Ciudad, Política

La ANSES de Tandil se llenó de cargos políticos

Así lo señala una nota del diario La Nación, donde se detalla los pormenores de las polémicas designaciones y la disparidad de las mismas, que pasan también por la apertura de nuevas agencias de ANSES, en poblaciones de escasos miles de habitantes como Gardey y María Ignacia (Vela). Algunos con vinculaciones al Club Deportivo Santamarina, el más popular de la ciudad y uno de los principales en ese aspecto en el territorio bonaerense.

Diego Bossio, el director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), es originario de Tandil. En esa ciudad, aunque ya ocurrió en otras, algunos nombramientos de dirigentes políticos cercanos al kirchnerismo en las oficinas del ente que maneja el dinero de los jubilados despertaron sospechas.

Como consecuencia, el consejo deliberante local realizó hace casi un año un pedido de información a Bossio por las contrataciones de un ex candidato a intendente, dos ex concejales y un ex asesor en cargos directivos y técnicos.

En principio, y “sólo para cruzar información”, los legisladores tandilenses le reclamaron a Bossio -a través del artículo primero de la resolución 411/10- que presente de manera “urgente” a la Municipalidad la nómina completa (discriminado por edad, sexo, nombre, DNI, y domicilio) de los beneficiarios en Tandil de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Pero, por otra parte, el cuerpo legislativo le reclamó que explicara qué funciones estarían desarrollando “y las remuneraciones que estarían percibiendo en Anses, Facundo Llano (ex concejal del Partido de Tandil), Gabriel Masson (ex asesor de un senador provincial), Corina Alexander (ex concejal del Partido de Tandil) y Marcelo Cifuentes (ex candidato a intendente municipal)”.

Marcos Nicolini (UCR), presidente del concejo deliberante de Tandil, afirmó a lanacion.com que el director de la Anses todavía no respondió ninguno de los requerimientos. “No estamos obligados a responder a ese nivel”, replicaron fuentes del Gobierno, que además minimizaron el hecho y lo relacionaron con una “disputa política” con la intendencia radical.

“Hicimos ese pedido porque se está armando una estructura que tiene una connotación más política [que técnica]. Aparecen ex concejales y ex candidatos a intendentes; personas que tuvieron relación con la función pública”, indicó Nicolini.

“Se está armando una estructura que tiene una connotación más política”

“Es una dependencia muy grande e incorporó mucha gente. Pero todos los puestos directivos fueron ocupados por gente política. Están todos vinculados al kirchnerismo”, señaló a este medio el concejal por Unión-Pro Claudio Erzinger.

“Se trata de gente que viene a trabajar”, contraatacó la fuente oficial, que recordó que los nombramientos “no se hacen por concurso sino por idoneidad”. Además afirmó, “son técnicos y profesionales del nivel de una empresa privada”. Sin embargo, una importante fuente de la Anses reconoció: “¿Los vamos a castigar porque tienen intenciones políticas? Tienen vocación. Prefiero compromiso político y menos idoneidad porque ponen la cara frente a la sociedad”.

Con la llegada de Bossio a la Anses se creó una oficina regional en la ciudad y una Unidad de Atención Integral (UDAI). En los últimos meses, se abrieron pequeñas oficinas en Vela y Gardey, dos de las zonas rurales de la ciudad. Tales decisiones abrieron grandes oportunidades de trabajo en la Anses local, de las que se beneficiaron varias personas que pasaron por la función pública, según sugieren los legisladores.

 

Justamente, la apertura de la oficina en Vela, un pueblo de 2000 habitantes, y no en Rauch, 14.000 habitantes (son localidades separadas por un poco más de 100 km) volvió a generar sospechas en cuanto al “criterio” utilizado por Bossio. El 8 de julio pasado, el presidente de la UCR, Ernesto Sanz, firmó un proyecto de comunicación para pedir explicaciones al titular de la Anses.

La decisión “genera inquietudes acerca de los criterios contemplados para la extensión de la red de atención de la Anses en nuestro país”, escribió en entonces senador radical.

Sanz preguntó por criterios, estadísticas, personal y gestiones que se desarrollan en esa localidad. “Se armó una estructura sin mucho sentido para una localidad de muy pocos habitantes. Aunque sea una oficina de tres personas, hay gastos de sueldos y servicios que no se justifican”, agregó Erzinger.

“Se armó una estructura sin mucho sentido para una localidad de muy pocos habitantes”

Un mar de comentarios generó, por otro lado, la decisión de Bossio de que la oficina central del organismo en Tandil se estableciera en un antiguo edificio de tres pisos -actualmente en ampliación- de una ex compañía de seguros que años atrás no había podido rentarse para ser la sede del consejo deliberante por los altos costos del alquiler y las importantes reformas necesarias. Incluso algunos rumores, sin confirmar, afirman que la Anses compró ese edificio “envuelto desde hace años en un complejo proceso judicial”.

