Ciudad, Información General

La justicia citó a Jaime y Schiavi, los comitentes de Otero

La matriz de las concesiones de las terminales de ómnibus, que se hicieron desde la Secretaría de Transporte de la Nación, dio lugar a un anhelo de décadas para los marplatenses, no obstante es escenario de continuos reclamos, quejas y rechazo de los vecinos, pasajeros y empresarios de las compañías que prestan el servicio, a quienes se les pretendió imponer el pago de un atraque, equivalente a un aumento 10 veces mayor.

Otero decidió cerrar la operación de la nueva terminal en el pico de la temporada, dejando los pasajeros en la vía pública y a oscuras. Asimismo no abandonó una actitud propia de un patotero (ver video aparte) en la reunión que mantuvo con vecinos en la Defensoría del Pueblo. Ni la Nación ni la Provincia, controlan esta concesión, y mucho menos la municipalidad, sumándose irregularidades e incumplimientos, que son causales de rescisión de contrato.

Según lo dio a conocer el diario Clarín, tanto Ricardo Jaime como Juan Pablo Schiavi, fueron citados por la justicia, mientras que el diario Crítica señaló a Otero como el máximo aportante de la última campaña electoral oficialista.

Otero admitió ser socio de Florencio Aldrey Iglesias, en cuyo multimedios como parte de la cadena oficial informativa de la ciudad, no se dan a conocer los graves problemas existentes en la nueva terminal. Además Otero durante la reunión en la Defensoría del Pueblo, admitió formar parte de las sociedades que integra junto a Florencio Aldrey Iglesias en la concesión del Hotel Provincial y en el proyecto de concesión de la denominada vieja terminal de ómnibus emplazada en Alberti y las Heras.

La información que da a conocer Clarìn es la siguiente:

El juez federal Claudio Bonadío citó a indagatoria para la primera semana de marzo al ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, un hombre de extrema confianza de Néstor Kirchner, por haber recibido dádivas de parte de empresarios que le pagaron sus viajes en aviones de alquiler. El magistrado también llamó a indagatoria a su sucesor, Juan Pablo Schiavi, quien viajó en vuelos pagados por empresas privadas vinculadas con el área que debía controlar Jaime.

Entre la última semana de febrero y la primera de marzo pasarán por el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py Jaime, Schiavi, el ex subsecretario de Transporte Aerocomercial Ricardo Cirielli, el empresario del transporte Sergio Cirigliano (Grupo Plaza), y el ex asesor del funcionario kirchnerista Manuel Vázquez, entre otros.

La investigación de Bonadío y del fiscal federal Guillermo Marijuán determinó que entre 2006 y 2009 se pagaron doce viajes que realizó Jaime junto a otros funcionarios del kirchnerismo y sus familiares. El monto aproximado de los pagos, según fuentes judiciales, es de 550 mil pesos. Los pagos los hicieron firmas vinculadas al Grupo Cirigliano (que explota trenes y colectivos) y empresarios cercanos a Jaime.

La citación a indagatoria implica que el juez ha conseguido pruebas suficientes para imputar de un delito a una persona.

El delito por el que será indagado Jaime está tipificado en el artículo 259 del Código Penal. Allí se establece que le corresponde prisión de un mes a dos años e inhabilitación absoluta de uno a seis años, al funcionario público que “admitiere dádivas, que fueran entregadas en consideración a su oficio, mientras permanezca en el ejercicio del cargo”.

La pesadilla para Jaime comenzó hace un año. En febrero pasado, a raíz de una denuncia del entonces fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, que aseguraba que el funcionario K usaba, desde 2006, distintos aviones privados para moverse dentro del país y rumbo a Brasil. Muchos de esos aviones eran de empresas a las que debía controlar, y no todas le cobraban por el servicio.

Por su parte, el actual secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, también deberá presentarse ante a Bonadío. Seguramente, el juez le preguntará acerca de los dos viajes que compartió con su antecesor en el cargo en aviones pagados por empresas privadas.

Los viajes fueron el viernes 8 de setiembre de 2006, con salida a las 17:56 desde Buenos Aires, con destino a Río de Janeiro y el domingo 10 de setiembre, a las 22,12, de regreso a Buenos Aires. Además de Jaime y Schiavi integraron el pasaje funcionarios de Transportes como Jorge Devoto y Marcelo Calderón, la secretaria de Jaime, Laura Gouvert, y la esposa del ex secretario, Silvia Reyss.

Tras la denuncia de Garrido, Jaime comenzó a ser investigado por la Justicia y se convirtió en el funcionario de los Kirchner con más causas en su contra, lo que terminó con su salida del Gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*