Política

La boletas no entran en la urnas y habrá problemas

A partir de una experiencia realizada, por los candidatos a diputados nacionales del Mov. Proyecto Sur, Mario Mazzitelli y Mónica Frade, se pudo comprobar que las urnas que se usarán el domingo para las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias comienzan a colapsar llegando a los 250 votos, sobre un padrón de 350 electores por mesa. “En aquellas mesas -de las 32 mil que habrá habilitadas en la Pcia. de Buenos Aires- en donde la concurrencia supere el 80% del padrón, habrá serios inconvenientes, ya que el elector no podrá poner el voto en la urna que le corresponde”, explicó Mazzitelli.

Para la Dra. Mónica Frade, “esta verificación operativa advierte sobre problemas básicos, que deberían haber sido tenidos en cuenta con suficiente anticipación por la Justicia Electoral y, por tanto, no pueden pasar por alto todos aquellos involucrados en la organización de este acto eleccionario”.  

“Pero el principal problema aparece en el escrutinio provisorio y definitivo”, aseguró el candidato a diputado nacional. La enorme complejidad que ofrece una planilla con 180 casilleros, hay que sumarle la cuestión espacial, donde según la cantidad de listas que se presenten, se necesitarán superficies de 20 metros de largo para poner las boletas una al lado de la otra.

“Estamos advirtiendo que el escrutinio va a tener un alto margen de error, que obligara a revisiones imposibles de realizar por falta de tiempo; dado que el 3 de septiembre deben presentarse los candidatos definitivos. El trabajo de 60 días deberá cumplirse en 16. Esto conllevará errores, con sus respectivas observaciones e impugnaciones, que si bien serán registradas en las actas de escrutinio se terminarán pasando por alto. Se denegará la apertura de urnas por ausencia de tiempo, poniendo en tela de juicio la transparencia de la elección”, finalizó Mazzitelli.

ALGUNAS RECOMENDACIONES A PARTIR DE LA EXPERIENCIA:

1. LAS URNAS: Los presidentes de mesa deberán ser cuidadosos al momento de armar las urnas, doblando primero las solapas menores y luego las mayores, evitando así que se obstruya la ranura de la urna. De lo contrario, el número de votos que pueden meterse en la urna es aún menor.

2. LAS BOLETAS: Por otro lado, debido a su extensión, si la boleta de seis cuerpos no es doblada con mucha prolijidad y “planchada” con las manos antes de incorporarse al sobre, las urnas se llenan con apenas 220 votos. Lo cual resulta un buen consejo, para que todos los presidentes de mesa instruyan a cada elector antes de que éste entre al cuarto oscuro.

Los comentarios están cerrados.