Destacado, Política

Mal de muchos, consuelo de Pulti; ser K tiene sus consecuencias

Un gran número de intendentes del Frente Para la Victoria, y otros que abrazaron el Movimiento Nacional y Popular, tienen atraviesan serias dificultades para enfrentar la pérdida electoral que se refleja en los concejos deliberantes, entre ellos Gustavo Pulti que vive una situación similar al intendente de La Plata, Pablo Bruera, quien dispone 7 de las 24 bancas. Pero alarma aún más los ediles que se están mudando al Frente Renovador de Sergio Massa.

Tal como lo adelantó en forma exclusiva mdphoy.com, Pulti vivirá de zozobra en zozobra, condición que lo arrastrará a convivir con la emergencia, asolado además por la oposición que tiene demasiadas facturas que cobrar. Pulti ha dejado a la intemperie a todos sus aliados, aún a los propios integrantes de Acción Marplatense, que tendrán que dejar el conchabo público ante un inminente achicamiento de toda la estructura política en el Concejo Deliberante y en el Departamento Ejecutivo.

El tema es tratado en la nota que lleva como título: “Alarma entre intendentes K por su debilidad luego de la derrota”, publicada en La Nación que lleva la firma de María José Lucesole y refiere lo siguiente: “Por el avance del massismo en Buenos Aires, una decena de jefes comunales perderán la mayoría en sus Concejos o no podrán nombrar a su presidente”

 

El avance del Frente Renovador en los municipios gobernados por el oficialismoya tiene efectos concretos en la provincia de Buenos Aires: dejó a una decena de intendentes del Frente para la Victoria en una situación de debilidad alarmante, hasta el punto de enfrentar serias dificultades para designar al presidente del Concejo Deliberante. Incluso, unos pocos barones del kirchnerismo perdieron el control en sus concejos.

El gobierno provincial de Daniel Scioli sigue con preocupación este fenómeno. “No hay datos oficiales sobre la conformación de los nuevos concejos deliberantes. Hay muchos pases de concejales estos días”, admitió una fuente oficial.

 

A la mayoría propia le quedan 36 días. A la reducida primera minoría dos aciagos años políticos que serán para sufrir. Sin margen de negociación todos sus adversarios políticos harán foco en Acción Marplatense, en un híper complicado período de dos años. Habrá que andar con casco por la Municipalidad.
A la mayoría propia le quedan 36 días. A la reducida primera minoría dos aciagos años políticos que serán para sufrir. Sin margen de negociación todos sus adversarios políticos harán foco en Acción Marplatense, en un híper complicado período de dos años. Habrá que andar con casco por la Municipalidad.

El caso paradigmático es el de San Vicente, donde se registró una histórica derrota de Daniel Di Sabatino. El jefe comunal, que postuló a su hijo como primer concejal, perdió por veinte puntos y quedó desplazado de la presidencia del Concejo.

En el Gran Buenos Aires también enfrentan dificultades los intendentes de Quilmes, Francisco Gutiérrez; Presidente Perón, Aníbal Regueiro; Berisso, Enrique Slezack; Brandsen, Gastón Arias, y La Plata, Pablo Bruera, por mencionar sólo algunos.

En estos municipios, los intendentes conservan bloques con una ajustada primera minoría, pero ya no tienen quórum propio. Esto es, la mitad más uno de los ediles, para aprobar ordenanzas o designar funcionarios.

En el interior de la provincia de Buenos Aires la situación es aún más apremiante para los jefes comunales de Capitán Sarmiento, Oscar Ostoich; San Pedro, Pablo Guacone, y Azul, José Inza, que directamente quedarán desplazados de la presidencia de los concejos.

En otros distritos del interior, como Salto, Carmen de Areco y Arrecifes, los intendentes quedaron con una ajustadísima primera minoría, pero están obligados a negociar, ya que los bloques opositores, sumados, pueden condicionar cualquier ordenanza en el Concejo.

