Ciudad, Información General

Los pescadores rechazaron el aumento y sigue el conflicto

El gremio Simape recibió una propuesta de 22% de aumento, pero fue rechazada. Hoy se definirá en asamblea si continúa con la medida de fuerza, que tiene parado el puerto desde hace más de 45 días

El Sindicato Marítimo de Pescadores (SIMAPE) rechazó ayer una nueva oferta salarial y continúa el conflicto en el puerto de la ciudad de Mar del Plata, en tanto desde el gobierno nacional instaron a los sindicalistas a que “acepten la propuesta, arreglen, levanten el paro y se aparten del puerto”.

La negociación fue realizada personalmente por el intendente Gustavo Pulti, que tuvo dos reuniones con el ministro de Trabajo Carlos Tomada, una el pasado viernes y la última en la noche del lunes.

Al término de ese encuentro, Pulti trajo una última y “definitiva” propuesta que es la misma que se le hizo al Sindicato Obrero Marítimo Unido (SOMU), por lo que el intendente ante los medios de prensa acotó que “pensamos que no nos quedan mas instancias”.

Se plantea en ese texto -firmado por el ministro de Trabajo Carlos Tomada y refrendada por su par de Interior Florencio Randazzo- que queda firme el 22% de aumento firmado en mayo por el SOMU, pagadero en dos tramos de 11%, en abril y en octubre.

Según la propuesta del Gobierno, la única “gracia” concedida al Simape fue adelantar a julio la segunda cuota, con lo que en los hechos, a partir de la liquidación salarial de ese mes los pescadores ya estarían percibiendo el 22%.

Hasta la presidente Cristina Fernández de Kirchner se involucró ayer públicamente con el conflicto, cuando les dedicó algunos párrafos a empresarios y sindicalistas de la pesca en medio de la cadena nacional que utilizó al mediodía. “En Mar del Plata tenemos un paro hace tres meses por un desacuerdo”, dijo la Presidenta y añadió: “Estamos ayudando a 54 empresas pesqueras, con 3.080 trabajadores (…) Hemos también reducido los derechos de exportación de determinadas especies y, bueno, que encuentren ustedes a ver si hay algún empresario pesquero pobre o quebrado. Estamos haciendo un esfuerzo muy grande, todo esto cuesta plata”, insistió.

Mientras los marineros persisten con su reclamo, la paralización del puerto marplatense provoca que muchas otras ramas también se encuentren paradas en su actividad por la falta de pescado, ya que los fileteros (que cobran por jornal y la mayoría son trabajadores cooperativizados), no tienen más recursos para sostener a sus familias y demuestran sus enojos realizando protestas en distintas esquinas de ese sector de la ciudad.

También los comerciantes observan son angustia su situación, ya que sus locales no cuentan con la venta diaria que hace sostener su actividad. Asimismo, la actividad de ese populoso barrio y la ciudad se ve afectada por el faltante de circulación de dinero que mueve el sector. Pablo Trueba, secretario general del SIMAPE, confirmó que no están de acuerdo con la nueva oferta que les hizo llegar Pulti y manifestó que “nos acercaron el dictamen, que es la homologación de lo que firmó el SOMU y nuestra gente quiere el 22 por ciento todo junto a marzo”.

Además, puntualizó que “jamás nos dieron la posibilidad de discutir con los empresarios. Queremos solucionar el conflicto”. Trueba aclaró que todavía quedan pasos por cumplir: “hoy habrá reunión de comisión y mañana habrá asamblea porque se agolparon los trabajadores para ver cuáles eran las novedades”. Pulti, acompañado por Pedro Fernández y Fabián Giovanello, secretarios general y gremial de la CGT respectivamente, dos representantes de las cámaras de la pesca, pero ningún dirigente del Simape, se reunieron con el Tomada y su viceministra, Noemí Rial con el fin de intentar generar una propuesta de superación para el conflicto existente en el Puerto. La oferta del gobierno fue de firmar un nuevo acuerdo en el que se adelantaría a julio el 11 por ciento que correspondía a octubre y esa habría sido la última alternativa avalada por las más altas esferas del gobierno nacional.

De acuerdo con gremialistas del SIMAPE, un funcionario del gobierno nacional, les dejó como mensaje que “acepten la propuesta, arreglen, levanten el paro y se aparten del puerto”.

Mientras los marineros persisten con su reclamo, la paralización del puerto marplatense provoca que muchas otras ramas también se encuentren paradas en su actividad por la falta de pescado, ya que los fileteros (que cobran por jornal y la mayoría son trabajadores cooperativizados), no tienen más recursos para sostener a sus familias y demuestran sus enojos realizando protestas en distintas esquinas de ese sector de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*