Básquet, Deportes

LNB: Quilmes logró una hazaña sobre el final ante un Boca desconocido

Ha-za-ña. Con todas las letras. Quilmes superó en tiempo suplementario por 70 a 68 a Boca en un partido dramático hasta el final, en el marco de la sexta fecha de la Liga Nacional de Básquetbol.

Los dirigidos por Leandro Ramella empezaron firmes en ofensiva y cerrados en defensa. El encuentro se fue acomodando con la figura de De Groath uno de los mejores extranjeros de la liga. Pero demasiados errores sobre todo para los “Xeneizes”, determinaron que el tanteador sea muy escueto 17 a 11.

En el segundo cuarto los locales pasaron un buen rato sin anotar y  Boca aprovechó para recortar la diferencia lograda en el primer cuarto.

Quilmes extraña al pivote titular Diego Romero ya que en la zona pintada batallaban de lo lindo para luchar contra los foráneos del visitante.

 

 

Maximiliano Maciel, uno de los héroes “Cerveceros” de la noche
Maximiliano Maciel, uno de los héroes “Cerveceros” de la noche

Los orientados por Duró no encontraron el aro quilmeño y solo defendieron de mala manera. El “Cervecero” no pudo sacar una luz importante y el ex Peñarol Selem Safar, De Groath, y compañía revirtieron el resultado 33 a 29 dejando perplejos a los simpatizantes en el Once Unidos.

El gran ausente de la noche hasta ese momento fue el tercer goleador de la competición Walter Baxley, con una pobre planilla.

Los visitantes arrancaron mejor y se distanciaban de los locales con los aportes de Safar y Robert Batle.

Mario Ghersetti se cargó de faltas y los norteamericanos de Boca aprovecharon no solo desde la zona pintada sino también para castigar desde los 6.25.

Pero todo siguió parejo con imprecisiones de los dos equipos. Boca siguió con sus perdidas en ofensiva y la “Cerveza” lo cerró mejor con 7 puntos arriba.

El pivote Tayavec Gallizi saltó al rectángulo pero se cargó de faltas y tuvo que dejar el juego. Robert Batle, con varias batallas en el lomo, sumó desde la zona pintada con comodidad pero falló demasiado desde la línea de sentencia.

Ni Quilmes ni boca parecían querer ganar. 26 pérdidas para los visitantes y varias corridas sin convertir para los locales.

Sobre el final lo mejor. El destino dispuso un cierre de película. La americana fue del foráneo Walter Baxley que no tuvo su mejor noche, pero desde 8 metros clavó un triplazo dejando por uno al “Cervecero” arriba.

Pero Batle que tampoco tuvo un gran juego convirtió desde la línea de sentencia igualando en 61 y derecho al suplementario. Sin jugadores interiores, ni Ghersetti y tampoco Gallizi para defender el canasto marplatense.

El “Xeneize” equivocó el camino ya que apostó al tiro lejano en vez de atacar la canasta con los pivotes norteamericanos. Quilmes logró una hazaña sobre el final quedándose con un partido 70 a 68 que Boca nunca entendió como jugar. Y con los dos mejores foráneos de la liga que jugaron un partido para el olvidar.

Los orientados por Carlos Duró que conformó un plantel largo y de jerarquía, no pudo con un elenco en formación que se hizo fuerte de local, defendió con el corazón, y trepó a la cima de la zona Sur.

Los comentarios están cerrados.