BARONES EN APURO

El caso paradigmático entre los barones del conurbano que se encuentran en apuros es el de Daniel Di Sabatino, en San Vicente. Allí el Frente para la Victoria obtuvo el 26% de los votos, contra el 46% del Frente Renovador. El partido liderado por Sergio Massa logró así hacerse de cinco bancas de las nueve que estaban en juego. El oficialismo apenas retuvo dos, y quedó en minoría en el Concejo Deliberante. Tras la elección, Lucas Di Sabatino, hijo del intendente, pidió cuidar la gobernabilidad: “Esperemos que no se vuelvan una máquina de impedir”, dijo.

En Quilmes, el intendente Francisco Gutiérrez se quedó con diez de las 24 bancas. El Frente Renovador tendrá cinco bancas; Juntos por Quilmes, cinco; el Frente Progresista Cívico y Social, dos, y Udeso, otras dos. También ingresará uno de Unión Popular. Así las cosas, Gutiérrez, que retiene la primera minoría, necesita al menos tres votos aliados para designar al presidente del Concejo, y no tiene garantías de poder alcanzar ese objetivo.

En La Plata el bloque del Frente para la Victoria que responde a Pablo Bruera quedó con siete bancas sobre un total de 24. El Frente Renovador le pisa los talones, con seis bancas. El Frente Progresista Cívico y Social se quedó con cuatro escaños, el bloque Nacional y Popular también obtuvo cuatro, mientras que la UCR y el Frente para la Liberación retienen un escaño.

La situación de algunos intendentes en el interior provincial es igualmente preocupante para el oficialismo. En Azul, la delicada situación política del intendente José Inza (FPV) se agudizó tras las elecciones del domingo 27 de octubre. Tras una fuerte derrota del oficialismo, Inza, que quedó cuarto detrás del Frente Progresista, del massismo, y de una colectora alternativa del Frente para la Victoria, tendrá dificultades no sólo para garantizar la mayoría, sino además para permanecer en el cargo, ya que se encuentra investigado por supuestas irregularidades en su gestión. El Frente Progresista, convertido en primera minoría, pedirá la presidencia del Concejo Deliberante.

En Capitán Sarmiento se dio una situación distinta: el Frente Progresista Cívico y Social contará a partir de diciembre con siete ediles, logrando de esta forma la mayoría absoluta en el Concejo. El Frente para la Victoria tendrá cinco representantes y perdería la presidencia del cuerpo.

En Arrecifes, en tanto, el intendente Daniel Bolinaga también cayó a manos del Frente Progresista Cívico y Social. El oficialismo local no tendrá quórum a partir de diciembre próximo: retendrá sólo seis bancas, mientras que cuatro serán del radicalismo y dos del socialismo (que podría aliarse al radicalismo) y dos serán del Frente Renovador. “No tengo idea de cómo se va a resolver la designación del presidente. No tenemos quórum ni mayoría suficiente para imponer al titular del cuerpo”, reconoció Bolinaga a LA NACION. Su situación no difiere de la que enfrentan muchos pares suyos en la provincia.

JEFES COMUNALES BONAERENSES EN APUROS

Peligra el control de los Concejos Deliberantes

·         Daniel Di Sabatino
San Vicente
Postuló a su hijo como primer candidato a concejal y perdió por 20 puntos, por lo que también le arrebataron la presidencia del Concejo

·         Francisco Gutiérrez
Quilmes
El triunfo del Frente Renovador lo dejará, a partir de diciembre, con una ajustada mayoría en el legislativo comunal

·         Aníbal Regueiro
Presidente Perón
Fue otro de los intendentes kirchneristas derrotados, en este caso por más de 7 puntos, a manos de la lista del massismo

·         Enrique Slezack
Berisso
La lista del FPV cayó al cuarto lugar en su distrito, mientras que dos referenciadas con Massa sumaron más del 40% de los votos

·         Gastón Arias
Brandsen
Llamativo es el caso de este intendente, que logró ganar por poco a nivel local, pero en el distrito Massa ganó la categoría para diputados

·         Pablo Bruera
La Plata
Se quedará con menos de un tercio (7 de 24) de los concejales del distrito, en un Concejo en el que seis fuerzas políticas tienen representantes

 

Notas relacionadas:

Baragiola con la bala de plata, en el peor momento de Pulti

Pulti corre el riesgo de ser suspendido con el nuevo Concejo

Pulti piensa en un gabinete de crisis; ¿renuncias?

Pulti pone en juego su mayoría propia en el Concejo en una elección crucial para su futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*