Política

Mar del Plata en modo tutorial y por carácter transitivo

En piloto automático, no con impermeable azul, se ha receteado la gestión y la botonera está en el despacho de un recién llegado. El cursillo es acelerado, fulminante debido a un estado de descomposición de la cosa pública, que pese a su gravedad, algunos todavía no advierten.

Es evidente que se ha modificado el complejo día a día de la gestión. Hasta el intendente Arroyo aparece coacheado. Es una de las características de la formación política del PRO, por lo tanto no debería extrañar. El coaching técnicamente entrenado, va por los laureles políticos, esos pergaminos que faltan en su carrera, probablemente hacia otros destinos.

En la escala Mar del Plata, Hernán Mourelle, desembarcó y en poco más de un mes prácticamente aplicó cirugía sin anestesia. ¿Serán medidas efectistas o efectivas? Sólo el tiempo nos depositará frente a los resultados. A grandes males, grandes soluciones, la política convencional de Mar del Plata nunca las hubiera hecho propias.

Ahora si te gusta el durazno aguántate la pelusa. Congeló el ánimo de disputa del “aguerrido” Sindicato de Trabajadores Municipales. Esos muchachos difíciles que tenían alquilada a la administración, fueron a cuarteles de invierno, con margen de gusto a poco, que deben pensar en una opción, ya agotada la instancia del paro por deporte, con cuya práctica habían desarrollado músculos de acero.

Arroyo avisó que él no tiene conflictos con nadie pero no los atiende, es una jugada de pizarrón, evidente. Existe una bajada de línea muy perceptible. El modo tutorial se adoptó tras el resultado de las elecciones del 22 de octubre. El oficialismo no sólo salió fortalecido por el voto popular, sino que además el tablero de la oposición quedó desarticulado, fragmentado en espacios que no admiten suturas.

CAMBIEMOS en Mar del Plata, es la cara del PRO, Mourelle proviene del círculo de Hernán Lacunza, un hombre clave y determinante en el equipo de María Eugenia Vidal. No hay espacio para el fracaso en Mar del Plata, una línea que se ajusta sin cortapisas a Nación y Provincia. Aunque hay pragmatismo ante ciertas situaciones, que van moldeándose en forma muy sui géneris, pero que poco reniegan de su origen. Sólo casos de sintonía fina

Ya el ingeniero Macri desde la Casa Rosada y María Eugenia Vidal desde La Plata, fijaron los objetivos para el 2018. El brindis del Año Nuevo será un motivo para cumplir las metas que ya echaron a rodar para las provincias y los municipios, este es el reflejo del carácter transitivo. Sólo matices pueden modificar el trazo duro de las políticas a cumplir. Dentro de ellas, todo, fuera de ellas, casi nada.

El año par que se avecina, debe consolidar las aspiraciones de reelección, casi del conjunto, en el caso de la intendencia de Mar del Plata, no hay sólo un jugador. No obstante, habrá que observar con atención el modelo 2015, orgánico, equipo, consulta y esquema colectivo, son conceptos que no son vertidos al azar, sino para tenerlos en cuenta. La relación con la capital de la provincia será vital para General Pueyrredon. Las llaves de ese acceso serán una herramienta fundamental de gobierno.

En la superficie no se observan con la claridad necesaria, pero en las distintas capas donde subyace la oposición, el clima es desalentador por sus escasas expectativas. Muchos han negociado o decidido acompañar, más o menos abiertamente, abstenerse o hasta distraerse aparece como opción. CAMBIEMOS librará en este año de quiebre, su gran combate para repetir y ampliar su poder, a menos de 2 años del inicio de la disputa por el turno que culmina en el 2023. Ese fixture que la política, o los políticos (mejor dicho) siempre tienen muy en cuenta.

No es irnos por las ramas, sino ubicar en el contexto las referencias esenciales de este nuevo punto de partida para General Pueyrredon. Haber recibido una ciudad incendiada, con el peor de los diagnósticos, con serios problemas de conducción, embretada y al borde del colapso económico, vuelve imprescindible fuerte toma de decisiones.

A Mourelle lo recibieron a los golpes en las puertas de su despacho, así arrancó, y su dureza se pondrá en evidencias en las metas que fija en el presupuesto de 2018. Además del STM, la aplicación de descuentos y sanciones a la empresa de recolección 9 de Julio (consistente en el 50 % de un certificado mensual) en otro momento ya hubiera provocado una movida gremial. OSSE ya fue notificada del recorte en recaudación que manejó discrecionalmente y ya no habrá carga de combustible para los patrulleros provinciales.

En el instructivo del tutorial para Mar del Plata, la prioridad es sentarse sobre la caja “cuidar hasta el último mango que nos toque administrar” dijo la gobernadora antes de emprender su viaje a China, es inútil que no se contemple esa advertencia con un déficit del 20 % de su presupuesto. A cuenta gotas trascienden los cambios más profundos. Van a hacer mucho ruido, es desusado, los malos hábitos no son la excepción sino la regla.

Los achiques del gasto político y legislativo que ya inauguraron Macri y Vidal, tendrá su correlato en la administración de Arroyo y en la presidencia que asuma la semana próxima. Esos son los primeros deberes que hay que hacer bien, después hablamos. Los títulos como siempre serán los aumentos de las tasas y derechos municipales, que forman parte de una inflación que no se reduce y tampoco se advierten síntomas en los próximos meses, a pesar de los anuncios so pena de caer en incumplimientos.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. Yo creo q en las gestiones políticas estatales, en todos sus niveles, durante AÑARES se trabajó el día a día,atrás de los hechos y sin perspectiva (solo electoralista, lo cual empobrece cualquier ideología). Si bien no estoy de acuerdo con muchas medidas, me parece q hay q reconocer q este gobierno les va a romper el andamiaje a muchos opositores (con demasiado discurso), solo x el hecho de q se dedican a GESTIONAR. En ese aspecto, guste o no, decía, la tienen clara. Pararle el carro a mas de un sector q por usos y costumbres y flojos de papeles, se manejaron a sus anchas, sólo es posible con decisiones firmes y equipo en sintonía. En el fondo es una forma de decir: hay q laburar en serio, asumir responsabilidades y entender q el Estado no es salvavidas para nadie. Esa línea es muy buena, ya nos han succionado irresponsablemente demasiado ….hasta q pareciera natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*