Ciudad, Política

Los teatros con las butacas vacías

Las necesidades políticas de Scioli, una obsesiva exhibición por su marketing político, impactó en las inversiones teatrales, uno de los fuertes de las temporadas de verano. Los resultados a la hora del balance final arrojaron un déficit notorio. Las compañías trabajaron a pérdida, “y si en febrero logramos empatar salimos a dar la vuelta olímpica”, dijo uno de los empresarios.

Los denominados espectáculos gratuitos no fueron tales, dado que la gobernación de la Provincia desembolsó jugosos cachet a los artistas, que a su vez sobre el escenario y ante más de cien mil espectadores (o más en algunos casos) le agradecían a Daniel Scioli y a su esposa Karina Rabollini, en una obvia devolución por los generosos montos que salieron de las arcas públicas de la Provincia. Otro de los que facturó a dos manos fue el concesionario del Paseo Hermitage y el escenario de Las Toscar, el multiempresario Florencio Aldrey Iglesias, amigo y socio de Daniel Scioli.

Insólitamente la oposición política guarda silencio sobre todo lo ocurrido. Claro es impolítico “tirarse en contra” de los cientos de miles de personas que asistieron  a los recitales, pero con este criterio y despilfarro de dinero, el lunes no empiezan las clases, por la miseria que le ofrecieron de aumento a los maestros. Scioli sostiene hasta el hartazgo que uno de los problemas de la inseguridad es la educación. Que cada cual saque sus conclusiones.

Un panorama completo sobre el desenvolvimiento de la temporada, en todos los aspectos relativos a una de las actividades de mayor movimiento en temporada alta, es descripto por el diario La Nación, que lleva la firma de su corresponsal en la ciudad Darío Palavecino.

El balance de la temporada teatral marplatense se había convertido en una suerte de plantilla. Sólo había que ajustar cuánto había crecido el movimiento con respecto al verano anterior. Así, por lo menos, fue durante los últimos cuatro años. Pero esta vez la historia cambió, y tanto productores como compañías, todavía sorprendidos, ven cómo los números a la fecha marcan una merma en las recaudaciones que en este momento oscila entre el 8 y 9%, pero que en enero llegó a casi un 15%.

La explicación parece sencilla: en el mejor de los casos, este período estival quizá logró igualar la cantidad de visitantes arribados al mismo momento del año anterior, pero con una notoria merma en los niveles de consumo, situación percibida en todos los rubros. Pero el daño mayor para las boleterías de los espectáculos teatrales, destacado por los empresarios del ramo, llegó con la serie de recitales nocturnos y gratuitos que aquí y con grandes artistas nacionales e internacionales llevó adelante el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Esas noches frente al escenario de Las Toscas, por donde pasaron figuras como Ricardo Montaner, Palito Ortega, el Chaqueño Palavecino, Pimpinela, Julio Iglesias y José Luis “el Puma” Rodríguez, entre otros, convocaron a verdaderas multitudes y les quitaron miles de espectadores, en algunos casos funciones completas, a las salas de teatro.

“No hay duda de que hubo una relación directa entre los recitales gratuitos y la caída en las taquillas”, aseguró a La Nacion el presidente de la Asociación de Empresarios Teatrales (ADET), Carlos Rottemberg. Y destaca que la peor semana en venta de boletos fue la tercera de enero, que fue la que también tuvo más recitales del ciclo organizado por la provincia.

Rottemberg recordó que habrá obras en cartel hasta fines de marzo, pero las funciones que vienen no alcanzarían para revertir la tendencia. “Si en el tiempo que queda logramos empatar los números del año pasado, damos la vuelta olímpica”, aseguró el empresario Javier Faroni, productor de varios de los principales espectáculos que se presentan en esta ciudad.

Bravísima , con Carmen Barbieri como cabeza de compañía y una cantidad de boletos vendidos muy similar a la del año anterior, lidera la tabla oficial de recaudaciones difundida por ADET. La siguen Los reyes de la risa, que protagonizan Alfredo Alcón y Guillermo Francella, y el trío Midachi. Todo indica que este podio se mantendrá sin cambios hasta el cierre de la temporada. Un repunte que llegó con febrero le permitió a El gran burlesque , propuesta que encabezan Juan Carlos e Iliana Calabró, hacerse del cuarto puesto en las últimas semanas. Pour la gallery , con Aníbal Pachano al frente, y la comedia Cuando Harry conoció a Sally , que coprotagonizan Araceli González y Raúl Taibo, cierran el lote de las más taquilleras.

