Carta de Lectores, Ciudad, Opinión, Policiales

“Mar del Plata cada vez más peligrosa e insegura”

A pesar del esfuerzo de los funcionarios políticos y jefes policiales en demostrar mediáticamente que están trabajando en pos de la seguridad de los vecinos de esta ciudad, la realidad los pasa por encina y pone al descubierto que la ciudad está cada vez más peligrosa e insegura.-

Habrá muchos factores que conllevan a esta situación, pero lo más grave es la actitud e inacción de los funcionarios políticos, intendente, gobernador y jefes policiales locales,  en no asumir la realidad imperante y trabajar honesta y seriamente para resolverla.-

Es incoherente y peligroso que la nieguen o pretendan armar megas y costosos operativos mediáticos para fingir su preocupación u ocupación en el tema.-

 

Mientras los trabajadores policías denuncian la falta de medios y de elementos esenciales para poder trabajar y reclaman frente al palacio Municipal por mejoras en sus condiciones laborales, los vecinos, impotentes ante la situación, comienzan a hacer justicia por mano propia, lo que marca un grave descrédito hacia las instituciones.-

La inseguridad ya dejó de ser un problema de los barrios periféricos de la ciudad o de una clase social determinada.-

La situación actual de inseguridad no se resolverá abriendo nuevas escuelas de policías, sino que es necesario realizar los esfuerzos para contar con una policía profesionalizada, bien paga y con los elementos para desarrollar su tarea primordialmente de prevención del delito.-

Asimismo es imprescindible abordar el problema de la inseguridad en forma integral, resolviendo las causas que la producen y no solamente reproduciendo y lamentando las consecuencias que nos acarrea.-

Es imperioso garantizar a todos el pleno goce del derecho humano a la seguridad integral, y no solamente a los que pueden pagarla. La seguridad integral es aquella que garantiza a [email protected] [email protected] habitantes el derecho al trabajo, vivienda digna, educación, salud, justicia, entre otros derechos consagrados constitucionalmente.

 

ALICIA REYLEY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*