Carta de Lectores

La paradoja de la Justicia II

nota-957515-cesar-sivo-ningun-padre-esta-buscando-algo-colateral-tiene-alguna-intencion-espuria-130920063632

Cesar Sivo es el abogado querellante en la causa en la que se acusa al Juez Pedro Hooft de delitos contra los DDHH, cuando está demostrado por cientos de causas en la que ha intervenido, el Juez Pedro Hooft por el contrario era y es un defensor de los DDHH.

Ahora vamos a ver cuánto le importa a Cesar Sivo los DDHH que tanto defiende como abogado querellante en la causa armada en la que intentan imputarle al juez Pedro Hooft supuestos crímenes durante la última dictadura militar.

Los mismos funcionarios que vociferan sobre sus gestiones en derechos humanos no permiten que avancen las causas por las prostitutas desaparecidas en la ciudad. ¿Cuál es el problema?¿ Hay personas que tienen más derechos humanos que otras?

El doctor Eduardo Rezses y la subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia, Sara Dorotier de Corbacho, han señalado por medio de un comunicado que César Sivo trabaja desinteresadamente en las causas sobre terrorismo de Estado junto a esa Secretaría. Consideran asimismo que Sivo “está totalmente comprometido con la causa de los derechos humanos”.

Es indudable que los integrantes de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia no tienen buena información sobre la realidad de Mar del Plata, o tienen compromisos que los hacen mostrarse equivocadamente solidarios con el abogado.

Hay que decir que César Sivo fue funcionario judicial Mar del Plata, secretario del juzgado de José Antonio Martinelli, cargo al que debió renunciar luego de recibir dos fuertes sanciones por parte de la Auditoría de Control de Funcionarios y Magistrados de la Suprema Corte de la Provincia.

Como pudimos ver en la primer parte, en la causa detallaban los elementos que vinculaban al ex fiscal del Tribunal Oral Federal Marcelo García Berro con la desaparición de Verónica Chávez. En la agenda de Verónica se había hallado el siguiente texto: “Marcelo (abogado). Chevrolet Corsa 5187, Poder Judicial”.

Ese hecho dio lugar a una acalorada reunión de la que participaron un conjunto de magistrados convocados a la Cámara Federal para analizar la situación.

Es entonces que se le atribuye a Roberto Atilio Falcone haber dicho: “Y bueno che, ¿quién no anduvo alguna vez de putas?”. La frase revela un modo de pensar, ni muy derecho ni muy humano.

Marcelo García Berro fue suspendido en sus funciones en el TOF en agosto de 2002. En 2004 fue destinado a los tribunales de San Martín, en los que permanece cómodamente. Mientras tanto, César Sivo lo representa en la causa penal que se le sigue en la justicia federal por la desaparición de Chávez, y sostiene un discurso tal que es necesario evidenciarlo ante la comunidad con todas las letras.

Sivo dice, atacando el expediente en que la señora Palmira Díaz, madre de Verónica, consigue el rol de particular damnificado:
“no es posible dar a la señora Palmira Díaz el rol de particular damnificado porque aún no se sabe si hay una conducta penal que amerite la iniciación de la investigación (a García Berro), mucho menos se ha definido un objeto procesal concreto”.

Hasta aquí, prolijito: un abogado que intenta defender a su pupilo, un fiscal federal que, tal como aseveró en otro expediente, “consumía habitualmente prostitución”, que estaba vinculado a Verónica Chávez por citas de su agenda, testigos y cruces telefónicos.
Pero en su defensa de García Berro, Sivo, el experto en derechos humanos. Dice:

“Frente a esta incertidumbre procesal, no es posible legitimar la intención de la señora Díaz tal como ha sido resuelto. Véase que no está en condiciones de explicar cómo se fue Verónica Chávez, qué hizo después de salir de su casa, hacia dónde se dirigió, con quién estuvo, si eran varones, mujeres, funcionarios, policías, hippies, chulos, adolescentes. Si eran muchos o pocos. Si estaban en una choza o descampado, en un camping o una estancia, dentro o fuera de la ciudad, en una caballeriza”…
La madre de la desaparecida que no conocía a García Berro debe explicar la vida secreta de su hija. Ella debe señalar cómo era la vida de la víctima. Palmira Díaz debe aportar lo que el Estado no ha investigado porque la corporación judicial no quiere hacer nada al respecto. ¿Derechos humanos? ¿Cuáles?

Pero eso no es todo. Sigue César Sivo:

“de hecho ni siquiera puede aventurarse que Verónica Chávez murió, si está viva, si está herida, más o menos enferma, internada, dentro de un hospicio, enclaustrada, secuestrada, con gripe, con diabetes”.

Y nadie puede dejar de recordar al general Jorge Videla diciendo a los medios que “el desaparecido no está, no existe, es una entelequia, no está ni vivo ni muerto”. Tan derecho y tan humano.
Verónica Chávez desapareció en 1998, y Sivo ironiza como si la desaparición fuera un chiste de dudoso gusto. Hay 28 mujeres asesinadas o desparecidas en Mar del Plata que no merecen ni la ironía ni el chiste, salvo que se esté del lado de los criminales, secuestradores, asesinos o proxenetas.

César Sivo, en su defensa de Marcelo García Berro, fue por todos los extremos del pensamiento totalitario. Como Jorge Rafael Videla enseñó siniestramente: “lo que se ignora no existe”. Y abundó Sivo: “algo habrá hecho”, y abusó del sonsonete de que esta búsqueda de verdad sobre la desaparición de Verónica Chávez era la consecuencia del accionar de Marcelo García Berro en el Juicio por la Verdad.

Este es el abogado querellante en la causa que investiga los crímenes cometidos por el juez Pedro Hooft durante la última dictadura militar, si no fuera que está en tela de juicio la honorabilidad del Juez Pedro Hooft, podríamos decir que es una jodita para Marcelo Tinelli, no?

Fuente
El increible doctor Cesar Sivo
Por Eduardo Fernandez – Monday, Mar. 26, 2007
http://argentina.indymedia.org/

4 Comentarios

  1. En el ambiente judicial todo el mundo sabe quién este siniestro personaje que usa los DD.HH. como pantalla para encubrir su inmoralidad.
    En el ambiente judicial todo el mundo sabe que la causa contra Hooft está armada, que se trata de una venganza de los que fueron señalados por Hooft como vinculados al negocio de la prostitución y el narcotráfico.
    En el ambiente judicial todo el mundo sabe que los testigos contra Hooft recitan un libreto estudiado y aprendido de memoria y que las supuestas pruebas “contundentes” son truchas y producto de su febril imaginación.
    La causa está armada, el veredicto está elaborado de antemano y la condena también.
    Estamos ante otro vergonzoso capítulo de infamia de la historia judicial de nuestro país.

  2. Gracias Néstor por comentar.

  3. Vinculado con la carta y los comentarios de Nestor encontre este video en youtube. Creo tiene que ver con la denuncia que Hooft (padre e hijo) hicieron y que la justicia cajonea desde hace mucho. Veannlo y me cuentan; https://www.youtube.com/watch?v=Hh5eH40yFZ4

  4. Gracias Andy por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*