Portada

La economía ya se enfrió y Mar del Plata lo sentirá

No sabe cómo van a hacer para tener una inflación del 9 % en 2012 ni tampoco mantener el dólar a $ 4,40, cuando el paralelo está más alto. La política energética, el gasto público y los subsidios provocan el déficit y la inflación. El papel del INDEC y el dibujo de las estadísticas, con el crecimiento de la pobreza. La diferencia entre el relato y la realidad. Muchos en el 2012, se van a dar cuenta de lo que les dijeron en el 2011, no era cierto. Binner la reforma de Constitución Nacional y la reelección de CFK.

El compañero de fórmula presidencial de Ricardo Alfonsín, fue concluyente con sus conceptos, avalados por su experiencia y trayectoria. En la Facultad de Derecho fue generoso en sus respuestas durante una conferencia de prensa cuya reproducción textual es la siguiente:

– Se ha votado y el oficialismo ha logrado el 52 %. Sin embargo casi otro  50 % piensa o sostiene que el gobierno está pasando un elefante blanco por la Aduana. ¿Usted lo ve así?

 

– “Es dura la expresión del elefante blanco por la aduana. Yo diría que un 50 %  cree que el relato es cierto, pero sobretodo que después de 8 años de crecimiento a la Argentina le va mejor. Entonces en general el comportamiento, de los que le va mejor, es pedir no toquen nada. Más allá de que no son especialistas, en evaluar estos temas el gobierno ha manejado muy bien el relato. Usted  ha escuchado hablar a la presidente de inflación, inseguridad, energía, narcotráfico, transporte no se habla de eso. De Vido se enoja cuando se plantea el tema energético. Al gobierno al que le resulta muy difícil responder a los temas, que le plantean gran parte de los especialistas. Esto caracterizó al gobierno durante muchos años, y molesta como la inflación por ejemplo, que se  dibuja como en el caso del INDEC. Esto ha comenzado a complicarse, dura muy poco tiempo más, porque la bonanza internacional empieza a terminar. La Argentina está enfrentando el final de la euforia, en materia de precio de la soja, de apreciación de moneda. Teníamos una moneda apreciándose a un ritmo muy fuerte, pero lo disimulábamos porque Brasil lo hacía a un ritmo mayor, ellos en función de la caída del valor nominal y nosotros sobre la base de la inflación. Lo cierto es que la Argentina comenzó a ser cara para los chilenos, para los uruguayos, para los europeos y americanos. Pero Brasil a partir de este mes comenzó a ser cara para los brasileños. Es cara para los brasileños con problemas de competitividad, que nos generan problemas de suspensión en las automotrices y textiles como Alpargatas y Fiat. Bajar la producción se refleja en  despidos y suspensiones. También se refleja en los shoppings, no se acá en Mar del Plata, pero en Buenos Aires los brasileños están recorriendo la Plaza de Mayo y el Cabildo, pero no los Shopping”.

– ¿Este nuevo escenario cómo afectará a Mar del Plata, no sólo en materia turística?

– “Impacta sin ninguna duda, en cómo se redirecciona el turismo local a las playas brasileñas, en las últimas tres semanas. La gran traba para ir a Brasil era que  estaba caro. Pero ellos devaluaron el 25 % con una inflación del 5% entonces están barato y es competencia para Mar del Plata. Hay inflación en pesos. Los precios de los alquileres han aumentado en dólares, porque no sólo han mantenido el valor en dólares, sino que han aumentado por que la devaluación, es mucho menor que la inflación. Ya la gente no se queda contenta, alquilando en el mismo valor en dólares que el año pasado, quiere más esto genera el encareciendo del turismo interno. No sólo es un problema para Mar del Plata y el turismo, sino para la industria, va generar menos ingresos en Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, en la zona industrial que tiene Mar del Plata,  los textiles, es un combo complicado en medio de una crisis energética, menores recursos fiscales por la baja del precio de la soja.

– ¿Cada punto de inflación que esconde el INDEC, genera 100.000 nuevos pobres por mes en la Argentina?

– “Es simplista la estadística, hay que elaborarla un poco más, pero es así. Para el INDEC  la pobreza está debajo del 10 %, porque para el INDEC una persona puede comer por $ 5.- por día, yo lo  desafío a que lo haga y se le va complicar. Para el INDEC el pan está a 2,50 el kilo, la carne a $ 10, 50 (el asado), el pollo 6 $ el kilo, esos precios son ciertos porque ignora la realidad. Ha dibujado las estadísticas en los últimos 33 meses, y se puede comprobar más allá de la estructura de precios, también hubo dibujo de las estadísticas, redondeó hacia abajo”.

– ¿Comparte que un déficit comercial del 1,5 %, en relación al PBI, no es motivo de preocupación, como lo hace el gobierno?

