Política

La autocrítica radical dispara las internas

Según sus palabras, la reunión fue muy importante y positiva, pues permitió a los más de 200 asistentes intercambiar opiniones, generar un debate amplio, y producir una autocrítica profunda, acompañados por Ricardo Alfonsín y Miguel Bazze, entre otros dirigentes nacionales, provinciales y distritales. Sin embargo, aclaró: “creo que la discusión no se terminó ahí; me parece que más adelante habrá que abrir otras instancias de diálogo y confrontación directa para fortalecer al partido y aparecer como una opción firme en 2013”.

El encuentro contó con la participación de algunos radicales que defendieron, y de otros que expresaron su absoluta oposición al acuerdo con Francisco De Narváez. El propio Ricardo Alfonsín reconoció que el acuerdo electoral en la provincia de Buenos Aires “no dió los resultados esperados y que, por el contrario, generó más inconvenientes de los imaginados”, pero aseguró que fue hecho pensando en mejorar las chances electorales del radicalismo, sin resignar ningún principio, y de manera orgánica, con la aprobación casi unánime de la Convención Provincial. A partir de esta explicación, se diferenció a quienes desde el vamos cuestionaron el acuerdo, de aquellos a los cuales se acusó de resentidos por no haber formado parte de las listas o de hablar con el diario del día después.

Mario Rodríguez cuestionó “a aquellos que ni siquiera esperaron a que se terminara con el recuento de votos para salir a posicionarse políticamente de cara al futuro o comenzar a pasar facturas apresuradas en orden al resultado obtenido en los comicios, o a aquellos que acompañaron todas las decisiones tomadas y ahora salen a hablar como si no hubieran sido parte fundamental y principales beneficiarios de ese acuerdo. Nosotros en Mar del Plata no quedamos conformes con la elección que hicimos en el nivel local, y hubiéramos preferido que se respetaran los códigos y sostener la costumbre de lavar los trapitos en casa, pero ante tanto oportunismo, incluso de los que unos meses antes de la elección apoyaban candidatos que proponían acordar con De Narváez y después lo criticaron para posicionarse en la interna, no nos vamos a quedar callados”.

Al finalizar, Rodríguez pronunció: “ahora nos quedará por delante la tarea de reconstruir, fortalecer y mantener a la UCR como un actor fundamental en la política, comprometiéndonos a recrear afinidades para oponernos al oficialismo cuando la realidad así lo amerite, trabajando para que la sociedad vuelva a reconocer en el radicalismo condiciones para gobernar, y forjando una solidaridad que construya la alternativa que la ciudadanía se merece, creyendo como siempre que un país, una provincia y una ciudad mejor son posibles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*