Básquet, Deportes

Liga Sudamericana: Peñarol fue una sombra frente al poderoso Uniceub

39-M-Ibarra-2

Matías Ibarra, lo más parejo de un Peñarol desconocido

Desconcentrado. Errático. Dando muchas ventajas frente a uno de los mejores equipos de Sudamérica: Uniceub. Fue un lapidario 88 a 61 y ahora no tendrá margen de error y deberá ganarle al local Aguada, por la primera fecha del cuadrangular de la Liga Sudamericana de Básquetbol.

Los brasileños fueron superiores a los marplatenses en todos los rubros del juego. Desde el comienzo quedó claro que en la zona pintada los dirigidos por Hernández iban a lastimar a “La “Peña”, con el foráneo Marcus Goree, que hizo de todo para erigirse como la figura de la jornada.

Otro de los que lastimó al “Milrayas” fue Nezinho Dos Santos que con lanzamientos exteriores ametralló la canasta una y otra vez. Al igual que el experimentado Alex García que completó una muy buena mitad.

La diferencia empezó a ser por demás extensa llegando a 18 de luz. La ofensiva marplatense careció de ideas y los de Brasil sumaban corriendo en contraataque.

Peñarol no fue contundente en la zona pintada. No gravitó para nada Martín Leiva, una de las vías de gol para cargar a los pivotes de Uniceub. El lanzamiento exterior no apareció y solo el extranjero Kejuan Johnson sacó la cara por los de nuestro medio.

Luego del descanso todo siguió igual. El ritmo del juego siempre lo controlaron los brasileños. Fueron los dueños del partido de principio a fin, aprovechándose de una tarde deslucida de Boccia, Leiva, Gutiérrez, entre otros…

Era muy probable que Uniceub ganara el encuentro porque es uno de los más poderosos de Sudamérica y como bonus tiene un orientador de experiencia. Los dirigidos por Rivero llegaron diezmados a esta instancia de la liga pero lo que no se entiende, y tampoco se negocia, es el esfuerzo. Las desconcentraciones fueron constantes en un elenco que por momentos pareció estar en otra cosa y no jugando en Uruguay.

Demasiado tibia fue la defensa de Peñarol. Nunca fue constante y dio muchas ventajas. Ante un conjunto brasileño que se aprovechó de todos los horrores de manejo y sobre todo en ataque. Las perdidas fueron clave ante jugadas poco claras, sucias, que siempre terminaron el gol del rival. De esa manera es obvio que no se puede ganar y menos ante este monstruo de semejante envergadura que sencillamente lo minimizó a los de Rivero con una diferencia abismal.

Sobre el final aparecieron los tiros desde los 6.75, por parte de Ibarra y Sosa, pero fue en vano ante la implacable ofensiva brasileña que siempre fue prolija y punzante.

Mañana desde las 20 se medirá con el local Aguada. “El Milrayas” tendrá revancha y deberá demostrar que lo de hoy fue solo un traspié y no un equipo sin alma, que extraña a Campazzo, como el sol a la luna.

Los comentarios están cerrados.