Ciudad, Información General

La Gruta de Lourdes se prepara para su fiesta

La Gruta ubicada en el puerto marplatense se está preparando desde hace varios días para celebrar el día de Nuestra Señora de Lourdes, el próximo lunes 11 de febrero. El 2, comenzó la novena y así cada día cientos de fieles se acercan a pedir, agradecer y dejar a los pies de la Virgen sus intenciones. El lunes la misa central será a las 19, presidida por el Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino, y concelebrada por gran cantidad de sacerdotes luego será la procesión por las calles del puerto. Como es tradición, será una verdadera manifestación multitudinaria de fe y amor a la Madre de Jesús.

La Hermana Ana María Herrera, de la congregación de las Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia que llevan adelante toda la obra de la Gruta de Lourdes, expresó “nos estamos preparando con muchísimo entusiasmo. Este año además de tener este regalo y privilegio en el Año de la Fe, que nuestra Gruta ha sido elegida por nuestro Obispo para que sea el lugar para ganar indulgencias; tendremos la visita canónica de nuestra madre general, Suor Natalina Rognoni”.

La religiosa señaló que durante la novena, participaron más personas que otros años, tanto durante la mañana –la actividad comienza a las 6 con el rosario y luego la misa- como por la tarde. Para el lunes 11, las celebraciones se multiplican, hay un programa muy intenso para que todos los que quieran acercarse a expresar su fe puedan hacerlo. A las 6 se rezará el rosario de la Aurora y luego la misa en la capilla. A las 8 se celebra otra misa en la capilla, a las 9 y a las 10 la misa es en la Gruta, y ésta última rezando por los enfermos con bendición eucarística. A las 12 se celebra la misa de la aparición de la Virgen en la Gruta, y a las 14.30 y 16 se celebra la misa en la capilla. Desde las 15, se estará rezando el rosario continuado en la gruta, pidiendo por los enfermos, la paz mundial y las intenciones particulares. Por último la misa central es a las 19 presida por el Obispo, se realiza la procesión por las calles del puerto y el regreso a la gruta con la bendición del Santísimo y el adiós a la Virgen.

 

Respecto a las inquietudes con las que se acercan las personas la Hermana Ana María detalló, “noto que la gente está muy preocupada por toda esta situación social, la falta de trabajo, la inseguridad, y que está con esa ansiedad, que todos tenemos, de que la situación mejore. En el año de la fe, el Espíritu Santo está moviendo a los bautizados, porque también he notado que se están acercando a los sacramentos de la confesión, la comunión, y es gente que hacía rato que no venía”.

Surgimiento de la Gruta de Lourdes

 “La gente me pregunta cómo surgió, por qué; y yo contesto que fue por voluntad de la Virgen, y eso está claro en la infinidad de plaquitas que dicen, ‘gracias virgencita’. Si bien hay algunas que pueden decir otra cosa, la mayoría son de agradecimiento por favores que la Madre les ha concedido”.

La Hermana Ana María relató que hubo una religiosa, Suor Conceta Ghersi, a la que le decían cariñosamente “La Mamma”, quería hacer una gruta para la Virgen de Lourdes destinada a las alumnas del colegio Inmaculada Concepción. Y así solicitó los terrenos actuales, que era una cantera, y las mismas alumnas y sus papás fueron ubicando las piedras y dándole la forma que ahora tiene. Se inauguró en 1937 y luego en 1950 se creó el Hogar de Ancianos y Enfermos Crónicos. “Creo que ninguna de las hermanas de la congregación en ese momento sospechaba que la gruta iba a tener esta dimensión de fe tan grande” resaltó Herrera.

El Hogar de Ancianos y Enfermos Crónicos

 Detrás de la Gruta de Lourdes, por la calle 12 de octubre,  hay una gran obra de amor, silencio y entrega que muchos desconocen. Las “Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia” llevan adelante el Hogar de Ancianos y Enfermos Crónicos que tiene más de 60 años de servicio, y donde actualmente se atienden 73 personas, entre ancianos y personas con capacidades diferentes.  Hoy son sólo 7 las religiosas, de las cuales hay varias muy ancianas, pero junto con empleados y voluntarios se ocupan diariamente de los olvidados, y muchas veces descartados, de la sociedad. De las “nenas” – como le dicen a las mujeres con capacidades diferentes- algunas ingresaron con 5 ó 6 años, y actualmente tienen 50, “prácticamente se han criado aquí”, dijo la religiosa.

