Política

Las cifras del INDEC son tan absurdas que no queda otra que reirse

Este mediodía se realizó, frente a la puerta del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos -INDEC-, una divertida protesta ante las absurdas cifras que difunde el organismo. Hubo carnaval carioca y risas de fondo que salían de los parlantes. La actividad fue organizada por el Partido Socialista Auténtico y encabezada por su Secretario Gral. y candidato del PSA a diputado nacional para el 2013, Mario Mazzitelli, quien afirmó: “Venimos a responderle al INDEC de la forma más conveniente en el día de los santos inocentes: riéndonos. Mucha gente se ha reído con nosotros; esto quiere decir que ya nadie cree en este instituto”.

 

Desde que el INDEC fue intervenido -29 de enero del 2007-, primero fueron los aprietes a los trabajadores con las patotas de Guillermo Moreno, siguió con la separación de profesionales que tenían una gran trayectoria, con el arrinconamiento de otros que quedaron dentro del organismo pero sin funciones, con el apriete a consultoras privadas para que no den a conocer los índices de precios que ellos relevaban y con la quita de la personería jurídico-política a Consumidores Libres de Héctor Polino por el simple hecho de hacer lo mismo que viene haciendo desde hace 18 años.

 

Luego, se difundió que con 1600 pesos por mes una familia dejaba de ser pobre, que con 700 pesos mensuales salía de la indigencia y que era posible realizar las cuatro comidas diarias -desayuno, almuerzo, merienda y cena- con 6 pesos. “Esto es tan absurdo, tan grotesco que nos genera la alternativa de reir o de llorar. Nosotros elegimos reírnos. Porque la risa es alegría, es optimismo y porque tenemos la firme convicción de que esto va a cambiar“, expresó Mazzitelli.

 

Además, de quejas y protesta, también hubo propuestas: “Queremos que este instituto sea refundado sobre la base de un gran consenso que convoque la atención de científicos, matemáticos, académicos, mujeres y hombres de bien que le devuelvan la seriedad. Los números no sólo tienen que ser correctos sino, también, creíbles. Si hoy el INDEC diera un índice cierto, nadie lo creería. En boca de un mentiroso lo cierto se hace dudoso. Por eso, hay que recuperar la credibilidad“, finalizó el dirigente del socialismo auténtico.

 

Video nota: http://www.youtube.com/watch?v=H3ZthWpCBCQ&feature=youtu.be

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*