Ciudad, Información General

La Cruz Roja reconoció a un taller de costura de la Cárcel de Batán

Ocupación. Las detenidas logran despejar su mente con esta iniciativa.

Las internas de la Unidad 50 de Batan que participan del taller de costura fueron reconocidas por su colaboración y trabajo por la Cruz Roja de Mar del Plata: las detenidas confeccionan prendas de vestir para chicos que luego son entregadas a la entidad para que las distribuya entre los más necesitados.

Todo comenzó para el Día de la Mujer de 2008, cuando la profesora de Educación Física Gabriela De León, que presta servicio en esa dependencia carcelaria, concurrió a una academia de peluquería en la cual solían ir a barrios humildes a cortar el cabello gratis.

Tras esa visita y con el apoyo de la directora de la Unidad 50, Doelia Bonavita, y Dora Scarlatta, presidente de la Cruz Roja Mar del Plata, coordinaron concurrir a la cárcel para cortarles el pelo a las internas. Scarlatta, además de presidente de la entidad, es la dueña de la academia que solidariamente corta el pelo gratis en barrios carenciados.

Luego, y teniendo en cuenta que la Cruz Roja recibe muchas donaciones de indumentaria de adultos pero no así de niños, ya que siempre pasa al hermanito menor hasta que la ropa ya no sirve, se refaccionó un salón que se encontraba desocupado en el penal. Allí se colocaron 5 maquinas de coser (préstamo de la Cruz Roja para el taller) y se comenzó con el taller de costura.

Durante los dos primeros meses estuvo concurriendo a ese lugar una profesora de costura pero luego no pudo asistir más y las detenidas comprometidas con el proyecto comenzaron a pedir revistas y a calcar moldes de niños. Fue así que pudieron seguir adelante con el taller.

Las internas desarman la prenda de adulto y utilizan esa tela como materia prima, es decir cortan con los moldes y arman ropa de niños que luego es donada a la Cruz Roja y ellos se encargan de distribuirlo a la gente necesitada.

Además, este taller tiene un montón de beneficios para las internas: significa su mente y tiempo ocupado en algo productivo, aprender un oficio para el día que recuperen su libertad y además, si no tiene otro oficio, cobran el peculio. Para la Cruz Roja significa conseguir la ropa que necesitan ya que tienen 13 comedores escolares a los que ayudan.

Durante la epidemia de Gripe A, las internas trabajaron dos meses haciendo barbijos de tela y descartables que fueron entregados a Defensa Civil y al Hospital Interzonal de Mar del Plata.

El miércoles 24 se realizó la tercera entrega de ropa totalizando aproximadamente unas 800 prendas confeccionadas con sumo cuidado y prolijidad con detalles como bordados y dibujos.

El 15 de marzo, Scarlatta tiene previsto viajar a Buenos Aires a la Cruz Roja, sede central, para presentar el proyecto de realizar este taller, con el mismo sistema, en todas las sedes que tiene esta entidad y donde existan a su vez unidades penales para canalizar y llevar adelante este emprendimiento.

(Fuente: www.prensa.gba.gov.ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*