“Yo estoy postulado por derecha desde octubre de 2010 para entrar a trabajar en un nuevo centro de atención telefónica de Anses que se iba a instalar en Tandil y que se viene postergando desde al año pasado por las peleas entre los que quieren poner familiares y amigos”, contó a este medio una fuente que pidió anonimato.

“Primero se iban a repartir los contratos entre gremios, después todas las contrataciones pasarían por Bossio y ahora están a cargo del hermano de Bossio, Pablo, que pasa sus días en la filial de ‘La Campora’ en Tandil y que sólo pondría a jóvenes de este grupo en el nuevo centro de atención”, completó.

La encumbrada fuente de Anses dijo a lanacion.com que, “ante la demanda de trabajo, se le pidió a la Universidad del Centro que haga esas contrataciones con un criterio de selección propio”. La fuente negó que el hermano de Bossio, “militante y con aspiraciones políticas”, tuviera inferencia en los nombramientos.

Pablo Bossio busca en estos días convertirse en el próximo presidente del histórico Club Santamarina, que juega el Torneo Argentino A (el actual presidente es Raúl Escudero, también número uno del justicialismo local). Para eso cuenta con el apoyo de la JP Tandil, agrupación afín al Gobierno, con contactos directos con funcionarios nacionales y con una importante sede en el centro de la ciudad.

Con respecto a las AUH, Nicolini observó que no había sospechas o rumores de “usos políticos” de esos beneficios que impulsaran el pedido, sino que se requirió la información a Bossio para cruzarla con los datos que maneja el municipio y evitar, de esta manera, que haya superposiciones de esas asignaciones.

El perfil. Nacido en Tandil en septiembre de 1979, Bossio fue nombrado con sólo 29 años a cargo de la Anses, un organismo que resguarda cientos de miles de millones de pesos de los futuros jubilados y pensionados. Quienes lo conocen dicen que es un buen economista y un político intuitivo, inteligente y trabajador. Tras un breve paso por la consultoría privada (Exante) recaló en el kirchnerismo de la mano del gobernador mendocino Celso Jaque (Fundación Contemporánea).

A fines de 2008, la Presidenta lo designó como director por el Estado en el Banco Hipotecario. Un papel clave jugó allí Valeria Loira, funcionaria de alto rango de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y ex asesora de Cristina Kirchner durante sus tiempos de senadora. Tras la llegada de Boudou al ministerio de Economía, Bossio quedó a cargo del organismo previsional.

“El tema es que Tandil es la ciudad de Bossio. Ahí ejerció casi una cuestión personal”, señaló a lanacion.com una fuente que conoce el organismo central desde adentro. “El crecimiento de la Anses ha sido muy grande y realmente se justifica que haya ingresos. Lo que no debería tolerarse es que esos ingresos estén atravesados por la política”, completó la fuente que reclamó el anonimato.

Antecedentes. En diciembre pasado, la Asociación Personal de los Organismos de Previsión Social (Apops) había denunciado a Bossio “por el desplazamiento de empleados jerárquicos en varias oficinas del interior, para ubicar a punteros políticos”. Según precisaron, la dirección ejecutiva de la Anses había decidido sacar de su cargo a personas de carrera en UDAI ubicadas en las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco y Formosa.

En ese momento, un vocero de Bossio había afirmado a LA NACION que el recambio “es algo natural que se produce en la Anses en busca de una mayor eficiencia”. En el sindicato, afirman, en cambio que, se nombraban en cargos jerárquicos a personas que no vienen del propio organismo y que llegaban “por presiones de gobernadores, senadores y diputados”. Según se apuntó, eran funcionarios que no conocen de liquidación de beneficios jubilatorios ni de tareas propias de la Anses.

Es válido aclarar que Apops es un gremio ligado a la Confederación General del Trabajo (CGT), que apoyó la nacionalización del sistema provisional, y que respalda públicamente al Gobierno.

Uno de los casos testigo fue el de la sede central de Anses en Posadas donde Bossio buscó reemplazar a Raúl Moriconi, un hombre con 22 años de trabajo en el organismo, por el ex subsecretario de la Juventud Peronista y supuesto puntero político ligado hoy al kirchnerismo Orlando “Rolo” Roa, hermano del ex intendente de Garupá Daniel Roa.

Se despidió al “jefe de carrera” para poner a un “jefe político”

En tierras misioneras, afirma la fuente, se despidió al “jefe de carrera” para poner a un “jefe político” pero “finalmente, tuvieron que reemplazarlo porque era un desastre y se llegó a una solución salomónica”. Tras un acuerdo político, la jefatura quedó a cargo del rovirista Raúl Pajuelo (candidato a intendente por el kirchnerismo en 2007) y Moriconi, insólitamente, fue designado su asesor. La paz duró poco. En junio de este año, Pajuelo fue reemplazado por un escándalo que lo ligaba a “ñoquis vip” en el organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*