Opinión

Mar del Plata: en tres meses se perdieron 13 mil puestos de trabajo

Los años de recuperación económica nos ilusionaron con terminar con el gran flagelo que azotó nuestra ciudad, que enmarcada en una tasa de crecimiento que acompañó a la del país, lograba reincorporar a muchos de sus ciudadanos excluidos al mercado laboral.

Pero llegó la crisis nuevamente, y nuevamente se expresa que nada ha cambiado en la estructura económica local. Los indicadores muestran que la mayor pérdida la sufrieron los ciudadanos que trabajan. Perdieron lo único que poseían: su empleo.

En el primer trimestre del 2009, Mar del Plata logró romper el techo de los dos dígitos, y con un 10,3% de desocupación se mostró cómoda en un segundo puesto en los aglomerados urbanos.

Tres meses más tarde, lejos de la temporada, se incrementó en 4,1 puntos (casi un 50% de incremento de la desocupación en tres meses) y alcanzó el podio nacional.

¿Pero qué significan estos fríos porcentajes?

En principio hay que aclarar que los datos son parte del informe trimestral del polémico INDEC. Dada la procedencia, los datos podrían ser aún mayores.

La noticia es que Mar del Plata tiene un 14,4% de desocupación. Teniendo en cuenta que este porcentaje es sobre la población económicamente activa, y que la misma se calcula sobre el total de la población, partiremos de la base de la estimación de 700.000 habitantes que actualmente pueblan Mar del Plata. La población económicamente activa es la demandante de trabajo y que oscila entre los 15 y los 64 años. Se calcula que un 45% de la población total es la económicamente activa, lo que da una cifra aproximada a los 315.000 ciudadanos con voluntad y capacidad de trabajar.

Entonces el 14,4% de la población económicamente activa está en situación de desocupación. Esto arroja el escandaloso número de 45.360 ciudadanos que buscan trabajo y no lo encuentran. Dentro de este número se encuentran los casi 13.000 marplatenses que según el INDEC perdieron el empleo en los últimos tres meses.

Además se informó que, del resto de la población que continua ocupada, el 9,6% se encuentra dentro de la franja de subocupación (se los emplea en “changas”, o cotidianamente pero en negro). Esto daría la cifra de 25.885 personas que trabajan de manera precaria, con alta vulnerabilidad de su fuente laboral.

Pero también en Mar del Plata existen unos 15.000 planes sociales. Para el INDEC recibir $150 es el equivalente a un trabajo formal.

Si sumamos los 45.360 marplatenses que están sin trabajo, los 25.885 subocupados y los 15.000 que reciben un plan social, obtenemos la alarmante cifra de 86.245 ciudadanos del municipio de General Pueyrredón que están excluidos del sistema formal económico, con el consecuente impacto social que esto acarrea. Sumado esto a la falta de infraestructura en salud, contención escolar y programas de inclusión social, se acrecienta la brecha social con el desafío que esto plantea respecto a la problemática de la seguridad.

Declaramos allá por las elecciones legislativas que era necesario terminar con los privilegios de la ciudad “chica”, la del micro turismo pudiente. Expresamos la urgencia de desarrollar un programa de producción para incorporar a la ciudad mercados económicos – laborales vinculados a la recuperación del puerto como industria sustentable, la generación de un polo industrial que complementara la actividad turística, y la implementación de la obra pública a través de cooperativas.

Acá esta la ciudad del turismo internacional. Acá esta la ciudad “cumbre”. En tres meses perdimos casi 13.000 puestos de empleo. Los trabajadores del puerto hoy se amontonan en el basural para rescatar plástico o cartón para vender. Las cooperativas esperan sin respuestas certeras, después de los pomposos anuncios gubernamentales. La ciudad de los 12 meses no soportó ni 3.

Por Juan Pablo Malagutti

Secretario General del Movimiento Libres del Sur

Mar del Plata

3 Comentarios

  1. ANTES QUE NADA DEBEN EVITAR QUE LOS ASENTAMIENTOS SIGAN ACUMULANDOSE EN LOS ALREDEDORES DE MDQ. LUEGO, HAY QUE BUSCAR TRABAJOS (QUE LOS HAY)PARA LOS DESOCUPADOS, PAGANDOLES POR SUPUESTO, Y EL DINERO PODRIA SACARSE DE LA POLITICA; CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS, CONSEJO DELIBERANTE, ETC ETC. SALUDOS A MI QUERIDA MDQ. ALEJANDRO.

  2. No seas facho Alejandro. Cualquiera tiene derecho a vivir en la ciudad que quiera. Si están en Mardel es porque en otros lugares estaban peor. Sí hay que darles trabajo, para que no vivan en condiciones infrahumanas. Y con trabajo, planes para el acceso a la vivienda digna.

  3. Un análisis superficial y sin tarea de análisis. Por empezar el índice del 1er trimestre no fué 10,3 sino 8,7%.
    En el primer trimestre, el índice de ocupación- la cantidad de gente que tiene trabajo – fué del 40,4% pero en el segundo (el del 14,4% de desocupados) FUE DEL 42%. O SEA QUE SEGUN EL INDEC -fuente a la cual el articulista acude- En este segundo trimestre había 10.000 MARPLATENSES TRABAJANDO MAS QUE EN EL PRIMER TRIMESTRE.
    Ahora bien : ¿Por que, si había mas gente ocupada aumenta el índice de desocupación? Porque la tasa de actividad- la población economicamente activa- en el segundo trimestre aumenta 5 puntos porcentuales, con lo cual se habrían AGREGADO 30.000 PERSONAS A LA POBLACIÓN ECONOMICAMENTE ACTIVA. Esto entra en la categoría de DISPARATE ESTADISTICO.
    Tradicionalmente en el segundo trimestre hay menos gente demandando empleo que en el primero, donde jóvenes y trabajadores de temporada buscan trabajo por esos meses.
    Si se pretende justificar el aumento por la llegada a la Ciudad de gente que demanda empleo, para que se agreguen 30.000 al circuito laboral, se tendría que haber registrado el ingreso de más de 60.000 personas( con el grupo familiar). Pero en el rubro
    Población, EL INDEC MANTIENE LA CIFRA INALTERABLE.
    Por otra parte MDP tiene una tasa de jubilados y pensionados que casi duplica el promedio nacional, por lo tanto es DIFICIL creer que su población económicamente activa es casi la mayor del País.
    Por lo tanto, estos índices – como todos los que últimamente elabora el INDEC- tienen un grado de confiabilidad muy bajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*