Arranque inesperado

Bravísima abrió la temporada el 3 de diciembre y había buenas señales hasta fin de año, cuando la cartelera ya ofrecía una decena de obras. Pero los problemas asomaron en enero, apenas la música gratuita inundó las playas céntricas desde el escenario teñido de naranja que montó el gobierno de Daniel Scioli.

Siempre en horario nocturno, con muchas fechas programadas durante fines de semana, los recitales gratuitos fueron furor.

En los teatros acusaron el golpe y la queja tomó forma institucional a través de ADET, que logró un gesto de Scioli para que al menos la mayoría de los últimos musicales no coincidieran con el horario de las funciones teatrales.

No fue el único reclamo que la entidad tuvo que realizar contra sectores políticos. En un verano teñido de arranque de campaña electoral presidencial, los partidos se adueñaron de la vía pública y no dudaron en tapar con imágenes de sus candidatos los carteles que los productores teatrales habían contratado para difundir sus espectáculos.

“Esta temporada nos tiene que servir como aprendizaje para que esta serie de problemas y errores no nos vuelvan a sorprender”, dijo Faroni a La Nacion. “Lamentamos este retroceso después de cuatro años consecutivos de crecimiento”, señaló Rottemberg.

El empresario confirmó que las mediciones semanales que realiza ADET dan cuenta de mermas de recaudación del 11 a 14% durante enero, siempre con respecto a la temporada anterior. Y que la primera señal clara de recuperación llegó con los primeros días de febrero. “Justo cuando no hubo recitales”, explicó.

Algunos espectáculos aprendieron pronto que no podían competir y buscaron alternativas. Levantaban funciones que coincidían en día y horario con los recitales. Si podían, salían de gira.

Carnaval del Norte, la propuesta compartida por los grupos Los Nocheros y Los Tekis, tuvo su mejor taquilla el primer sábado de febrero, justo cuando no hubo recitales de la provincia. Y el sábado último, cuando “el Puma” Rodríguez cerraba por la noche el ciclo musical gratuito en Las Toscas, los salteños se mudaron por una noche a su provincia y participaron allí de un festival folklórico.

De todos modos, la ciudad perdió buena cantidad de turistas desde el inicio de febrero. Y las boleterías lo percibieron. “Nos cayó un poco la cantidad de gente, pero era lógico después de un enero en el que nosotros trabajamos muy bien”, dijeron a La Nacion desde la producción de Midachi. La obra sigue en cartel hasta este domingo y vuelve, para cerrar su temporada aquí, entre el 5 y 7 de marzo, en coincidencia con el fin de semana largo de Carnaval.

Cantidad y calidad

Este tropiezo duele en el sector porque consideran que la programación de esta temporada tenía buena calidad y cantidad en cuanto a títulos programados. Sólo unos pocos salen bien parados, en algunos casos a fuerza de acumular funciones y permanencia en cartel.

Entre otros destacados de la temporada aparece M, el impostor , el music hall de Martín Bossi que fue de lo más visto en el Auditórium, la sala oficial que ofrece valores más accesibles. A su vez, Yo amo a mi maestra normal , con Juan Pablo Geretto, asoma como una de las perlas del verano. También El bululú , con Oski Guzmán, muy premiado como El diluvio que viene , que tuvo reconocimiento por la apuesta en producción, pero no encontró todo el público que se esperaba. Mejor suerte tuvo 39 escalones, también ganadora de varios Estrella de Mar. Con presentaciones los lunes y martes en el Nuevo Teatro Güemes, esta comedia que protagonizan Fabián Gianola, Nicolás Scarpino, Laura Oliva y Diego Ramos -ahora reemplazado por Fabián Mazzei- tuvo que recurrir a dobles funciones para responder a la demanda de los espectadores.

Los confirmados 2012

Lejos de ser un traspié, la caída en las recaudaciones no parece intimidar a los empresarios. Por primera vez en mucho tiempo, ya confirman seis títulos para la próxima temporada marplatense. Faroni aseguró que volverá con 39 escalones, producirá la cuarta revista de Carmen Barbieri y desembarcará con el nuevo music hall que prepara Aníbal Pachano. Rottemberg, por su parte, también aseguró que la sala Mar del Plata ofrecerá el reencuentro en estas playas de la dupla Nito Artaza-Miguel Angel Cherutti. Y espera, en escenario a confirmar, la comedia TOC TOC , éxito de la temporada porteña. Ayer se confirmó que Antonio Gasalla volverá con Más respeto que soy tu madre -gran ganador aquí del verano 2009/2010-, esta vez en el Radio City. Y si bien todavía es una posibilidad, no hay que descartar otro regreso -uno más y van…- de Brujas , después de su buen momento en la cartelera porteña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*