Arte y Cultura, Infantiles

Los chicos, con el espíritu de El Bardo

Magia. El relato de Shakespeare apuesta a la fantasía y la creatividad.
Magia. El relato de Shakespeare apuesta a la fantasía y la creatividad.

Dicen que el espectador se forma desde chiquito: ahí es donde uno, de acuerdo a los estímulos que vaya recibiendo, construye sus elecciones posteriores. Qué mejor idea entonces que la de la Compañía de Danza Arballet de retomar aquello de Shakesperare para niños y darles nuevamente la oportunidad de observar la puesta de Sueño de una noche de verano.

Premiada con el Estrella de Mar 2009 al Mejor Espectáculo Infantil, la puesta adaptada y dirigida por Daniel Lambertini y Magenia Múgica, debutará este miércoles a las 20:30 en los jardines de la Villa Mitre -Lamadrid y Matheu- y luego se presentará en ese mismo escenario todos los miércoles de enero y febrero.

La propuesta de Arballet contiene danza, teatro y música. El objetivo es acercar a los chicos a obras que contengan una estructura mucho más compleja, más allá de que Sueño de una noche de verano sea la más ligera de las obras de William Shakespeare, a partir de su juego con el imaginario de las historias de hadas y duendes.

En el reparto se luce Paula Martín como Puck, quien a través de la danza y la palabra guía al público. Los demás personajes serán interpretados por La Reina (Stella Yelli), Los jóvenes enamorados (María Taglioni, Camila Rech, Chino Márquez e Ignacio Santillán), Oberón y Titania, Reyes de las hadas (Facundo Santillán y Andrea Oyanto).

Además el elenco se completa con el séquito de hadas y duendes de Agustina Rodríguez, Josefina Valero, Denise Castiglia, Valeria Silva, María Zaratiegui y Mercedes Ferrari. Sueño de una noche de verano es una obra que promueve, además, la imaginación y creatividad de los espectadores.

Los comentarios están cerrados.