Ciudad, Política

Las listas espejo cobran vigencia: Pulti adhiere

En el caso que el intendente Gustavo Pulti vaya por su reelección, sería uno de los más fervientes adherentes a consagrar esa modalidad, tras haber sido también parte del experimento de candidato testimonial y renunciar al cargo de senador para el cual había sido elegido.

Según las consultas formuladas, la lista espejo sería un traje a medida, ya que el intendente podría perder entre el 10/20 % de los votos, si su candidatura va prendida a una eventual candidatura de Néstor Kirchner, a la presidencia de la Nación.

Cómo se recordará, en esa variante, la lista que encabezó Eduardo Pezzatti, arañó sólo el 7 % de los votos, pero sumada al Frente Para la Victoria, determinaron que el porcentaje final de ambas boletas sumadas, se convirtieran en las más votadas, que con la aplicación del cociente electoral y su residuo, arrojarán un resultado altamente positivo para el oficialismo, que se quedó con siete bancas.

Pulti en el convencimiento, de que podría resultar afectado (como otros intendente en igual situación) no dudaría en impulsar que ese tipo de boletas, vuelva a utilizarse. Pero ahora no hay candidatos, “todavía falta más de un año dicen”, pero esto es lo que se está cocinando. Todo en función de un arrastre negativo, del ex presidente, en una potencial nacionalización de las elecciones en Mar del Plata.

La UCR (sin el acuerdo Cívico Social), con Vilma Baragiola como candidata, hubiera sido la ganadora en 2009, si la lista espejo no estaba convalidada, siendo motivo de impugnación que desestimó la justicia electoral.

Así como a último momento el Gobierno nacional intervino en el proyecto final de la reforma política bonaerense aprobada a fines de 2009, en Balcarce 50 ahora trabajan para introducir cambios en su reglamentación.

Sucede que, además del impedimento de incluir las listas colectoras a nivel municipal, los intendentes advirtieron que la imposibilidad de llegar a una elección sin boletas “espejos” le restaría en los distritos entre el 10% y el 20% de los votos. Por este motivo, reforzaron un operativo de presión sobre la Rosada para que se vuelvan a habilitar las listas espejo.

En el Ministerio del Interior tomaron nota, pero advirtieron las complicaciones de la Ley 14.086, que fijó el sistema de internas abiertas, y prohibió estas nóminas. “Quien se presentare como candidato para cualquier cargo en las elecciones primarias, sólo podrá hacerlo por un partido político, agrupación municipal, federación o alianza transitoria electoral y para un solo cargo electivo y en una sola categoría”, dice el artículo 3.

Las boletas espejo (creadas en 1999, cuando Carlos Ruckauf fue junto a las boletas presidenciales de Eduardo Duhalde y de Domingo Cavallo, que competían entre sí) son nóminas con los mismos candidatos, pero que tienen diferentes sellos partidarios. Así, en los comicios de 2009, estas listas permitieron en el territorio bonaerense la victoria de los candidatos oficialistas.

Fueron treinta distritos en los que el oficialismo local participó con los mismos nombres en varias boletas, la mayoría con el sello de Progreso Social o partidos vecinalistas locales. El distrito en donde la boleta espejo obtuvo más cantidad de votos fue Florencio Varela, tierra del intendente ultrakirchnerista Julio Pereyra. Allí, la lista de Progreso Social con su nombre (fue candidato testimonial a concejal) obtuvo el 18,67% frente a los 27,87% de los sufragios obtenidos por la nómina 2 del PJ.

En José C. Paz, el intendente Mario Ishii logró que la lista de Progreso Social le aportara un 18,63 de votos, mientras que en Esteban Echeverría consiguió el 17,18%y en Ezeiza el 12,47% de los sufragios.

Fuente Perfil/mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.