas era mayor, pero hubo cancelaciones de última hora. “Con Internet, quien va a viajar chequea las condiciones del tiempo y resuelve qué hacer”, explicó el conserje de un tres estrellas del centro. Finalmente llegaron, según el Ente Municipal de Turismo (Emtur), cerca de 110 mil personas.
Llenaron confiterías y restaurantes, hicieron colas en cines y teatros y recorrieron en auto la costa de punta a punta. Llovió desde el viernes, y el sábado, aunque la lluvia fue intermitente, hubo un temporal de viento. Según el Servicio Meteorológico, sopló del este y las ráfagas alcanzaron los 65 kilómetros por hora. El mar fue un espectáculo: crecido y picado, las olas superaban los dos metros.
“Sin dudas, el mal tiempo perjudicó la llegada de turistas, pero en las oficinas igual se recibió a una buena cantidad de gente para informarse sobre precios y ver departamentos”, explicó el titular del Colegio de Martilleros, Miguel Angel Donsini. “Como siempre –agregó–, los contratos que se cerraron fueron con clientes de otros años, el resto de la gente toma decisiones en los próximos días”. Según Donsini, el público “aceptó” las tarifas que se manejan para el verano (desde un 18% por encima del precio de la temporada pasada): “Mar del Plata tiene precios más bajos que muchos destinos de la Costa Atlántica”, sostuvo.
Los concesionarios de los balnearios habían anunciado que abrirían el fin de semana para recibir consultas y cerrar algunas operaciones de alquiler de carpas (aumentaron un 20% en comparación con la temporada anterior), pero la bajada a la playa recién pudieron hacerla ayer: el tiempo mejoró a la tarde, salió el sol y subió la temperatura de 12 a 16 grados.
Esta mejora del tiempo demoró el regreso de los turistas. Por eso, las rutas de acceso a la zona metropolitana comenzaron a cargarse recién entrada la tarde. En la Autovía 2, por el peaje de Samborombón entre las 17 y las 19 pasaron 2.600 autos por hora y ese es el límite de la capacidad para un tránsito intenso pero fluido. Igual, en ese puesto hubo algunas demoras y ya a la noche los trastornos se trasladaron al tramo de la ruta 36, que empalma con la autopista La Plata-Buenos Aires, en Berazategui.

Es que hasta allí confluyeron también parte de los automovilistas que eligieron las sierras como destino. Tandil tuvo el fin de semana largo la capacidad hotelera colmada y eso se notó en el retorno. La ruta 3, a partir de Las Flores, fue un incesante paso de coches y colectivos desde la media tarde.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*