Política

La Ley de Medios sostenida por falacias: el caso Longobardi es otro ejemplo

Cuando dicen pluralidad de voces en realidad quieren decir la voz única. Cuando dicen medios independientes, quieren decir medios para estatales y/o dependientes de la pauta oficial. Cuando dicen medios dominantes, quieren decir medios que difundan sólo la información oficial. Y así el discurso falaz, ha llegado hasta las actuales instancias. El objetivo central es debilitar a Clarín, luego de haberlo entronado durante la presidencia de Néstor Kirchner. Todo Noticias ahora molesta, como Moyano a quien le imputan los 300 saqueos en 40 ciudades, Ebe de Bonafini, Amado Boudou, Schoklender, se vuelven incómodos y sus casos nunca hubieran sido conocidos y ventilados. Van quedando al margen, son impresentables y van cediendo protagonismo, desaparecen de escena bajo la lupa de una justicia para nada confiable. Oyharbide es un caso emblemático.

 El desplazamiento de Marcelo Longobardi, es otro ejemplo de cuál es el verdadero objetivo de la Aplicación de la Ley de Medios, sobre la cual no se han expedido sobre la cuestión de fondo. El propósito en este tema es excluyente para el gobierno nacional, hasta tornarlo obsesivo y prioritario sobre cualquier otra política de Estado, económica, de transporte y energética.

 Puntualmente el doctor Nelson Castro, quien ya lo padeció su expulsión en Radio del Plata, se refirió al despido de Marcelo Longobardi, en un reportaje que reproducimos textualmente:

 “En un durísimo editorial, el periodista Nelson Castro, conductor del programa Primera mañana en radio Mitre (AM 790), se solidarizó hoy con su colega Marcelo Longobardi, quien fue echado de Radio 10, y apuntó contra el Gobierno y la ley de medios.

“La ley de medios, cuando dice «es más voces», si, más voces oficialistas. Más medios oficialistas y menos posibilidad para las voces críticas. Esta es la realidad, es dramática”, sostuvo.

“El Gobierno no busca pluralidad de medios, no busca pluralidad de voces, busca medios que estén en manos de estructuras empresariales que le respondan”, agregó.

“Cuando nosotros venimos advirtiendo los objetivos de la ley de medios, muchos al principio no lo creyeron. Pero esta es la realidad”, sentenció.

Castro expresó su “solidaridad absoluta” con Longobardi. E hizo énfasis en que “el caso” tiene “exactamente las mismas características” de lo que le pasó en Radio Del Plata “cuando Electroingeniería la compró”.

“En aquel momento, Electroingeniería nos echó y lo hizo respondiendo a directas presiones por parte del Gobierno. Y además lo hizo con una metodología tendiente a dejarnos sin aire durante aquel año, 2009, que era un año electoral”, explicó.

“Así que conozco perfectamente la dimensión de esta maniobra y por eso sé los momentos que está pasando Marcelo [Longobardi], muy feo. Quiero expresar mi solidaridad con él, estoy seguro que va a tener un lugar para poder expresarse, vamos a hacer todo lo posible para que lo tenga”, sostuvo.

Castro inmediamente habló de Cristóbal López, el empresario kirchnerista del juego que compró el canal C5N y varias radios que pertenecían a Daniel Hadad.

“Cuando dijimos que la llegada de Cristóbal López a los medios era una mala noticia, muchos dijeron «bueno»; pero esta es la realidad”, dijo.

“No llegan a los medios interesados en hacer medios mejores, llegan como un instrumento aleatorio de los negocios que tienen, un apéndice. El negocio principal de Cristóbal López no son los medios ni lo serán nunca. Y por supuesto que a Cristóbal López no le importa perder los medios y demás, porque total tiene tantos otros negocios con el Gobierno…”, agregó.

Castro finalizó su editorial con un saludo a Longobardi. “Soy absolutamente solidario con él, porque está viviendo algo que yo ya viví y que no se lo deseo a nadie”, concluyó.

Los comentarios están cerrados.