Política

La secta Cheppista

cheppi__1

El futuro ex embajador de la Republica Argentina en Venezuela, Carlos Cheppi, viene y continúa  trabajando duramente para la atomización del sector nacional y popular de la ciudad de Mar del Plata que responde a Cristina desde la primera hora.

Sus modos excluyentes y sectarios hacen medir la realidad del kirchnerismo acorde a la proximidad o lejanía hacia su persona. El proyecto personalista de este ex afiliado a la UCR en Balcarce no tiene miramientos al momento de calificar a los demás, según las decisiones que salen de él y sólo él.

Se ve que no conforme con haber intercedido fuertemente para romper la unidad del peronismo en Mar del Plata, ha arrasado y arrasa sobre todos aquellos que transitan y transitamos por el campo nacional y popular.

Nos enteramos, de malas a primeras, que es el poseedor del peronómetro, del kirchnerómetro, del nestorómetro y del cristinómetro. Curiosa forma de conducir, la de imponer e imponer, sin tan siquiera intentar persuadir. Tal vez ahora que tiene bajo su dominio a la Secretaria de Adoctrinamiento del PJ marplatense, convalidado con dudosos guarismos, pueda acercarse a una de las máximas del General que “conducir no es mandar, es persuadir”.

La alerta que aquí encendemos no es nueva, ya que vemos que desde la irrupción prepotente del cheppismo salvaje, su mayor logro ha sido la división del amplio sector que responde a Perón, Eva, Néstor y Cristina.

El mensaje cargado de sectarismo ha bajado a sus empleados y militantes con tal fuerza de odio, que algunos compañeros  odian y aborrecen a otros, sin saber bien porqué. Es entendible cuando es la conducción la que debería llevar la bandera de la unión. Pero en las pocas verdades cheppistas, no figura que “para un compañero nada mejor que otro compañero”. Y en este afán por captar lugares de poder para obtener el triunfo de su aventura personalista, ha pisoteado las posibilidades ciertas del debate y profundización sobre los temas que a los compañeros del movimiento nos preocupan.

La ecuación es sencilla, sos más menos peronista, más menos kirchnerista, si estás más menos cerca de él. Y aquel que osa plantear una disidencia o un debate es tildado de las peores cosas y en la medida del poder que ostenta, también es perseguido.

No ha tenido miramientos el cheppismo sectario en dejar sin trabajo a compañeros para colocar en su lugar si-cheppistas de primera o última hora. A disposición nombra: “vos concejal, vos delegado del PJ, vos funcionario del Afsca, vos funcionario de Anses, vos funcionario del Ministerio de Desarrollo Social, vos funcionario del Ministerio de Trabajo, vos funcionario del Enhosa, vos silbador oficial de actos que me incomodan”.  Y así una larga enumeración de acciones llevadas adelante con  indecorosos modos, que con promesa de pagos presentes y a futuro, sostiene un staff de asalariados que no tienen la capacidad crítica suficiente, ni la libertad espiritual, ni la independencia económica, como para señalar que el camino pueda ser otro.

Nada hace pensar que las cosas puedan ser distintas. Al contrario, todo indicaría que este camino de desunión que la secta Cheppista ha marcado, será profundizado. Apelo desde estas líneas hacia todos los compañeros pertenecientes al campo nacional y popular,  que defendemos las banderas de Perón, Eva, Néstor y Cristina, mucho antes de la irrupción prepotente del futuro ex embajador, a mantenernos unidos y organizarnos más por estos años de luchas que vienen, donde aquellos que hemos defendido el proyecto, sin buscar beneficios personales, podamos seguir haciéndolo como deber hacia nuestra conductora Cristina Fernández de Kirchner.

Cito a Perón: “El movimiento tiene enemigos de afuera y enemigos de adentro: quien no lucha contra el enemigo ni por la causa del pueblo, es un traidor, quien lucha contra el enemigo y por la causa del pueblo, es un compañero; y quien lucha contra un compañero es un enemigo o un traidor”.

También instamos a la secta Cheppista que mientan lo mínimo posible, o en todo caso, si van a mentir, al menos que se pongan de acuerdo, porque oficialmente nos cuentan que 1500 se juntaron a comer pollo o asado, según si eras invitado común o especial, para después decir, en voz del propio Cheppi, que eran mil, para después enterarnos que el lugar en cuestión (Centro Abruzzese) la capacidad no puede superar las 800 personas.

Son épocas distintas e intensas las que vienen. Debemos estar preparados para todos aquellos que nos quieran dividir por meras ambiciones personales.

Cerramos esto con una verdad peronista, la séptima, a ver si de una vez por todas convencemos a Cheppi y se afilia al PJ: “Ningún Peronista debe sentirse mas de lo que es, ni menos de lo que debe ser. Cuando un Peronista comienza a sentirse mas de lo que es, empieza a convertirse en oligarca”.

 Juan Manuel Rapacioli

 

6 Comentarios

  1. Calentitooooooo calentitoooo lo maniseeeee

  2. Gracias Jorge por el comentario. Ya empiezo con el Feliz año!!!

  3. La mención de una de las “verdades peronistas” esta fuera de lugar pues es simplemente una disfruta entre kirchneristas.

  4. Gracias Jorge por comentar.

  5. Memoria Peronista

    A los KK hay que dejarlos que se maten entre ellos, un radical(Cheppi)un peronista Pultista ex Facho y un Peronista vergonzante Vacante amigo del Contralmirante Lacoste ese del EAM78 (ente autarquico mundial 78 )Hombre de Massera. les suena La jirafa Azul?que alimentaba a los que construian el estadio etc,etcetc,nadie pone una constructora asi por que si, ¿no Vacante ? Quedate con el partido si todos sabemos que no fue nadie a votar que hay un arreglo con el gordo garivoto, ya se les va a terminar..no es la primera ves que hacen estas cosas. el partido como dice la militancia esta VACANTE….

  6. Gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*