 

“El carisma de nuestra madre fundadora, Teresa Michel es muy similar al de Don Orione, por eso es  lógico que tengamos este hogar, donde se socorre a los más necesitados e indigentes no solo física sino mentalmente” manifestó la Hermana Ana María Herrera.  “Hemos constatado que no hay hogares para personas con dificultades mentales que no lleguen a ser profundamente psiquiátricos, pero sí con síndrome de down, u otras patologías que no sean agresivas; y que puedan convivir y ser atendidas en nuestro hogar. El estado no contempla estas situaciones. Lo vemos en el caso con los ancianos no digo abandonados, porque hay un  asilo municipal a pocas cuadras de aquí, pero sí donde la familia carece de medios para atender, tiene escaso trabajo y no puede ocuparse de su abuelo; este es el lugar propicio”.

Como estamos con una crisis económica importante por el continuo aumento de los sueldos de personal –hay más de 50 personas empleadas, entre enfermeras, personal de limpieza y cocina, y de la gruta-  nosotros en este momento estamos pidiendo una cuota; pero siempre estamos atentos a que no nos falten lo que la madre fundadora decía, los ‘pararrayos’, que son esas personas que atraen a la Divina Providencia, por estar carentes y porque nadie las puede socorrer. Es decir que, por un lado estamos recibiendo a las personas que si pueden pagar y que son las que ayudan a sostener a estas otras pobres personas que no cuentan con los medios económicos para ser asistidas”, explicó la Hermana Ana María.

¿En qué colaborar con el Hogar?

 El Hogar de la Gruta de Lourdes, es amplio, luminoso, muy limpio y cuidado. Hay cuatro pabellones donde se dividen a los hombres, las mujeres, las que tienen capacidades diferentes y los que están totalmente postrados. Hay muchas necesidades, ya que la única asistencia que se recibe del Estado es por las mujeres que tienen capacidades diferentes, y es un monto que en algunos casos, sólo alcanza a cubrir sus medicamentos. “En este momento, estoy buscando la manera de que nos ayuden con dos cosas que consideramos indispensables,  unos arnés que son  aparatos para ayudar a levantar o acostar a las personas, que son carísimos y están por arriba de los 7000 pesos cada uno, de los cuales necesitaríamos por lo menos cuatro, uno por pabellón. Y otra de las cosas que también necesitaríamos con urgencia, son camas ortopédicas que son para la mayoría. Ingresan muchos con cuadros de hemiplejias, cuadriplejias, es decir, totalmente inválidas”.

En lo cotidiano como toda casa, se necesitan productos alimenticios pero también de limpieza. “Nos traen bastantes elementos para la comida, pero lo que no llega al hogar y es básico es la carne, las verduras. También los artículos de limpieza que es lo que siempre piden los empleados, como guantes, secadores, desodorantes, detergentes, papel higiénico, entre otros; son cosas que a la gente no se le ocurre que puede ser útil pero son muy necesarias. Cada cosa que compramos, es dinero que podría utilizarse para el pago de los sueldos, que es algo que mucho nos preocupa, hace meses que estoy pagando los sueldos fraccionados, en dos o tres pagos porque no tengo todo junto”, manifestó la Hermana con gran aflicción.

“He enviado distintas cartas, a la presidenta, a los distintos ministerios de desarrollo, de salud, al gobernador le he entregado notas contándole la situación. La ayuda que yo desearía del Estado, es un subsidio mensual con el pueda tener la tranquilidad de que cuento con una determinada cantidad de dinero. El déficit que tengo es de 100000 pesos, y eso provoca provoca que primero paguemos las cargas sociales y luego le demos los sueldo en cuentagotas, sabiendo que lo que gana el personal aquí no les alcanza, porque ellos antes de fin de mes, se gastaron todo. Con el agravante de que acá en el puerto, muchos son pescadores, y con la crisis del 2012, la mujer que trabaja aquí en e l hogar quizás es el único sostén de su familia y quizás a veces de su propios padre.  Esta siendo una situación realmente angustiante” relató la religiosa.

Finalmente la Hermana expresó que también los que deseen pueden colaborar con su tiempo, siendo voluntarios, “estar con una persona que le pueda preguntar cómo se siente, como está, cómo se llama, a los abuelos los hace sentirse vivos.  Porque sino ellos lo que hacen es dormir, todo el día y eso es una manera de alejarse de la realidad. Han venido jóvenes de colegios, a tocar la guitarra con los abuelos, eso les hace muy bien, les alegra el ánimo, les levanta el espíritu. Cuesta transmitir que ellos crean, que vale la pena la vida, vienen muy agotados, entregados, y uno tiene que trabajar con eso”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*