Política

La Municipalidad previno la realización de una fiesta privada en el barrio Santa Mónica

alcohol

Además, impidió el desarrollo de  un “after hours” en balnearios del Sur. Ambos eventos fueron convocados vía redes sociales.

La Municipalidad de Gral. Pueyrredon, por medio de la Secretaría de Seguridad, Justicia Municipal y Control, a cargo de Adrián Alveolite, previno el sábado pasado la realización de una fiesta privada y, además, en horas de la mañana de este domingo, impidió el desarrollo de un “after hours” en balnearios del Sur de nuestra ciudad.

En la noche del sábado, personal de la dirección de Nocturnidad y Ruidos Molestos procedió a suspender la realización de una fiesta privada en una casa de grandes dimensiones ubicada en Laprida 4421 del bario Santa Mónica la cual estaba convocada por la red Facebook y para la cual se cobraba entrada anticipada. Para tal efecto y en una tarea de prevención se procedió a intimar el domicilio horas antes del inicio informándoles a los propietarios que de realizar el evento se clausuraría el inmueble por detectar una actividad comercial no habilitada y no permitida mas allá de secuestrar los equipos de audio, instalaciones  y las bebidas alcohólicas. La presencia prolongada de los inspectores hizo que los responsables asumieran la conducta equivocada que violaría las normas de convivencia no escritas y las normativas municipales y provinciales vigentes, pudiendo así evitar que vecinos de la zona se vieran molestados en su descanso y seguridad.

Posteriormente en la mañana del domingo, personal de la Secretaría de Seguridad detectó a las 9 horas la realización de una fiesta en el balneario Balcón al Sur ubicado en el sur del partido de Gral Pueyrredon, la cual fuera convocada por las redes sociales y con venta de entrada. Al momento de hacerse presentes los agentes municipales acompañados de personal policial del distrito sur detectó en el mas de 500 personas consumiendo bebidas alcohólicas, energizantes y agua mineral, más allá del altísimo volumen con que se difundía la música la cual se escuchaba a mas de 600 metros de distancia,  procediendo inmediatamente al corte de la energía eléctrica para desalojar las instalaciones.

Al igual que en ocasiones anteriores se procedió a secuestrar el equipamiento de audio y sonido (columnas de sonido, amplificadores, consolas de sonido, etc), sillones utilizados para el armado de sectores VIP y otras instalaciones. El establecimiento quedó clausurado y desalojado evitando de esta manera una vez más que las personas que asistieron al lugar aumentaran el peligro de protagonizar accidentes de tránsito para sí y para terceros.

Las normas municipales y provinciales vigentes prohíben totalmente la realización de estas fiestas ya sea en domicilios privados como en balnearios ya que las mismas carecen de habilitación municipal no respetan las mínimas normas de seguridad exigidas, no poseen licencia para la venta de alcohol y se prestan para la comercialización de estupefacientes, donde también se vulneran las mínimas normas de convivencia prohibiéndoles a los vecinos de la zona gozar del descanso y tranquilidad que deben tener.

Foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*