Básquet, Deportes

Luces complementarias

Facundo Campazzo cumplió una buena tarea en la marca y anotó puntos en momentos candentes del juego. (Foto: El Atlántico)
Facundo Campazzo cumplió una buena tarea en la marca y anotó puntos en momentos candentes del juego. (Foto: El Atlántico)

Algo cíclico, pero ganó. Y lo más importante, es que demostró que cuando ataca el aro con decisión, consigue con suma efectividad dividendos, tanto desde el perímetro como en el poste bajo. Por lo tanto, tiene variedad de goleo. Aunque todavía le resta pulir demasiadas cuestiones.

Así y todo, Peñarol, en proceso de desarrollo como equipo y con una sorprendente escasa concurrencia de su público, es el líder de la Liga Nacional.

El cotejo ante Ciclista Olímpico (con grandes nombres en muy bajo nivel) comenzó con mucha facilidad y favoritismo para el local. El Milrayita se fue ganancioso el primer cuatro con una ventaja de once (29-11), merced  al notable y sencillo desequilibrio de sus dos máximos exponentes, Sebastián Rodríguez (8 puntos y 2 asistencias en el cuarto) y Leonardo Gutiérrez (9). También Martín Leiva fue proveído por estas figuras que lo alimentaron bajo el aro (4 pts). La única vía de gol en el visitante fue Frank Williams con sus ataques individuales a toda velocidad y habilidad  (7).

Para el segundo cuarto, el local rotó todo el plantel y supo mantener la brecha en el marcador. Aunque, en la mitad del mismo, Jones se empecinó en culminar individualmente las acciones, marró en tres ataques consecutivos y Ciclista se acercó a seis (38-32 a 4min. 11seg.). En el Milrayita, resultó importantísimo el aporte a pura potencia de Alejandro Diez (8). Pero Jorge Benítez ajustó la puntería (7), y, hacia los 15 segundos finales, un triple de Eduardo Villares y otro de Williams dejaron al equipo santiagueño a uno (47-46). No obstante, en la última jugada apareció el jugador más determinante del torneo y cerró el parcial con un triple supremo sobre la chicharra para irse al descanso por cuatro arriba (50-46).

El tercer período fue el más flojo de Peñarol y donde Williams demostró ser un jugador superlativo cuando está con todas las luces. Además de su técnica y picardía en el traslado, posee una mortífera penetración y lanzamiento perimetral. La metió desde todos lados (17 en el cuarto). Encima el Milrayita no encontraba gol con tiros apresurados y/o incómodos. Ciclista metió un parcial 9-0 promediando el segmento y pasó al frente (55-50). Nuevamente Leo Gutiérrez (8) fue vital con dos triples, más la enjundia y sacrificio de Facundo Campazzo, para que Peñarol haya culminado (positivamente, por lo mal que jugó) abajo, pero en partido (73-72 se lo llevó el visitante).

En el último cuarto, el pibe que se perdió jugar el Hexagonal Final de Esperanza por la Liga Junior (Campazzo) expuso sus dotes por los cuales el técnico Sergio Hernández quiso retenerlo este fin de semana. Porque Facundo, tras sacarle la falta en ofensiva a Eduardo Villares, clavó un triple magnánimo en la jugada siguiente que sirvió para volver a conseguir aventajarse al local en el marcador (79-75 a 6min.). Luego, Peñarol aprovechó del contragolpe y de un Mike Jones picante con sus lanzamientos a distancia (9), para logar consumar una victoria de importante margen. Algo disímil respecto al sacrificio que finalmente precisó llegar a ello.

Síntesis:

Peñarol _ 96

Sebastián Rodríguez 14; Mike Jones 21; Marcos Mata 3; Leonardo Gutiérrez 26 y Martín Leiva 6 [FI] Sebastián Vega 7; Alejandro Reinick 1; Alejandro Diez 11; Facundo Campazzo 7 y Raymundo Legaria 0.

DT: Sergio Hernández

Ciclista Olímpico _ 83

Martín Trovellesi 2; Frank Williams 36; Diego Cavaco 5; Antonhy Grover (x) 6 y Kevin Yuong 4 [FI] Gabriel Cocha 5; Eduardo Villares 15; Jorge Benítez (x) 7 y Ariel Hillebrand 3.

DT: Fernando Duró

Parciales: 29-18/ 50-46/ 72-73.

Árbitros: O. Bautista y O. Martinetto.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas.

Por Marcos Buenaventura

Los comentarios están cerrados.