Deportes

La patinadora Andrea González aseguró que analiza su retiro

Lista. Andrea ya se prepara para el Mundial de China.
Lista. Andrea ya se prepara para el Mundial de China.

Andrea González llegó un día antes al CENARD donde el equipo nacional, a las órdenes de los entrenadores Guillermo Herrero y Sergio Córdoba, se entrenará desde mañana de cara al Mundial de septiembre en China. A sus 32 años se la observa madura, reflexiva y todavía sensibilizada por algunos golpes que recibió de la vida en los últimos años. “El deseo de ganar todavía lo tengo. El sueño de subir al podio en el Mundial no me lo quita nadie”, asegura.

Sentada frente al sol en la misma entrada del patinódromo, todavía con los patines puestos por el entrenamiento reciente, Andrea se confiesa: “sé que es un esfuerzo más y que mi mamá va hacer fuerza desde arriba. Después, si subo al podio, analizaré mi retiro. Ahora quiero una revancha, no perdí el hambre de gloria. Estoy un poco cansada, eso es todo…”.

La patinadora marplatense analiza dejar atrás una exitosa carrera deportiva en la que sobresalen las 11 medallas de oro mundialistas, los 30 podios en esta competencia, otras 14 doradas en Juegos ODESUR y hasta el recuerdo vivo de portar la bandera nacional en los Panamericanos de Winnipeg ’99. “Después de los ODESUR Buenos Aires 2006 me caí. En esos Juegos gané dos de oro, dos de plata y una de bronce. Ese año me pasó de todo. Primero la separación, después el robo, que todavía me produce angustia, y cuando terminaron los ODESUR me cayó la ficha. A partir de ahí nada fue igual”.

“Con el robo sentí que me arrancaron todo mi esfuerzo. Fue una maldad, ni siquiera se llevaron el auto, la tele o el microondas. Me estaban esperando adentro de mi casa, me apuntaron con un arma, me ataron y se llevaron todas las medallas, el Globo de Mar y el Olimpia de oro. Por suerte el Círculo de Periodistas Deportivos me regaló una réplica de ese premio. Pensar que yo cada vez que bajaba del podio miraba la medalla y la guardaba para disfrutarla en el futuro… No me dejaron nada, me humillaron. Si hasta se tomaron mi leche y los dos yogures que había en la heladera…”, recordó Andrea, con lágrimas en los ojos.

“Ese día se me derrumbó todo. Y después vino la enfermedad de mi mamá que este año falleció, murió justo cuando me estaban coronando en Neuquén. Fui a competir a Neuquén porque ella me lo pidió, como cuando fui a Colombia después. A ella siempre le voy a estar muy agradecida por todo el esfuerzo que hizo por mí. Ahora tengo que salir a adelante, quiero agradecer especialmente el apoyo que recibo de la Secretaría de Deporte y de la Fundación Curuchet porque la verdad que hoy mi situación económica no es buena. Lástima que los sponsor no se acercan, ojalá tengamos buenos resultados en China para tener otra ayuda… El Mundial es una oportunidad para empezar a salir. Yo, como en toda mi vida, me descargo patinanado”, se sinceró quien, junto a Nora Vega, es la mejor patinadora argentina de la historia.

Y contó: “de chiquita ya vivía arriba de los patines. Hasta limpiaba la casa con los patines puestos. Me hacen sentir segura, en otro mundo. Andar a toda velocidad es mi descarga, todavía es así. Por eso me vine un día antes a entrenarme sola”.

“Podemos traer medallas”

-¿Podemos traer medallas del Mundial de China?
¿Por qué no?, claro que sí. En velocidad tenemos un buen equipo (además están Victoria López Rodríguez y Mayra Aria). Vicky tiene futuro y Mayra puede ser sorpresa. Y en fondo podemos pelear por una medalla tanto en mujeres como en varones (viajarán Melisa Bonnet, Silvina Posadas, Natalia Artero, Sergio Ali y Guillermo Cebrian). Y Ezequiel Capellano también puede sorprender, al igual que el fondista juvenil Ken Kuwada, quien todavía tiene 15 y ya anda muy bien entre los mayores.

-¿Y a vos qué te falta para llegar en la mejor forma?
Primero bajar de peso, con tres kilos menos voy a estar bien. Luego volver a estar fuerte. Lo bueno es que tengo mucho poder de concentración y algo de experiencia.

“A veces pienso más como entrenadora que como deportista”

El futuro no la obsesiona pero tampoco le despreocupa. Andrea González encara lo que resta de este 2009 con expectativas y algunos objetivos: “Me gusta enseñar. En River tengo a algunas chicas, una de ellas muy interesante, con mucha proyección. Se llama Yamila Cabrera, cuando yo la agarré le sacaban la vuelta, ahora gana la carrera. Tiene 15, me hace acordar mucho a mí a esa edad, hasta llora antes de correr por los nervios… A veces pienso más como entrenadora que como deportista. Pienso a futuro y me veo siendo entrenadora. Yo sé que si estuviera en el exterior podría ganar mucha plata pero a mí me cuesta irme. Ya tuve una propuesta para irme a Italia y preferí quedarme. Nada se compara con cantar nuestro himno y envolverse en una bandera argentina. Cuando me muera quiero que me lleven con la bandera”, prosiguió la multicampeona.

Cuando se le pregunta quien puede ser la próxima Andrea González sonríe y apunta: “tal vez Yamila pueda hacer una gran carrera, no es veloz, pero mejoró mucho la técnica. Vicky (Victoria López Rodríguez) es muy buena también, pero es sólo velocista. Futuro hay, pero no veo a alguien que reúna todas las condiciones para ganar en todas las especialidades. A mí Dios me dio el don de ser completa, no es fácil eso. Siempre se lo voy a agradecer”.

Y cerró con una reflexión más: “por competir en el alto rendimiento me perdí de muchas cosas, por ejemplo no terminé la escuela secundaria, eso es algo que algún día también me gustaría terminar”.

(Fuente: www.deportes.gov.ar)

Los comentarios están cerrados.