Ciudad, Información General

La industria naval bajo otra óptica

En un comunicado que lleva la firma de Walter Castro, secretario Gremial y a cargo de la Seccional Mar del Plata, la entidad reiteró la necesidad de reconstruir la flota nacional en astilleros argentinos, generando mano de obra argentina. “Nos asiste ese derecho por entregar recursos que son de todos los argentinos”, reflexionó el Secretario.

Castro salió a cuestionar las declaraciones formuladas por Jorge Martínez, vicepresidente de la Federación de la Industria Naval  (FINA), quien en el marco del Coloquio de IDEA que se desarrolló hasta ayer en la ciudad, había asegurado que “no hay ningún impacto” de la crisis internacional “ni en el transporte marítimo ni en el pluvial, ni en la industria naval.

“No podemos tolerar miradas netamente armadoras y segmentadas de la realidad del sector cuando en astilleros marplatenses no hay órdenes de construcción de buques y estamos condenados solo a trabajar en reparaciones”, aseveró el dirigente.

En ese sentido, puntualizó que el dirigente de la FINA “habló como director ejecutivo de Ultrapetrol”. El SAON tomó como “una falta de respeto que en nuestra propia ciudad, en nuestro propio puerto, netamente industrialista y naval, no quieran hacer creer que estamos con producción plena”, subraya el comunicado.

Ultrapetrol acaba de firmar un convenio con un grupo indio que opera en Paraguay, por lo cual incrementará su producción de barcazas. En la empresa planifican construir 200 barcazas anuales durante los próximos cinco años.

“La Industria naval no sólo son barcazas”, refutó el dirigente del SAON. “Tenemos todo un litoral marítimo para desarrollar. La mirada del sector debe incluir también a los astilleros privados que durante los años ´90 mantuvieron viva la llama de la industria naval. Quienes completan recibos de los compañeros todas las quincenas seguramente tienen otra mirada, no tan optimista como Martínez”, destacó el Secretario Gremial.

Por último, el SAON recordó que con mecanismos similares se comenzó con la destrucción del sector en los años ´90. Se decía que no había lugar en los astilleros, que la mano de obra no era calificada. Eran verdaderas máquinas de impedir que les hacían ver a las autoridades que todo estaba bien”.

Castro reiteró que el sector naval tiene enormes potencialidades pero es necesario contar con decisiones políticas que consoliden a la industria naval como un polo de desarrollo nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*