Política

La profilaxis de CFK, facilitada por Moyano y Binner

Asimilando las más elementales normas de higiene, la presidenta se cubrió. Ambos, el sindicalista y el ex gobernador, resultaron  funcionales para que nada se derrame a destiempo.  Hugo Moyano usó el Día del Camionero para reaccionar, parafraseando a Diego con Totti Passman, si se quiere ser más explícito. El líder de la CGT se hizo los rulos, con sus pelos negros y chuzos, le deben $ 15.000.000.000 a las obras sociales de los trabajadores, pagan mínimo  no imponible hasta muy cerca del sueldo mínimo, las asignaciones  familiares son de la década menemista, las listas de legisladores se  hicieron sin su intervención. Dijo en la lluviosa tarde del Estadio de  Huracán “más del 50 % del 54 % son votos de ustedes, de los > trabajadores”.  Se paró en tres ejes el político, el sindical y el económico. Perdió en los tres, un papelón.

El otro personaje de esta historieta política que dejó al oficialismo con el 54 y pico por ciento, es el médico Hermes Binner. El ex candidato a la presidencial, cometió el craso error político, que contribuyó a dejar sin defensa a casi el 50 % de los argentinos, que no votaron a CFK y Amado Boudou. Y no fue porque no se lo hayan advertido, ya que se lo hizo clara y anticipadamente.
¿Ahora Binner es tan ingenuo? Se debería dedicar a otra cosa y no a la  política. Según sus declaraciones de ayer (conocidas hoy) busca aliarse con la UCR. ¿Qué estaba adentro de un tapper antes del 14 de agosto de 2011? Binner optó por un cordobés contador de cuentos y por un cineasta de excepción. Luis Juez y Pino Solanas fueron sus anclas, que colaboraron para que estemos atrapados sin salida, a expensas de una mayoría que actúa a discreción.
Moyano y Binner, 90 días después de haber sido colaboracionistas de este régimen, han mudado de pensamiento, pero el daño que han causado es irreparable e irreversible. Ahora que estamos en el horno con la  manzana en la boca, buscan una reparación. Para ejercitar y cuidar la democracia hay que deponer actitudes, ambiciones y aspiraciones personales. Las consecuencias las pagaremos millones y millones de argentinos. Ahora ya es tarde, tanto Moyano como Binner se deberían  hacer cargo, pero diciendo la verdad, no en la cuerda de los equilibristas.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*