Policiales, Política

La Prefectura redujo su presencia a una mínima expresión

Los efectivos de prefectura que se habían dispuesto meses atrás para reforzar la seguridad de la ciudad, tras la ola de violencia vivida que desató la masiva movilización de varios sectores, sobre todo de taxistas y remiseros, se habrían retirado de Mar del Plata hacia fines del mes de junio, convocados por la Ministra de de Seguridad de la Nación, Nilda Garré.

Así lo aseguran fuentes policiales y civiles, quienes piden no ser identificados, relacionados con la seguridad en la ciudad. Aunque desde el Ministerio de Turismo de la Nación que la Prefectura había abandonado el alojamiento de la Unidad Turística de Chapadmalal, cuya estadía facturaba la empresa Resaka y se cargó a la cuenta de los 13.800.000 correspondientes al 50 % del Fondo de Protección Ciudadana, que se haya bajo investigación de la justicia federal.

Finalmente, cómo se afirmaba desde los Foros de Seguridad, se consumió en viáticos una gran parte de los recursos, y ahora las consecuencias es la falta de equipamiento, que era el objetivo como lo indicaba la firma del convenio, entre la municipalidad con la Provincia y la Nación

A principio del mes de julio, en Mar del Plata comenzó a notarse una baja en el número de controles de prefectura en las arterias más transitadas de Mar del Plata.

Esos controles fueron en disminución, hasta reducirse a su mínima expresión, quedando en la actualidad, semanas y fines de semana enteros, sin los controles vehiculares y de personas que eran habituales realizaran desde ésta fuerza pública.

Así mismo, y en coincidencia, para esa época, desde el Ejecutivo Nacional se anunciaba la llegada de 1.200 gendarmes y efectivos de prefectura en 6 comisarías de los barrios del Sur de la ciudad de Buenos Aires.

Si bien no lo confirmaron abiertamente, desde la cúpula policial local creen que fueron trasladados en gran parte para cubrir dicha necesidad.

A dos años del desembarco de Prefectura en Mar del Plata, desde el Foro de Seguridad cuestionaron el gasto que ha significado mantenerla: “El dinero que provino del gobierno nacional fue consumido en gran medida por el operativo de la Prefectura Naval Argentina, el cual no mejoró la seguridad en general, y que estuvo restringido a 700 manzanas de la zona Centro, cuando nuestra ciudad posee en total 18.000 manzanas que quedaron devastadas y excluidas del operativo”.

Sumado a la falta de policías y patrulleros, cuestión de público conocimiento, los diversos sectores relacionados con el tema, aseguran que en los días venideros sería muy factible que se produzcan mayores demandas vecinales, en reclamo de mejoras en las condiciones de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*