Básquet, Deportes

La primera se queda en casa

Facundo Campazzo la figura de la noche. El cordobés entró y dejó bien claro que esta clase de partidos no le pesa. (Foto: Infoliga)

Peñarol no perdona, y lo viene demostrando todos los partidos. Con una base sólida de jugadores, tanto en defensa como ataque, construye cada encuentro de la misma forma: concentrado y sin dejar respirar a su rival. Esta vez el que lo sufrió fue Atenas de Córdoba. En el debut de las finales (de las siete en juego) de la Liga Nacional de Básquet, el elenco de Sergio Hernández le ganó 82-69 al de Oscar Sánchez. Cómodo triunfo, luego del tercer cuarto, cuando definitivamente lo dominó. La primera se queda en casa.

En medio de la celosía de los árbitros (intensa rigurosidad para hacer cumplir las reglas) y del nerviosismo del público en conjunto con el de los jugadores se presentó el partido. Atenas castigó de entrada con cuatro triples consecutivos y dejó anonadado a Peñarol por la gran efectividad de la visita. Sin goleo de Gutiérrez y Lamonte, al equipo de Sergio Hernández le costó asentarse en la cancha. Recién luego de cinco minutos el Milrayitas se soltó y comenzó a jugar distinto. Remontó una diferencia de siete puntos (5-12) para pasar al frente por primera vez en la noche, aunque terminó abajo por uno al cierre del primer cuarto: 17-18.

La pasividad para transportar la pelota que tenía el Griego, en el segundo cuarto fue de Peña. Mata asumió la responsabilidad en el inicio del parcial y clavó dos triples seguidos. Mientras tanto, el elenco cordobés comenzó a tambalarear dentro del rectángulo y a abusar del juego exterior. En ese lapso, Locatelli participó intermitentemente, como Osella y Romero, a quienes les costó mucho jugar en la zona pintada. No fue un segmento fácil para los de Sánchez, porque el dueño de casa supo corregir algunos errores para irse al descanso largo arriba por tres: 37-34.

Cuando parecía que el partido se empezaba a poner “chivo” para Peñarol, volvió a castigar fuerte para ampliar la ventaja a quince (62-47). Porque como acostumbra en cada partido, hay un cuarto que liquida al rival o por lo menos lo deja al borde del K.O. Y acá se lució Campazzo (8 puntos) y Rodríguez (6) para engalanar el mejor segmento del equipo marplatense que con holgura “secó” en el marcador al Griego y por eso se fue cómodo de cara a los últimos 10 minutos (62-49).

En el inicio del último cuarto intercambiaron ofensivas por ofensivas. Atenas por el afán de descontar encontró respuestas en Lo Grippo y Locatelli, mientras que Lamonte se enchufó en el partido y comenzó lentamente a ser pieza fundamental en cada avance. Pero no por nada Peñarol fue el mejor durante la temporada regular y pasó sin sobresaltos las series de cuartos de final ante Lanús y luego las semifinales ante Boca, ambas barriendo la llave 3 a 0. Este miércoles por la noche el equipo de Sergio Hernández volvió a demostrar que es el gran candidato para quedarse con la máxima corona de la Liga Nacional de Básquet. Sin gozar del estrellato de Leo Gutiérrez pero sí de la “caradurez” del juvenil Facundo Campazzo (la figura del juego con 14 puntos, cuatro rebotes y tres recuperos), el Milrayitas arrancó sonriente en la primera final de la LNB. El viernes va por la segunda.

Síntesis:

Peñarol_82

Sebastián Rodríguez 16, Kyle Lamonte 15, Marcos Mata 13, Leonardo Gutiérrez 13 y Martín Leiva 10 (FI); Sebastián Vega 0, Facundo Campazzo 14, Alejadro Reinick 0 y Alejandro Diez 0.

DT: Sergio Hernández.

Atenas de Córdoba_69

Juan Pablo Figueroa 7, Juan Manuel Locatelli 18, Albert White 9, Diego Lo Grippo 11 y Djibril Kanté 4 (FI); Juan Pablo Cantero 5, Diego Osella 4, Federico Ferrini 4, Diego Romero 5 y Pablo Orlietti 2.

DT: Oscar Sánchez.

Parciales: 17-18/ 37-34/ 62-49 y 82-69.

Arbitros: Pablo Estévez, Daniel Rodrigo y Juan Fernández.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas, Mar del Plata.

Por Maximiliano Ibáñez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*