Política

La Alameda le responde al gobierno municipal

La semana pasada realizamos una denuncia penal ante la Fiscalía Federal contra los locales nocturnos Burlesque, Maxja y Marisú por trata, proxenetismo y explotación de indocumentados.Dos de estos prostíbulos, disfrazados de falsas wiskerías, funcionan en pleno centro de la ciudad, con luces de neon a la vista y es frecuente ver oficiales y móviles de la policía bonaerense merodenado el lugar. En uno de los videoinformes de la Alameda se ve claramente que en estos locales predomina la explotación sexual por cuenta ajena, incluso de mujeres migrantes, doblemente ilegal por la ley de profilaxis y por la ordenanza municipál aprobaba en el 2010 que instaba a clausurar estos establecimientos. En otro de los videoinformes, un dialogo sugestivo de proxenetas y prostituyentes en cámara oculta da cuenta que a pesar de los allanamientos y las clausuras, varios de estos locales siguen funcionando merced a la coima y el encubrimiento de funcionarios públicos.

En lugar de acompañar la denuncia y hacer cumplir la ley procediendo a la clausura de estos locales y al rescate inmediato de las víctimas, increiblemente el Subsecretario de Control, Adrian Alveolite salió a criticar públicamente a la Alameda argumentando que «estamos trabajando en investigaciones que apuntan a ir a la cuestión de fondo. A tratar de encarcelar a quienes manejan este negocio (…) yo también quiero que vayan presos quienes están detrás de la trata en Mar del Plata. Para ello hay que tomar recaudos para reunir muchas pruebas y así lograr un procesamiento. Son investigaciones complejas que las mantenemos en reserva por cuestiones lógicas». Por último, Alveolite dice que los de la Alameda con sus denuncias públicas «no se dan cuenta que van contra sus propios intereses».http://www.loquepasa.net/web/?p=2560

En primer lugar, ignoramos donde están reuniendo pruebas los funcionarios municipales, ya que cuando la Alameda formuló esta denuncia penal la semana pasada no había ninguna causa en curso contra estos establecimientos. No es a la Municipalidad a quien les corresponde investigar para lograr un procesamiento, sino a la Fiscalia Federal a la cual Alveolite no concurrió para denunciar a estos establecimientos. Mantienen tan «en reserva» sus «investigaciones» sobre estos prostíbulos que ningún juzgado, ni fiscalía se enteró.

En segundo lugar, no se trata de privados camuflados en casas particulares, sino de obvios burdeles que funcionan ostentosamente en pleno centro de la ciudad y donde basta intercambiar unas palabras con los encargados de la puerta para advertir que se está en presencia de prostíbulos y donde además explotan sexualmente a mujeres migrantes. Más que tareas de inteligencia, el funcionario municipal le falta el respeto a la inteligencia y el sentido común que cualquier marplatense que haya pasado por los locales de Burlesque, Maxja y Marisú. Lo que el funcionario tiene que hacer no es asumir la tarea del poder judicial que no le compete, sino denunciar ante la Fiscalía Federal los ilícitos y proceder a la clausura de estos locales invocando la ley 12.331 y la ordenanza municipal del 2010 que la refuerza.

En tercer lugar, fueron las investigaciones y cámaras ocultas de la Alameda junto con sus denuncias penales las que crearon el escenario para que el Consejo Deliberante armara en el verano del 2010 la mesa de lucha contra la trata desde la cual surgieron las ordenanzas para quitarle habilitación a las falsas wiskerías y proceder a la asistencia a las victimas de trata. Esas mismas investigaciones públicas y judiciales de la Alameda son las que revelaron la trama secreta de La Posada, Dulcinea, el papel de abogados proxenetas como Roberto Montecchia y los que permitieron allanamientos, clausuras y procesamientos efectivos. Le recordamos al funcionario que con independencia de las ordenanzas municipales, la ley de profilaxis ya estaba en vigencia cuando había alrededor de 400 prostíbulos en la ciudad y el gobierno municipal no los denunciaba, ni clausuraba y que fueron las acciones de la Alameda y la movilización de la sociedad civil las que pusieron el tema en la agenda del municipio. También le recordamos, que su organismo pretendió habilitar a la Posada donde la justicia federal logró probar que existía trata y trafico de mujeres paraguayas.

Por último, le recordamos al Sr Alveolite que los locales Burlesque, Maxja y Marisú siguieron abiertos impunemente el fin de semana que pasó, lo mismo que Madahos y varios locales que funcionan en la zona del puerto y que si bien reconocemos el muy buen trabajo de la Fiscalia Federal y las clausuras que llevó adelante la Municipalidad, advertimos que todavía hay mucho por hacer y que aún sigue habiendo coimas y encubrimientos que permiten el funcionamiento de estos locales. El funcionario municipal en lugar de preocuparse por la Alameda, debería explicarle a la sociedad marplatense bajo que rubros permitió la habilitación y funcionamiento de los tres prostíbulos denunciados.Sinceramente no querríamos tener que recordarles por los medios de comunicación una y otra vez que como funcionarios públicos están obligados a hacer cumplir la ley y barrer de Mar del Plata a todos los prostíbulos. Tampoco nos gustaría recordarles que aún no existe un refugio adecuado para las víctimas de trata y que en la mayoría de los casos donde hubo clausuras no se procedió conforme a lo que establecen las convenciones internacionales que indican que hay que rescatar, contener y finalmente reinsertar en forma digna en la sociedad a todas las victimas de esos antros de explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*