Ciudad, Policiales

Lo robó porque “era gay”

Un delincuente fue condenado a siete años de prisión por el Tribunal Oral Nº2, por haber ingresado en el departamento de su víctima en el año 2009 y, según sus propios dichos, asaltarlo por “ser homosexual”.

En el juicio que se le llevó a cabo, el imputado alegó en su defensa que acompañó a la víctima hasta su casa a buscar plata para cerveza pero que “cuando estábamos en el ascensor, llegando al piso, me cayeron las fichas y me di cuenta que tenía que ser homosexual, que quizás tenía alguna intención para conmigo, por lo que ahí me termine de irritar y decidí robarlo, ya estaba entregado” (textual), para agregar inmediatamente, y sin que nadie le preguntara nada, “yo quiero que sepan que no soy ningún enfermo, a mi no me gustan los homosexuales, yo tengo mujer e hijo, jamás tendría nada con un homosexual” (textual).

De acuerdo a los hechos probados en el juicio, el día 10 de diciembre del año 2009, siendo aproximadamente las 3 de la mañana, el delincuente interceptó a su víctima en la esquina de Gascón y Corrientes, de esta ciudad y apoyándole un objeto en la espalda, con el que logró intimidarlo, lo obligó a ingresar al edificio donde residía, en Gascón 2274, para una vez dentro, hacerse conducir hasta el departamento. En el interior del inmueble lo golpeó y lo llevó hasta su dormitorio, dejándolo sobre la cama, amenazándolo de muerte.

Luego regresó a la habitación muñido de un cuchillo de cocina, propiedad del damnificado, con el que volvió a amenazarlo de muerte mientras le quitaba las zapatillas y el pantalón, para luego atarlo de pies y manos a la cama, con cables y sábanas que halló en el departamento, amordazándolo mientras le propinaba golpes de puño y lo intimidaba colocándole el cuchillo en el cuello y en la cabeza, exigiéndole que le dijera donde tenía dinero.

Luego de revolver todo el inmueble en busca de dinero y objetos de valor, habiendo utilizado para ello bastante tiempo, por cuanto hasta llegó a tomar cerveza de una botella que el damnificado tenía en su heladera, cuestión demostrada con la prueba de una huella dactilar suya que quedó en el envase, se retiró del lugar y se llevó consigo un celular marca Nokia, un celular Motorola, una radio, un MP 4, una plancha a vapor, prendas de vestir, un bolso, una caña de pescar tipo telescópica y un reel de pesca, como así también las llaves de acceso a la vivienda, dejando a su víctima atada, amordazada y totalmente inmovilizada en su cama.

Durante el juicio, el imputado reconoció los hechos pero alegó que los había cometido porque la víctima, al que no conocía previamente, se le había acercado en la calle, cuando estaba tomando cerveza y lo invitó a su departamento para ir a buscar dinero con el fin de comprar más cerveza, pero que una vez en el ascensor entendió que la víctima tenía otras intenciones para con él y decidió robarlo.

El delincuente fue sentenciado por el Juez Nestor Conti, del Tribunal Oral Nº2, a la pena de siete años de prisión, que deberá cumplir en la Unidad Penitenciaria de Batán, donde actualmente está alojado, por robo calificado con uso de arma, hecho perpetrado el 10 de diciembre del 2009.

En el texto de la sentencia, el Juez Conti dejó constancia de la posible unificación de penas prevista por el art. 58 del Código Penal, en relación a la causa N° 5815 del Juzgado de Garantías N°4 Departamental, la que deberá tratarse por separado, conforme lo solicitado por las partes, una vez quede firme el presente decisorio.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*