Policiales

Malvivientes liquidaron de dos disparos a un hombre delante de su pareja

policiacientifica

Una nueva víctima se cobró la delincuencia. Aparentemente el capítulo policial en la ciudad se nutre en su mayoría de ajustes de cuentas por viejas reyertas que con el paso del tiempo se pagan con la vida.

Un hombre de 34 años, de nombre Jorge Romero, que convivía con su pareja, fue atacado dentro de su vivienda por dos malvivientes que al parecer no buscaban elementos de valor en la finca sino recordarles viejas deudas. Luego de un intercambio de palabras el propietario de la morada recibió dos certeros disparos, uno en la cabeza y el otro a la altura del omoplato, provocándole la muerte en el acto.

Una de las hipótesis que se maneja en este tipo de casos es el del ajuste de cuentas. Lo que hay que entender, sobre todo en barrios de la periferia, es que muchos grupos antagónicos conviven a pocos metros y el nivel de violencia con el que se convive hoy es ineludible. Es por esto que es muy normal para los tiempos que corren que sicarios lleven adelante este tipo de trabajos sucios a cambio de un dinero redituable. O en su defecto ante la escasa intervención de la justicia vecinos intenten hacerse valer por sus medios a través de la denominada “Justicia por mano Propia”.

Por ahora se descarta el robo. Ya que según información fidedigna la pareja de Romero habría comentado que en ningún momento los dos sujetos exigieron algún tipo de elementos de valor. Solo abordaron a la victima y luego de amedrentarlo terminaron con su vida.

Personal de la comisaría Quinta al igual que Policía Científica recabaron información necesaria en el lugar de los hechos para dar con el paradero de las dos personas que habrían cometido el asesinato.

Por su parte la mujer que vivía junto a Romero, es la testigo presencial del crimen. La misma declarará en el día de hoy ante el fiscal de la causa Pablo Moyano.

Una nueva muerte que pone en jaque a la ciudad. Ya son 23 los decesos  por violencia e inseguridad en 105 días de 2014. El número crece a pasos agigantados y por ahora no se vislumbra una solución.

Los comentarios están cerrados.