– “Acá hay ver la foto y la película, la foto no es del todo clara, porque el gobierno considera y confunde ingresos fiscales con las ganancias del Banco Central, esto es un atropello a la racionalidad.  Las ganancias del BCRA, en su inmensa mayoría provienen de una revaluación de activos, son ganancias contables y girarlas al tesoro como lo están haciendo, es tan disparatado como una empresa que porque se revaluó el terreno donde está instalada, quiera dar dividendos en efectivo a los dueños, no es una ganancia que se pueda distribuir, obviamente. Cuando corregimos esos factores, la realidad es que estamos en un punto y medio del déficit. Dicen que un punto y medio no es tan grave y digo por supuesto que no. Me tocó asumir el BCRA en el ´89 con 9 puntos de déficit, comparado esta situación, esto es cosa de chicos. Ahora teníamos superávit de 3 puntos hace 4 años atrás, entonces hemos transformado un superávit de tres puntos en déficit de un punto y medio. Hay que ver la película. Estamos en un fenómeno de deterioro que tiene una explicación; la crisis energética y los subsidios. Cada vez tenemos más componente de energía importada, que lógicamente no puede trasladarse a los usuarios y se aumenta el subsidio, tenemos una dinámica de crecimiento del 30 % del gasto público anual. Ahora prevé que en el presupuesto 2012 va crecer el 18 %, ahora hay que ver si lo logran cumplir. Ese crecimiento del 30 % del gasto público, ya está en el 41 % del producto bruto, se explica el crecimiento más que proporcional de los subsidios”.

– El nuevo presupuesto contempla 9 % anual de inflación y el dólar a $ 4,40. ¿Es viable y se compadece con la marcha de la economía?

– “No se compadece, no creo. ¿Por qué van a bajar la inflación del 25 % al 9 %? no está claro cómo van a mantener un dólar a $ 4,40, cuando el paralelo esta arriba de eso, como un valor promedio para el año que viene. Hay problemas que no están siendo atendidos por la conducción económica. Creo que no es preocupante que un candidato a vicepresidente recorra el país tocando la guitarra, lo digo con envidia porque me gustaría a mí también tocar la guitarra. Es preocupante que un ministro de Economía, no este ocupándose del tema cuando sus pares de Chile, Uruguay, Brasil de todo el mundo están en reunión permanente, tomando decisiones sumamente difíciles como se están tomando. Me preocupa la desatención que se le brinda al tema, espero que sea un tema electoral y dure dos semanas nada más, pero lo permite un relato y un coro de que está blindada la Argentina, frente a estos acontecimientos y la crisis.  Hemos descubierto la piedra filosofal de la economía, la manera de crecer sin generar problemas, estimulando el consumo sin generar inconveniente, ese es el problema. No hay ningún país en la historia de la humanidad, que realmente pudo crecer sostenidamente aumentando el consumo. No estoy en contra del consumo, pero no se puede estimularlo sin la producción, sino se genera y se transforma en inflación. Como somos eficientes para generar el consumo, hay que ser eficaces para estimular la producción, hay que volver a la cultura del trabajo, a la producción, condiciones para la inversión, que hemos dejado de lado, fomentando el asistencialismo de los planes, de los cual no estoy en contra porque en la emergencia se justifica,  pero eso no alcanza el hombre tiene derecho a la supervivencia, no sólo con un plato de comida todos los días, sino que el hombre tiene derecho a construcción de la sociedad con su trabajo”.

– ¿Cómo es la película de la económica doméstica?

–         “Se va a resentir, el enfriamiento de la economía ya está lanzado, el crecimiento de la economía a va a ser una fracción a la registrada este año. Habrá tensiones cambiarias, hay que ver cómo las resuelve, yo no voy a opinar sobre el tema, el gobierno va a decidir cómo hacerlo, voy a opinar si somos gobierno.  Tensiones energéticas, huidas de capitales, son los problemas que tienen que enfrentar en el 2012. Lamentablemente la sociedad va a descubrir el año próximo, que lo que le hacían creer en el 2011, no es más cierto. No es la primera vez que esto pasa en el contexto político argentino”.

– ¿Se corre el riesgo que un triunfo de CFK, habilite a una reforma constitucional, que contará con la aprobación de Binner, como lo ha sostenido Elisa Carrió?

– “No me gusta hacer nombres propios. Pero está claro, no todos los opositores jugamos de la misma manera, hay ciertos candidatos a presidentes, fundamentalmente los que tiene intereses electorales provinciales, que han sido funcionales al gobierno, rompiendo la oposición. Y esto me preocupa, porque quiere decir que el gobierno ha logrado tener algunos socios en la oposición, que lo ayudan a permitir este empate que se ha obtenido el 14 de agosto. En cuanto a la reforma constitucional, la preocupación de la que habla Lilita Carrió la tenemos todos, quizás no estamos usando la denuncia al estilo de ella, porque tenemos modales distintos. Pero tememos que de lograr un resultado muy favorable, este gobierno vaya por una reforma constitucional, que en la práctica no es sólo un problema de la reelección, sino de la independencia de los poderes. A mi no me preocupa tanto la reelección por cuatro años, pero me preocupa los superpoderes, los DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia), los atropellos a las libertades individuales, que haya ministros y jefes de gabinete que le den instrucciones a los jueces, como en el caso Sobrero, que sean dependientes del Poder Ejecutivo, los economistas perseguidos por decir la verdad, mientras se contratan encuestadores para decir una mentira. Esos son los temas que preocupan. Esto tiene que ver con que yo haya decidido acompañar al radicalismo, que en sus 120 años de historia hizo una bandera de los valores republicanos, de los valores democráticos, de la división de poderes, de la vigencia de las instituciones y creo que en este momento la política necesita una dosis de ética, de moral, de todos esos valores devaluados en la política argentina”.

Los comentarios están cerrados.